HOME

II. CIENTO CINCUENTA AÑOS DE VIDA UNIVERSITARIA

1847-1997

 

 

ACADEMIA LITERARIA O UNIVERSIDAD DEL ESTADO DE HONDURAS

 

El Presidente del país, Dr. Juan Nepomuceno Fernández Lindo, dicta un decreto que literalmente dice:

 

"El Presidente en quien reside el Poder Ejecutivo del Estado de Honduras, excitado por la Municipalidad y vecindario de Tegucigalpa para ir personalmente a organizar la "Academia Literaria o Universidad del Estado de Honduras" establecida en aquella ciudad: queriendo dar una prueba de su deferencia a los deseos de aquellos habitantes y del interés que el Gobierno toma en todo lo que se encamine al fomento de la ilustración y facultado por el Poder Legislativo en acuerdo del 20 de febrero de 1847, para remover los obstáculos que se presentan al progreso de aquel establecimiento, decreta:

 

Artículo 1o. Se trasladará el Gobierno a la ciudad de Tegucigalpa, el día 6 del actual, con el fin de organizar la Academia Literaria de aquella ciudad.

 

Artículo 2o. Esta traslación se hará sin ningún gravamen de los pueblos, y no podrá pasar de 15 días.

 

Artículo 3o. El administrador de correos dirigirá con extraordinarios la correspondencia que reciba dentro y fuera del Estado.

 

Artículo 4o. Comuníquese a los Gobiernos de los Estados, a los Jefes Políticos y demás empleados que corresponda. Lo tendrá entendido el Ministerio del Despacho de Relaciones y dispondrá lo necesario a su cumplimiento. Dado en la ciudad de Comayagua en la Casa de Gobierno a lo. de septiembre de 1847". Juan Nepomuceno Fernández Lindo.

 

Se inaugura la Academia el 19 de septiembre en el antiguo Convento de San Francisco, hoy Cuartel San Francisco, que data desde 1528; cuando los padres procedentes de Comayagua construyeron el Convento de San Diego de Alcalá. En el año de 1731 por el estado ruinoso en que estaba , se comenzó a construir otro con el nombre de Iglesia y Convento San Francisco, que se concluyó en 1735. Actualmente funciona como cuartel, pero está en proyecto de convertirlo en museo histórico militar a partir de 1998.

 

Se nombró como Rector de la Universidad al Presbítero José Trinidad Reyes; y como Directores de Estudio a los Licenciados: Pío Ariza, Hipólito Matute, Cornelio Lazo y al Br. Alejandro Flores.

 

Se aprobó el Plan de Estudios dividido en tres grados distribuidos de la siguiente manera:

 

1er. Grado: Gramática Latina y Castellana

2do. Grado: Filosofía, Matemática, Física e Inglés y Francés

3er. Grado : Derecho Civil y Derecho Canónico.

 

Se establece el sistema de evaluación que comprende:

 

R- Reprobado

B- Bueno

S- Sobresaliente

 

Y se regula que para pasar de un grado a otro el alumno debe obtener como mínimo 2 calificaciones de bueno.

 

Los exámenes de la asignatura de Gramática se realizarán después de dos años de estudio y previa autorización del profesor, bajo la presencia del señor rector y una terna examinadora.

 

El pago de los derechos de matrícula se asignaron según asignaturas.

 

Asignatura de Gramática - 4 reales

Asignatura de Filosofía - 1 peso

Asignatura de Derecho - 2 pesos

 

Dado que la Institución había gozado de autonomía desde su primera etapa, en uso de ese principio, al día siguiente de su inauguración, el 20 de septiembre, se le practicó examen al Bachiller en Filosofía Sinforiano Rovelo, en virtud de haber realizado estudios en la Academia, convirtiéndose así en el primer graduado de la Universidad.

 

Por decreto del 13 de septiembre de ese mismo año se creó el Claustro de Doctores, que le concedió al Padre Reyes el título de Doctor en Filosofía. El 20 de septiembre de 1847, reunida la Dirección de Estudios en su acuerdo No. 20 convinieron por unanimidad de votos que al siguiente día pasarían a casa del Señor Juan Lindo, Presidente del Estado, a suplicarle que recabase del Ilustrísimo Señor Obispo trasladar a esta Academia una de las clases del Tridentino.

 

Es necesario señalar que el Padre Reyes mientras vivió siempre dirigió la educación superior en Honduras, país de América donde a mediados del Siglo XIX no había un colegio de segunda enseñanza y la Universidad no contaba con los elementos de otras universidades más desarrolladas; por eso es grande, meritoria y enaltecedora la obra por él emprendida.

 

En octubre de 1847, le fue obsequiada al Padre Reyes la campana que pertenecía a la Iglesia San Francisco por la Municipalidad de Tegucigalpa, a solicitud del Dr. Juan Lindo. Esta sirvió para llamar a profesores y estudiantes a las aulas, cuando la Universidad funcionaba en el antiguo Convento de La Merced, se dice que esta campana era tan sonora que se oía por toda la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Campana de la UNAH, obsequiada al Padre Reyes

 

La Universidad de Honduras desde su origen enfrentó dificultades financieras debido a que las rentas asignadas para su funcionamiento eran insuficientes. En vista de ello, la Cámara de Diputados en 1848, decretó para su beneficio el pago anual de cien pesos al erario por parte de las minas de donde se extraía oro y plata y, de cincuenta pesos de aquellas que sólo produjeran plata.

 

En ese mismo año, la Tesorería acusaba un déficit ocasionado por la sustracción del producto del censo territorial por lo que se decretó se entregara a la Universidad " el resultado libre que dejare la Casa de Moneda en la acuñación de moneda de buena ley", y como en ese tiempo no estaba en posibilidad el cuño de amonedar pesos fuertes el primer pago se hizo en moneda provisional; también se le facilitó a la Universidad parte de las campañas de diezmo de los departamentos de Olancho y Tegucigalpa.

 

Pero ésto no fue suficiente para cumplimentar con los compromisos adquiridos; por lo que en 1849, el Presidente Lindo, emitió un decreto en el que entre otros conceptos expresaba que los fondos señalados para el sostenimiento de la Academia Literaria no eran suficientes para cubrir sus más precisas erogaciones y que no satisfaciéndose éstas, la Academia dejaría de existir y que su falta interrumpiría los rápidos progresos que en ella hacía la juventud. Por tales circunstancias se estableció una manda forzosa para que todas las personas que testaren destinaran una cantidad a la Tesorería de la Academia del Estado. La manda fue de tres pesos para los herederos cuando éstos eran descendientes; de doce pesos para los parientes colaterales y de dieciséis para las personas extrañas.

 

Si bien es cierto que el Estado se preocupaba por crearle rentas a la Universidad, éstas no eran suficientes, ni seguras ya que provenían de los renglones menos productivos, debido a que la minería estaba en decadencia, los testamentos no eran muchos ni frecuentes y la acuñación de moneda no se hacía cada año.

 

A pesar de las grandes limitaciones económicas la Academia seguía funcionando y desarrollándose.

 

Entre las disposiciones académicas contenidas en los Estatutos se estableció que el año escolar comenzaría el 7 de enero y clausuraría el 7 de octubre. Que el día 14 de julio debía de celebrarse con júbilo y pomposidad para rendir tributo a su Santo Patrono "San Buenaventura".

 

Las primeras fiestas fueron celebradas en el Templo de San Francisco, pero al trasladarse la Universidad al Convento de La Merced, éstas tomaron mayor esplendor. Con la reforma la Universidad pasó a ser laica y estas festividades cambiaron; hoy día pocos conocen de San Buenaventura, por lo que reproducimos los rasgos más sobresalientes de su vida y obra.

 

San Buenaventura, Cardenal Obispo de Albano, Doctor de la Iglesia, nacido en Bagnorea, en las proximidades de Viterbo, Italia, en 1221, sus padres fueron Giovanni di Fidanza y María Ritella; fallecido en Lyon el domingo 15 de julio de 1274, fue sepultado la noche segunda a su muerte en la iglesia de los Frailes Menores.

 

Se desconoce como sucedió que su nombre de pila bautismal de Juan cambió por el de Buenaventura. Después de tomar el hábito en la orden seráfica, para completar sus estudios se trasladó a la Universidad de París, bajo la Dirección del Maestro inglés Alejandro de Hales, el gran fundador de la Escuela Franciscana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

San Buenaventura, patrono de la UNAH

 

Buenaventura recibió su licenciatura en 1248, con la cual adquirió derecho para dictar cátedra públicamente y continuó enseñando con gran éxito en la Universidad hasta 1256. El grado de Doctor le fue conferido en 1257, junto con Santo Tomás de Aquino.

 

Según San Buenaventura, la perfección cristiana, más que en el heroísmo de la vida religiosa, consiste en hacer bien las acciones más ordinarias. He aquí sus propias palabras: "La perfección del Cristiano consiste en hacer perfectamente las cosas ordinarias. La fidelidad en las cosas pequeñas es una virtud heroica".

 

A la edad de 35 años, fue elegido Ministro General de los Frailes Menores el 2 de febrero de 1957, un cargo de singular dificultad dadas las circunstancias prevalecientes y futuras en el interior de la orden.

 

En el año de 1264 San Buenaventura estableció en Roma la sociedad de los Gonfalone, en honor a la Santa Vírgen, lo que si bien es cierto no constituyó la primera confraternidad establecida por la Iglesia Católica, sí fue una de las primeras.

 

En 1266, el Beato Gregorio X le nombró Cardenal Obispo de Albano, además le ordenó aceptar el cargo por obediencia y le llamó inmediatamente a Roma. Se dice al respecto que los enviados del Papa que portaban el sombrero de Cardenal y las otras insignias de su dignidad, encontraron al santo haciendo la limpieza de la vajilla en el Convento Mugello, cerca de la ciudad de Florencia y que Buenaventura les solicitó a los legados pontificios que colgasen el capelo en la rama de un árbol y que paseasen un poco por el huerto hasta que terminase su tarea. Sólo entonces San Buenaventura tomó el capelo y fue a presentar a los legados los honores debidos.

 

San Buenaventura continuó gobernando la orden de Fraile Menor hasta el 20 de mayo de 1274.

 

Gregorio X encomendó a San Buenaventura la preparación de los temas que se iban a tratar en el Concilio Ecuménico de Lyon, acerca de la unión con los griegos ortodoxos. Los más distinguidos teólogos de la Iglesia asistieron a dicho concilio. Como se sabe, Santo Tomás de Aquino murió cuando se dirigía a él. San Buenaventura fue, sin duda, el personaje más notable de la asamblea. Mientras el Consejo continuaba en sesión el Seráfico Doctor falleció el domingo 15 de julio 1274. Pietro de Tarantaise, el dominico que ciñó más tarde la tiara pontificia con el nombre de Inocencio V, predicó el panegírico de San Buenaventura y dijo en el: "Cuantos conocieron a Buenaventura le respetaron y le amaron. Bastaba simplemente con oírle predicar para sentirse movido a tomarle por consejero, porque era un hombre afable, cortés, humilde, cariñoso, compasivo, prudente, casto y adornado de todas las virtudes".

 

En 1333, se le confirió el título de Doctor Seráfico a Buenaventura en tributo a su amor absoluto hacia Dios. Cuando dictaba cátedra en París, Buenaventura había recibido el título de Doctor Devotus.

 

En 1434, cuando los restos de Buenaventura fueron trasladados a la nueva iglesia erigida en honor de San Francisco en la ciudad de Lyon, se encontró su cabeza en un perfecto estado de preservación y su lengua tan roja como en vida.

 

Este milagro no solamente motivó a los ciudadanos de Lyon a designar a Buenaventura como patrono de la ciudad, sino que, también impulsó grandemente el proceso para su canonización.

 

En 1842 fue canonizado y el 14 de abril del mismo año, el Papa Sixto IV agregó a Buenaventura al catálogo de los santos.

 

Fue declarado Doctor de la Iglesia en 1588; Sixto V inscribió el nombre de San Buenaventura entre los principales Doctores de la Iglesia. Su fiesta se celebra el 14 de julio.

 

San Buenaventura fue el legítimo heredero y seguidor de Alejandro de Hales y ocupa un lugar seguro junto a su amigo Santo Tomás, con quien constituyó el grupo de los dos más grandes teólogos del escolasticismo. Una vez más e intentando comparar a San Buenaventura con Santo Tomás, debemos recordar que ambos santos tenían una personalidad diferente, cada uno disfrutaba de virtudes en las que destacaban. Así tenemos que Tomás era analítico, Buenaventura sintético, Tomás era el Aristóteles cristiano, Buenaventura el verdadero discípulo de San Agustín, Tomás era el maestro de la escolástica, Buenaventura de la vida práctica, Tomás iluminaba la mente, Buenaventura inflamaba el corazón, Tomás expandía el reino de Dios con el amor de la teología, Buenaventura por medio de la teología el amor.

 

La orden Franciscana siempre ha considerado a Buenaventura como uno de los más grandes Doctores y desde un comienzo su enseñanza fue promulgada por muchos expedientes distinguidos dentro de la orden.

 

El día 28 de septiembre de 1849, se practicó el primer examen de abogado a Don Pedro Alvarado natural de Nacaome.

 

Conforme al artículo 201 de los estatutos se fijó el escudo de la Academia, se estipularon para su elaboración las especificaciones siguientes: dos columnas sentadas sobre tres gradas exactamente iguales en altura, llevando dos de ellas su figura en blanco donde se acomode la inscripción que diga: Academia Literaria del Estado de Honduras. En el remate superior de las columnas irá una faja figurada con el letrero: LUCEM ASPICIO. En el centro se acomodarán tres libros cerrados uno sobre otro, con un tintero y una pluma sobre ellos, a la derecha un compás medio abierto, figurando estar clavado delante de los libros y en medio, a nivel del remate de las columnas un sol con toda su luz.

 

Llevará también al lado derecho, por fuera de las columnas, un ramo de rosas con flores abiertas y un botón, a la izquierda también por fuera otro ramo igual y por último se formará un prado en figura oval, donde se considerará estar formado el edificio emblemático. El escudo fue pintado conforme a estas indicaciones y es una apreciable obra pictórica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escudo de la Academia Literaria o Universitaria del Estado de Honduras

La simbología de este escudo representa la luz de la sabiduría, por medio del sol y la leyenda Lucem Aspicio, la exactitud de las ciencias con el compás y los tres libros superpuestos que simbolizan el trivium de la antigüedad, que se refiere al conjunto de las tres primeras artes liberales de la elocuencia la Gramática, la Retórica y la Dialéctica.

El 1o. de noviembre de 1849, se aprueban los Estatutos de la Academia, que posteriormente fueron aprobados por la Cámara el 2 de julio de 1850, a los mismos en 1853, se le hicieron importantes reformas que también fueron aprobadas por la Legislatura.

 

Estos Estatutos fueron elaborados de acuerdo con la naturaleza y finalidad de centros de su índole, al mismo tiempo respetando las circunstancias peculiares en que la naciente Universidad se desarrollaba, pero con el objetivo de conservar el orden, el lustre de la misma y en previsión a su avance progresivo.

 

Los Estatutos de la Academia así formulados constituyen un documento muy valioso, ellos forman una constitución que le dió a áquella, buena organización, vitalidad y espíritu de servicio.

 

En los mismos se observa la influencia religiosa, debido a que en aquel momento de la historia de Honduras, la Iglesia jugaba un rol importante, junto con el Estado y desde luego el fundador y Rector de la Academia era el Presbítero José Trinidad Reyes.

 

Los estatutos estaban formados por XIV títulos y 209 artículos. Por su valor histórico reproducimos los siguientes títulos y artículos:

 

Título I

De la academia literaria

 

Artículo 10o. El Gobierno tiene el patronato de la Academia, y en consecuencia, le dará toda la protección que necesite para su engrandecimiento y mejora, pero en ningún caso ni por pretexto alguno, puede ni debe ingerirse en su administración económica, ni menos tocar sus fondos, excepto en aquellos casos en que degenere de su instituto.

 

Título III

Atribuciones particulares de la dirección

 

Sección 1

Del Rector

 

Artículo 21o. Las elecciones de rector y vicerector serán directas y tienen voto en ellas el rector y los directores, los catedráticos y todos los individuos graduados de la Academia que estén presentes en el día que se practiquen.

 

Título VII

De los grados de toda especie

 

Sección 1

De los grados de bachiller

 

Artículo 122o. No podrá graduarse de bachiller en ninguna facultad, el que no haya cursado el tiempo completo, señalado para cada clase, no hubiese sido aprobado en los exámenes anuales correspondientes y no se haya matriculado en el tiempo oportuno.

 

Y la falta de requisitos en orden a cursos y matrículas induce nulidad en los grados que sin ellos se reciban, salvo en los casos ya expresados en los artículos anteriores.

 

Artículo 123o. Los grados de que habla el artículo anterior, son los ordinarios de la Academia: más se permiten los extraordinarios, que en otras Universidades se llaman por suficiencia, con los requisitos que designa la Ley.

 

Artículo 124o. Los que soliciten obtener el grado de Bachiller en Filosofía deberán presentarse por un memorial, en el papel del sellado del 3o... al Rector de la Academia, acompañando las correspondientes certificaciones de los catedráticos, de los ramos que componen este estudio, al pie de las cuales deben estar las notas que hubiesen obtenido en sus exámenes anuales; y el rector, con vista de todos estos documentos y con el informe de la secretaría, resolverá el escrito, señalando el día y la hora para el examen.

 

Artículo 125o. Todos los exámenes para opción a grados académicos se harán en el general de la academia, presididos por el rector y acompañado por el secretario. Durarán dos horas y media.

 

Artículo 126o. Para optar al grado de Bachiller en Filosofía se necesita haber sufrido un examen en Gramática Castellana; previo al del Catedrático de esta Facultad y su certificado, a más del de Latinidad de que se dijo, haber ganado tres cursos y tres matrículas y haber echado cinco lecciones cuodlibetales de media hora.

 

Artículo 127o. Si el grado en Filosofía se pidiese por suficiencia, es bastante haber ganado dos cursos y dos matrículas; más debe proceder un examen en privado, en el que si saliese aprobado se le admitirá el grado.

 

Artículo 128o. Para ser admitido al grado de Bachiller en Derecho Canónico o Civil es indispensable haber adquirido el título de Bachiller en Filosofía, haber tenido cuatro matrículas, ganado tres cursos completos y dos meses del cuarto en la facultad en que es el grado, y dos cursos en leyes si el grado es de cánones y viceversa.

 

Artículo 129o. Para los grados en Teología Escolástica, además del grado de Bachiller en Filosofía, se requiere las mismas matrículas, los mismos cursos que en el de Derecho Canónico, y además haber cursado dos años la Facultad de Sagrada Escritura.

 

Artículo 130o. En los grados por suficiencia en las tres predichas facultades bastarán tres matrículas, dos cursos completos, y dos meses del tercero, previo al examen privado.

 

Artículo 131o. Los que no habiendo alcanzado las matrículas por ausencia legal o porque no habían recibido el grado de Bachiller en Filosofía, entrasen a las clases de las facultades antes dichas como asistentes, les sufragará el tiempo por los dos meses del último curso de que hablan los artículos anteriores, con tal que no sean menos de los dos meses, y que paguen los derechos de todas las matrículas requeridas.

 

Artículo 132o. El que quiera graduarse en Medicina, además del grado de Bachiller en Filosofía, debe haber ganado cuatro cursos y cuatro matrículas, y siendo por suficiencia, tres cursos y tres matrículas.

 

Artículo 133o. El estudiante que pretendiese graduarse en alguna facultad debe precisamente defender una obra elemental, ya sea por suficiencia o por tiempo, exceptuándose el que quisiese optar el de Filosofía, que basta sostenga doce tratados incluyendo uno de Matemática.

 

Artículo 134o. El Rector y los respectivos Catedráticos calificarán las obras elementales, y el tratado de Matemática del artículo anterior que puedan ser admitidos en los programas.

 

Artículo 135o. Las réplicas en los exámenes ya sean públicos o privados para la opción a grados, deben ser cinco, que se sortearán por el rector en presencia del Secretario entre los que tengan grado académico en la facultad de que es el grado.

 

Artículo 136o. No habiendo suficiente número de profesores en la facultad sobre que es el examen, suplirán los graduados en la ciencia que sea más análoga.

 

Artículo 137o. Si algún estudiante hubiese cursado en otra Universidad, o con algún particular de justificada instrucción y pretendiese graduarse en cualquier facultad puede admitírsele, si satisfaciese el doble de las matrículas (artículo 5), sujetándose en todo lo demás a lo que se previene en estos Estatutos, más las matrículas y cursos ganados conforme a instituciones en la ciudad de Comayagua se tendrán por bastante para optar a los grados en Tegucigalpa y viceversa, sin ser necesario el doble pago de que se ha hablado.

 

Artículo 138o. En el día y hora prefijados se presentará el estudiante acompañado de su catedrático y condiscípulos, en el lugar de los exámenes, por ante el Rector, examinadores y Secretario. Sentado el rector ante una mesa a cuyo extremo se sentará el secretario, el catedrático ocupará la cátedra, el discípulo una silla debajo, y luego el rector de la señal de comenzar, el graduando pronunciará un discurso, y se dará principio al examen.

 

Artículo 139o. Cada réplica preguntará media hora, concluido el examen, el examinado y concurrentes saldrán afuera, y cerrará el bedel la puerta. El rector, inmediatamente por sí o por el secretario, tomará el juramento a los examinadores, en la forma prescrita en el artículo 199, de que procederán en conciencia a la votación. Y luego el secretario dará a cada uno una A y una R. Les presentará una caja donde echarán los votos, luego otra igual para que echen la letra que les haya quedado. Abierta la primera caja presentará los votos que contengan al rector, y tomará razón de ellos por escrito.

 

Artículo 140o. Si la votación ha sido favorable, se llama al estudiante y se le hace saber su aprobación; vuelven los estudiantes y concurrentes a tomar sus asientos, y en seguida el rector manda a leer en latín la protestación de la fé, y concluida le tomará al graduado el juramento prescrito quien lo prestará en pie. El rector dirá entonces, en voz alta: en el nombre del Estado Soberano de Honduras, por la Academia Literaria del Estado, confiero el grado de Bachiller en N. al Señor N:N:, en virtud de su aplicación al estudio y a la aprobación que ha merecido en el examen precedente ( artículo 176). El graduado subirá a la cátedra y dirá un principio, con lo que se concluirá el acto.

 

Artículo 141o. Por regla general, basta la mayoría de votos de aprobación para conceder el grado de cualquier especie que sea, y el rector decidirá en caso de empate.

 

Artículo 142o. En el caso de ser reprobado algún cursante en los exámenes anuales o en cualquiera otro, los examinadores le manifestarán después de una discusión secreta, que han determinado, con licencia del rector, diferir el examen para dentro del tiempo que juzguen necesario.

 

Artículo 143o. Encárguese al Ordinario Eclesiástico que a ninguno se le permita ser ordenado Sub-Diácono sin ser Bachiller en Filosofía, ni tampoco Presbítero sin serlo en alguna de las facultades mayores. Más no son comprendidos en este artículo los que hayan comenzado a recibir órdenes antes de la publicación de este reglamento en la capital del Estado y el Ordinario Eclesiástico podrá dispensar por graves causas del grado en facultades mayores, con anuencia del Supremo Gobierno y dando conocimiento a la Dirección de Estudios.

 

Artículo 144o. El Gobierno y la Dirección de Estudios de la Academia, bajo su más estrecha responsabilidad, deberán reclamar e impedir cualquier abuso o relajación que se quiera hacer en el artículo anterior.

 

Artículo 145o. El Gobierno no dará pase a ningún derecho o título expedido en favor de los graduados contra el tenor de los artículos precedentes.

 

El Poder Legislativo emitió en 1851 un decreto en que se señala el término de dos años naturales para pasantía a los Bachilleres en Derecho, a fin de graduarse de Abogados y dicta las siguientes disposiciones:

 

1o. Correspondiendo al Gobierno del Estado las vacantes del Cabildo Eclesiástico, se destine lo que ellos produzcan a los establecimientos de las artes y ciencias que el mismo Gobierno estime conveniente, y a la adquisición de libros y demás útiles necesarios para el aprendizaje.

 

2o. De estos productos se separa la parte que el Supremo Gobierno tenga a bien para aumento de los fondos de la Academia del Estado situada en Tegucigalpa.

 

3o. De los mismos fondos se harán los gastos precisos hasta concluir perfectamente el edificio del colegio de esta ciudad.

 

En este mismo año, el 8 de marzo quedó autorizada la organización y funcionamiento de la Dirección de Estudios en General por la Superioridad, con el propósito de resolver por mayoría de votos las dudas que versaren sobre la inteligencia o sobre la práctica de algún artículo de los estatutos de la academia o Universidad del Estado de Honduras, mientras la Cámara Legislativa resuelve lo conveniente.

 

Se practicaron las elecciones de rector y vicerector el 5 de diciembre de 1853 conforme a los Estatutos; resultando por cuarta vez reelecto Rector, el Señor Presbítero Don José Trinidad Reyes y electo Vicerector el Señor Licenciado Don Máximo Soto por votación casi unánime.

 

En este año se organizó la biblioteca de la Universidad, por supuesto casi sin libros. En la pieza con sus anaqueles vacíos se encontraban pocos libros, de ellos el que más consultaban los profesores de derecho era el tomo de "Los Partidos" para ilustrar alguna materia del texto de la Ley. También se contaba con otro libro sumamente consultado "Corpus Juris Canonici", dos ejemplares de Geografía y otras obras antiguas que no llegaban a 20.

 

Casi dos años después, el 20 de septiembre de 1855, la campana del reloj de la iglesia parroquial anuncia la muerte del Padre Reyes acaecida un día jueves a las diez de la mañana, muere a la edad de 58 años, pues había nacido un 11 de junio de 1797, su deceso llena de luto a la comunidad universitaria y a las luces de Honduras.

 

La vida en la Academia continuó a cargo del Rector Dr. Hipólito Casiano Matute.

 

La Universidad instala su propia imprenta, la única que existía en Tegucigalpa. Se movía la máquina por medio de un manubrio y se utilizaba para la impresión de invitaciones para actos de graduación y otro tipo de eventos. Se publicaban también extractos para las clases de física, que había preparado el Padre Reyes.

 

En la instalación de la Asamblea Legislativa de 1856 en Comayagua, el Presidente Santos Guardiola dijo:

 

"La Universidad continúa difundiendo luces en proporción de sus recursos y de la infancia en que se halla; sin embargo, como se nota una carencia absoluta de cátedras de Medicina y Ciencias accesorias sería muy conveniente la organización de un prontomedicato como fundamento de ésta. Hay en el Estado un número suficiente de profesores para darle ser y estabilidad y para remediar los frecuentes abusos que se cometen en el ejercicio de estas facultades".

 

Las rentas de la Universidad son exiguas y sus dificultades muchas, sin embargo hay siete cátedras establecidas y su existencia se debe al celo patriótico de los que la sirven.

 

El Gobierno deseoso de aumentar sus fondos le destinó una parte de los productos del derecho con que fue gravada la introducción de licores fuertes extranjeros, pero hasta ahora el impuesto ha producido muy poco.

 

En marzo de 1857, la Universidad recibe en propiedad el viejo Convento de La Merced donado por la Municipalidad de Tegucigalpa, presidida por el Licenciado Crescencio Gómez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Convento de la Merced, actualmente Galería Nacional de Arte

 

En 1859 se planteó la posibilidad de cerrar por algún tiempo la Universidad debido a su crisis financiera.

 

Desde 1847 no cobraban sueldo el rector, directores y tesorero; se rebajaron los catedráticos y se descontinuó la construcción del edificio destinado a la enseñanza.

 

En vista de esta situación el Gobierno de Honduras ordenó que la Intendencia de Tegucigalpa suministrara a la Dirección de Estudios cincuenta pesos semanales y cincuenta mensuales como suplemento extraordinario.

 

Sobre este particular, en el informe presentado ante la asamblea en Comayagua el 31 de enero de 1859, Pedro Alvarado indicó: "Aunque la Universidad estuvo a punto de disolverse, entre otros motivos por falta de medios, todo lo allanó el Gobierno satisfactoriamente. El Colegio Tridentino si bien no acelera sigue su paso regular; la enseñanza primaria continua sostenida por las municipalidades, no obstante la exhaustez de fondos".

 

El 14 de agosto de 1860, se produce la primera violación a la autonomía universitaria, cuando en el edificio del Convento de La Merced perteneciente a la Universidad se acuarteló la tropa que se estaba reclutando para defender al Gobierno del General José Santos Guardiola. El incidente no pasó a más y, el Gobierno expresó sus disculpas a través del jefe político de Comayagua, Don Francisco Cruz, quien explicó al Señor Rector que la intención no era ofender la Academia, que se vieron forzados por una emergencia nacional y no contar con otro local capaz para acomodar la tropa; se comprometían a reparar los daños que resultaren de la ocupación, el Señor Rector aceptó las disculpas y ocho días después las instalaciones fueron desocupadas.

 

En 1865 el Secretario General, Licenciado Rafael Alvarado Manzano hace una descripción de los progresos alcanzados y dificultades enfrentadas por la Universidad; refiere la escasez de fondos es uno de los inconvenientes irremediables, porque aunque el Supremo Gobierno abunda en deseos de protegerla, le obstan hacerlo otras atenciones de más ingente e inmediata necesidad; de modo que se camina con lentitud.

 

A continuación se transcribe la lista de los niños matriculados en el año de 1865 en el Colegio Tridentino de Comayagua:

1. Miguel Angel Soto,

hijo de Isidoro Soto y Guadalupe Donaire.

2. Anacleto Santeliz,

hijo de Nicanor Santeliz y Margarita Vásquez.

3. Domingo Medal,

hijo de Saturnino Medal y Tiburcia Flores.

4. José María Ochoa,

hijo de Francisca Ochoa.

5. Jerónimo Larios,

hijo de Balbina Larios.

6. Camilo Gómez,

hijo de Petrona Gómez,

originario de Tegucigalpa.

7. Francisco Pineda,

hijo de Rafael Pineda y Dolores Muñoz,

originario de Santa Rosa de Copán.

8. Bartolomé Bustillo,

hijo de Jacinto Bustillo y Felicina Rivera.

9. Jesús Cáceres,

hijo de Julián Cáceres y Rita Suazo.

10. Ruperto Fonseca,

hijo de Ruperto Fonseca.

11. Isidro Amaya,

hijo de Enrique Amaya y Florencia García,

originario de Yoro.

12. Alonso Suazo,

hijo de Gregorio Suazo y Rosa Orellana,

originario de La Paz.

13. Francisco Cruz,

hijo de Julia Cruz y Jerónimo Letona.

14. Rafael Bustillo,

hijo de Juan Bustillo y Petrona Fiallos.

15. Francisco Inestrosa,

hijo de María de la O. Balderramos.

16. Emilio Berlíos,

hijo de Victorina Berlíos.

17. Ramón Andara,

hijo de José María Andara y Fulgencia Castro.

 

Matrícula para los ejercitantes ordenados. Se trata de un programa de trabajo.

 

Mañana:

5 a.m. Levantarse

5 ½ a.m. Lectura y oración mental

6 a.m. Desayuno

6 ½ a.m. Viacrucis

7 ½ a.m. Oficio divino en el coro

9 a.m. Segunda lección previa

10 a.m. Almuerzo

10 ½ a.m. Oración o plática

11 ¼ a.m. Rezar los salmos penitenciales

12 m. Rezar las horas menores del oficio parvo

 

Tarde:

1 p.m. Examen de conciencia

1 ½ p.m. Examen sobre vocación

2 ½ p.m. Oficio divino en el coro

4 p.m. Visita al Ilustrísimo Obispo con estación

4 ½ p.m. Comida

5 p.m. Rezo de las horas mayores del oficio parvo

5 ½ p.m. Lectura tercera hasta las 7

7 ½ p.m. Cena

8 p.m. Rezo del Santo Rosario

9 ½ p.m. Dormir

 

Ayuno: lunes, miércoles y viernes con confesión sacramental.

La Rectoría observa que para ese entonces era una necesidad reformar total o parcialmente los estatutos, ya que éstos fueron emitidos para los primeros pasos de la Universidad y ya no respondían al progreso ocurrido en ésta.

 

"Actualmente se imparten cuatro ramas: Latinidad, Filosofía, Derecho Civil y Sagrados Cánones, ramas que no pueden presentar a la juventud un elemento capaz de dar a la inteligencia un desarrollo completo. La Dirección nota la importancia de otras cátedras, pero sus fondos son tan limitados que no alcanza para dotar como debiera las que tienen planteadas. Los resultados académicos son los siguientes 11 alumnos se han examinado de Latinidad para ascender a estudios mayores; ha habido unos cuantos grados en Filosofía y Derecho Civil y en los exámenes anuales todos los alumnos fueron aprobados".

 

En 1868 la Universidad fue objeto de una arbitraria intervención cuando el Presidente de la República Capitán General, José María Medina emite el 19 de febrero un decreto suprimiendo la Dirección de Estudios en General y la sustituye por la Junta Superior Directora de Instrucción Pública, la que estaría compuesta por cinco padres de familia, propietarios de reconocida honradez y luces, la duración sería de cuatro años y su nombramiento sería privativo del Gobierno.

 

La Universidad se instaló definitivamente en el Convento de La Merced, después de un período largo de reedificación, funcionó allí la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas.

 

El Congreso Nacional emite en ese mismo año un decreto por medio del cual los fondos de la Universidad provendrían de las rentas creadas por la Legislatura y por la Municipalidad, especialmente para ese fin. Dichas rentas consisten en:

 

1. La manda forzosa establecida por decreto del 6 de febrero de 1849.

 

2. El derecho de extracción creado por decreto del 10 de marzo de 1849.

 

3. El destazo de ganado en las ciudades, villas, pueblos y aldeas del departamento de Tegucigalpa.

 

Para la manda forzosa, la ley señalaba obligaciones a los escribanos y jueces cartularios y para las otras rentas a los intendentes departamentales, receptores de puertos y círculos, y a sus agentes.

 

Se estableció también para la administración de los fondos el nombramiento del tesorero de la Universidad, cargo que recayó en Don Agapito Lazo.

 

Sale a la luz el 15 de enero de 1869, el periódico "Monitor de Instrucción Pública" primera publicación de la Universidad bajo la dirección y redacción del Rector Licenciado Don Valentín Durón. Se imprimió en la imprenta de la Universidad. La edición constaba de un pliego cartilla en dos columnas con una periodicidad quincenal y en el contenido incluía en primer lugar el informe a la Tesorería, el inventario de la biblioteca, el número de cursantes de cada clase, catedráticos, el decreto de su creación y acta de instalación; lo mismo que el informe del Señor Rector. Su última edición se realizó el 15 de agosto de 1871 con el No.25.

 

En su segundo número (marzo 15 de 1869), aparece un parte oficial del Ministerio de Hacienda que recomienda a los intendentes el cobro de las rentas de la Universidad; así como la orden a los receptores de Omoa y Trujillo que remitan directamente a la Tesorería de la Universidad las sumas que colecten. Por la contravención de esta orden serían penados con una multa de 10 a 25 pesos por el superior inmediato.

 

Las autoridades universitarias, para incentivar a la inteligencia, acordaron previa justificación de pobreza ante el Señor Rector, sean dispensados del pago de matrícula los jóvenes que carecían de bienes.

 

En este año se celebró conforme lo acordado, con toda pomposidad el 14 de julio, día del Santo Patrono de la Universidad, San Buenaventura.

 

En 1870 el Congreso Nacional, deseando la propagación de las luces reglamentó la enseñanza de acuerdo con los principios de libertad, unión y generalidad reconocidos por todas las naciones en esta materia, y consultando la escasez del tesoro y los inconvenientes que trae consigo la distancia a que se encuentra la "Universidad Central de la República" de la mayor parte de los pueblos del país emite la siguiente Ley:

 

Artículo lo. En cada uno de los departamentos del país podrán establecerse institutos de enseñanza secundaria donde puedan hacerse los estudios necesarios para optar al grado de Bachiller en Filosofía.

 

Artículo 2o. Las personas que se quieran dedicar a la enseñanza pública solicitarán al Gobernador, el cual mandará con su informe el expediente a la Dirección de Estudios de la Universidad, la que aprobará o desaprobará al instituto.

 

Artículo 3o. Los institutos de enseñanza quedan sujetos en un todo a las reglas establecidas en los estatutos de la Universidad.

 

Artículo 4o. El año escolar comenzará y terminará conforme esté establecido en la Universidad Central, y durante él se enseñarán las materias que señala el programa general de los estatutos, sirviendo de texto los autores señalados en la Universidad.

 

Artículo 5o. Al principio del año de estudio la Universidad publicará el programa general de enseñanza y lo comunicará a los institutos que se hallen establecidos.

 

Artículo 6o. Concluidos los estudios señalados para obtener el grado de Bachiller en Filosofía podrá optar a dicho grado, la Universidad lo conferirá previo exámenes señalados por los estatutos.

 

Artículo 7o. Cada año habrá exámenes públicos en los institutos, al mismo tiempo y con las mismas formalidades que en la Universidad Central. Cada cursante pagará durante el año de estudios la matrícula conforme a los estatutos de la Universidad cuyo impuesto recaudado por los directores de establecimientos será remitido a la tesorería de la Universidad. El cursante que no haya pagado la matrícula la cubrirá doble, sin cuyas circunstancias no será admitido el grado universitario.

 

Artículo 8o. Los directores de los institutos tendrán correspondencia franca con la secretaría de la Universidad Central y viceversa para mantener la unidad y uniformidad de la enseñanza.

El Consejo de Instrucción Pública emite un decreto con el fin de excitar a todas las municipalidades a efecto de difundir en todos los departamentos la instrucción superior universitaria por tal motivo debían de enviar uno o dos jóvenes de conocidas aptitudes, huérfanos o de padres pobres, los cuales serán sostenidos con fondos de las respectivas municipalidades, proporcionándoles las obras de texto que se estudian y dispensándolos del derecho de matrícula. La idea era formar jóvenes que pudieran más tarde difundir la enseñanza en todos los pueblos del departamento.

 

En la edición del periódico Monitor de Instrucción Pública de la Universidad de Honduras. Año 2, Tegucigalpa abril 15 de 1870, No.15 aparece el estado de ingresos y egresos habitados en la Tesorería de la Universidad en dicho mes de abril.

 

Ingresos:

 

Existencia del mes anterior $ 702.33 ¾

Enterados por el intendente del depto. 29.21

Enterados por la Municipalidad

de esta ciudad 9.76 ½

Remitidos por la Municipalidad

de Gracias 103.75

Remitidos por la Municipalidad

de Choluteca 2.71

Remitidos por la Municipalidad

de Santa Bárbara 3.00

Remitidos por la Municipalidad

de Olancho 11.35

Remitidos por la Municipalidad

de El Paraíso 12.33 ½

Remitidos por la Municipalidad

de Copán 16.50

Remitidos por el Colector

de Trujillo 108.30

Productos de Matrícula 6.00

Productos de Manda Forzosa 3.00

Cargo Extraordinario $ 15.30

Producto de Imprenta 6.37 ¼

Total $ 1,029.93 ¼

 

Egresos:

 

Sueldo del Rector $ 30.00

Catedráticos de Cánones 20.00

Catedráticos de Matemáticas 35.00

Catedráticos de Derecho Civil 20.00

Catedráticos de Filosofía 20.00

Catedráticos de Latinidad 25.00

Catedráticos de Idiomas 16.00

Catedráticos de Gramática Española 15.00

Secretario de la Junta 12.00

Bedel 15.00

Honorario del Tesorero 16.35

Gastos de Imprenta 9.70

Amortización de la Deuda 30.00

Total $ 276.05

 

Demostración:

 

Cargo $ 1,029.93 ¼

Data 276.05

Existencia 753.88 ¼

 

Abelardo Zelaya, tesorería de la "Universidad de la República de Honduras", Tegucigalpa.

 

En ese mismo año, para honrar la invaluable labor del Presbítero José Trinidad Reyes, se emite un decreto legislativo que manda se haga por cuenta del Gobierno un retrato del mismo; decreto:

 

Artículo lo. El Supremo Poder Ejecutivo costeará un retrato de cuerpo entero del Presbítero Doctor Señor Don José Trinidad Reyes, para que sea colocado en el general de estudios de la Universidad.

 

Artículo 2o. En el cuadro se pondrá esta leyenda: A la memoria inmortal del Señor Doctor Don José Trinidad Reyes, sacerdote probo, literato distinguido y propagador de las luces, uno de los fundadores de la Universidad de la República. El Congreso Nacional 1870 le consagra este monumento.

 

La Universidad desde su origen ha sido una institución de servicio y sin fines de lucro; su finalidad fundamental ha sido la de formar a la juventud hondureña y por ello desde su nacimiento se ha visto marcada por la falta de recursos financieros para su sostenimiento y en 1871 se acrecenta la crisis económica por lo que el Supremo Poder Ejecutivo de la República decreta:

 

Artículo 1o. Se establece el derecho de un real por cada cabeza de ganado vacuno que se venda a los empresarios del ferrocarril.

 

Artículo 2o. Aplicar el 2% a los extranjeros que negocien con la extracción de ganado.

 

Artículo 3o. Declárase fondo de la Universidad, el derecho de un real sobre toda res que se destace por vía de negocio en aquellos departamentos en que no se hubiesen planteado los colegios que creó el decreto.

 

Con el establecimiento de ellos cesará de percibir el derecho de la Universidad.

 

Artículo 4o. Se establece el derecho de medio real por cada bulto de mercadería extranjera que se introduzcan a las plazas.

 

Artículo 5o. Será libre de todo derecho de introducción por los puestos de todos los útiles destinados a la Universidad.

 

Artículo 6o. Facúltese a la Junta de Instrucción Pública para que nombre los agentes especiales que tengan a bien, en la recaudación del impuesto de extracción de ganado.

 

Artículo 7o. Este impuesto se cobrará en el lugar o pueblo donde se levanten las partidas, o en cualquier otro del tránsito deduciendo 6% sobre el número de cabezas para evitar las defraudaciones. Firmado Inocente Rodríguez. El Ministerio de Hacienda José María Bustamente. Comayagua julio 27 de 1871.

 

El Gobierno emitió un acuerdo que decía: Deseando facilitar la libre expresión del pensamiento sobre los grandes intereses políticos que en la actualidad se agitan en Centro América: en uso de sus facultades,

 

Artículo 1o. Las imprentas del Gobierno y de la Universidad publicarán gratis los periódicos, que con editor responsable se trate de establecer en esta capital o en la ciudad de Tegucigalpa.

 

Artículo 2o. Es a cargo del editor el gasto en papel y en la imprenta de la Universidad pagará además a los copistas a razón de cuatro reales diarios, durante el tiempo que materialmente ocupen en la impresión del periódico. Publíquese. Rubricado por el Señor Presidente.

 

Durante los años 1873-1876, se interrumpen las actividades académicas de la Universidad a causa de las guerras intestinas del país.

 

En noviembre de 1875, un año antes de iniciarse la reforma liberal leyó un discurso en el Colegio Tridentino, Pedro Angel Medal, siendo su catedrático Jesús Inestroza, quien en la década siguiente sería el secretario privado del Presidente Luis Bográn, actuando como réplicas, los también abogados Román Meza, Román Amaya y Antonio Ramón Vallejo.

 

La Universidad en 1877 deja de percibir el producto de las rentas que le están destinadas, por lo que no tuvo un funcionamiento regular durante el año. El aprovechamiento de los alumnos fue bajo, debido a las interrupciones de las clases y a la inasistencia a las clases de Matemáticas, Inglés, Francés y Física.

 

En 1878, el Poder Ejecutivo acuerda la renovación de los Estatutos de la "Universidad de Honduras".

 

"Considerando: que por haber transcurrido el término de Ley, han concluido en el ejercicio de sus cargos el Señor Rector y demás empleados que dirige la corporación universitaria, circunstancia que pone al Gobierno en aptitud de nombrar al personal de la Universidad, de la manera más conforme a las actuales necesidades de este establecimiento de enseñanza.

 

Considerando: Que si bien está en los propósitos del Gobierno decretar la reforma de la Universidad introduciendo las innovaciones convenientes en su régimen y en el sistema de enseñanza por no haber los recursos y elementos indispensables para darle, como debe ser, una ejecución inmediata.

 

Considerando: Que para lograr en su oportunidad tan importante objetivo es necesario tomar providencias transitorias que den por resultado simplificar el régimen de la Universidad, proporcionarle fondos, haciendo economías en sus gastos y preparar a la juventud con nuevos conocimientos indispensables para la adopción de las nuevas facultades y profesionales que ha de abrazar, según el plan de estudios que se proyecta, la enseñanza universitaria; por tanto el Presidente acuerda:

 

Reducir el número de empleados a rector, un secretario específico que el rector nombre en los casos indispensables para el despacho, y a un tesorero que nombrará el Gobierno a propuesta del Rector".

 

El Poder Ejecutivo emite un acuerdo por el cual se suprimen las clases de Latinidad y de Derecho Teórico - Práctico y que los fondos que se gastaban en estas clases se inviertan en la continuación de los trabajos de construcción del edificio. Esta decisión se tomó en vista de la comunicación dirigida al Gobierno por el Secretario de Instrucción Pública en la que se manifiesta la imperfección con que se aprende el idioma ya que no sirve ni para interpretar las obras del pasado; así como la indisciplina de los estudiantes en la clase de Derecho Teórico - Práctico que se han negado a someterse a los exámenes programados.

 

 

2.2. PRIMERA REFORMA EDUCATIVA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oleo de Ramón Rosa, del hondureño Alvaro Canales

 

En la memoria de Instrucción Pública del año 1879 dirigida a los Señores Diputados, Ramón Rosa expresó lo siguiente:

 

"La Universidad Nacional que tiene el mérito indiscutible de haber formado en sus aulas a muchos hondureños distinguidos en el Foro y en la Iglesia requiere que se introduzcan en su sistema de enseñanza, radicales innovaciones. En la Universidad sólo ha podido obtenerse el aprendizaje del Derecho y de materias eclesiásticas. De su seno sólo han salido abogados y clérigos. Es indispensable que la enseñanza universitaria sea más amplia, más variada y más práctica. Es indispensable que en la Universidad se aprendan las ciencias sociales en toda su extensión, las ciencias médicas y las ciencias prácticas aplicables a la industria que tienen por base los conocimientos físico - matemáticos. Se ha dado comienzo a la reforma en la enseñanza profesional, estableciendo un curso preparatorio para realizar con éxitos la transición a los estudios prácticos en las ciencias de utilidades positivas. El Gobierno se propone proporcionar recursos a la Universidad y alistar un cuerpo de profesores competentes para llevar a cabo, por medio de una ley la reglamentación del nuevo plan de estudios que reclame la enseñanza profesional".

 

Se realiza la primera reforma educativa en 1881 y se crea el primer Código de Instrucción. Este Código cambia el régimen económico de la Universidad creando la estabilidad necesaria para su funcionamiento y desarrollo. Las nuevas fuentes de ingreso que se establecen son:

 

1. El producto del 2% sobre el valor de los derechos de importación.

 

2. Los derechos de matrícula y de título.

 

3. Los productos de las multas impuestas por dicha Ley.

 

4. Las subvenciones ordinarias o extraordinarias que el Gobierno acuerde para su sostenimiento.

 

Conforme a la división anterior la Universidad se organizó creando las facultades de Jurisprudencia y Ciencias Políticas, de Medicina y Cirugía y de Ciencias.

 

Se adopta el sistema de que todos los estudios profesionales terminen por la licenciatura, estableciendo y reglamentando los doctorados, para cuya obtención se requiere más extensos y profundos estudios. El Código también creó una Academia Científico - Literaria, constituida por el personal de la Universidad, pero llamada, en breve plazo a constituirse con la debida independencia de la corporación universitaria; que dé impulso al movimiento científico literario, a difundir las ideas científicas formadas en el país o fuera de él y a honrar, en todo sentido la dignidad de las ciencias y las letras, que empezó a funcionar hasta en 1888 durante el Gobierno de Luis Bográn,

 

Se nombró Rector al Abog. Adolfo Zúniga Midence, Vicerector al Abog. Rafael Alvarado Manzano y Secretario al Lic. Jerónimo Zelaya.

 

Se establecen planes de estudios de las siguientes carreras:

 

Carreras Tiempo de

estudio en años

Jurisprudencia y Ciencias Políticas 5

Medicina y Cirugía 6

Farmacia (Licenciatura) 4

Practicante de Medicina 3

Matrona 3

Ingeniería Civil (Licenciatura) 6

Agrimensor 3

Perito Minero 3

Perito Constructor 3

Perito Químico 2

Perito Agrónomo 2

Perito Mecánico 1

 

Este mismo año se reorganizó la Biblioteca Central de la Universidad, la cual mejoró la asistencia bibliográfica a docentes y estudiantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sala de estudio del Sistema Bibliotecario

 

A raíz del traslado del Gobierno Central de Comayagua a la ciudad de Tegucigalpa, se le propuso al Dr. Don Marco Aurelio Soto el traslado del Archivo Nacional y la creación de la Biblioteca Nacional. Esta última se inauguró solemnemente el 27 de agosto de 1880, fue fundada por acuerdo del 2 de febrero de aquel año, sirviendo de base los libros de lo que se llamó Biblioteca de la Universidad que contaba con 133 volúmenes, en latín su mayor parte.

 

Según consta en los archivos, el presupuesto del Departamento de Instrucción Pública anexo al de Relaciones Exteriores correspondiente al año 1881 fue el siguiente:

 

"Capítulo único:

 

Para subvención a los establecimientos

de primera y segunda enseñanza $ 10,000.00

El sostenimiento de la enseñanza

universitaria 15,000.00

Gastos en textos y útiles de enseñanza 10,000.00

Para gastos en la Biblioteca y

Archivo Nacional 4,000.00

Un archivero y bibliotecario

$100 mensuales 1,200.00

Un escribiente ídem a 30 360.00

Gastos de escritorio 5 60.00

Total $ 40,620.00"

 

El Presupuesto de la República para este mismo período fue de $ 861,970.00

 

El Poder Ejecutivo emitió un acuerdo por el cual se mandaba reconstruir y ampliar el edificio destinado a la Universidad y al Instituto Central para lo cual se le destinó la cantidad de doce mil pesos, aunque la inversión total alcanzaba la cifra de dieciocho mil seiscientos cinco pesos.

 

Discursos pronunciados el día 26 de febrero de 1882 en el acto de inauguración bajo el nuevo plan de estudios de la "Universidad Central de la República" y el Colegio Nacional de 2da. enseñanza de Tegucigalpa.

 

Discurso del señor doctor don Ramón Rosa, Secretario de Instrucción Pública.

 

Señores:

 

"Práctica, tan piadosa como significativa, fue la de nuestros mayores que, al sentarse á la mesa de familia, rendían gracias al hacedor de las doradas mieses que, convertidas en pan, dábanles sustento para su cuerpo, animación para sus fuerzas, y alegría para su alma. A ejemplo de nuestros mayores, en este día feliz, en que, con la enseñanza que inauguramos, se ofrece el sustento de nuestro espíritu, séame dado rendir las más sinceras gracias á los ciudadanos beneméritos que, por vez primera, y al calor de su patriotismo, hicieron germinar en nuestro suelo la simiente de la ciencia; al Doctor José Trinidad Reyes, que patrocinó la creación de este establecimiento de enseñanza al Doctor Máximo Soto, que concibió y formó el primer Estatuto de esta Universidad, que fue en su origen una academia privada; y al Doctor Juan Lindo, que la elevó a la categoría de Instituto Público, habilitado legalmente para el aprendizaje profesional. Unid vuestros sentimientos á los míos, y demos gracias a aquellos ilustres Varones que no han dejado, no, en nuestra tierra, regueros de sangre; que antes bien, con su saber y con sus obras, han dejado regueros luminosos que se ha percibido, como iris de esperanza, aún en medio de las asoladoras tempestades de aciagas épocas de desgobierno y de barbarie; y que hoy, que la dulce paz y la hermosa libertad imperan, expanden sus suaves resplandores, y nos hacen ver claros y dilatados horizontes, y nos hacen ver, sereno y diáfano, el puro cielo de la patria".

 

"Manifestada mi gratitud por los hombres que hicieron la primera luz en Honduras, cuando aún poblaban nuestra tierra las sombras de la noche secular de la colonia; cumplido ya ese voto acariciado de mi alma, tócame hablaros del pensamiento que preside al nuevo plan de estudios, de sus peculiares y más importantes caracteres, y de sus trascendencias sociales y políticas. Al hacerlo, me embarga justa y abrumadora desconfianza; pues si en este mismo recinto he podido, otras veces, hablaros de la patria y de las bellas letras, para ello, solo me ha bastado pedir inspiraciones á mi corazón que habla muy alto; pero ahora tengo que discurrir sobre las ciencias, y que pedir ideas á mi inteligencia que, si puedo expresarme así, habla muy quedo. Para que su voz se haga oír sobre un tema, de suyo árido y difícil; favorecedme con toda vuestra benevolencia, hoy más que nunca necesaria para quien no ha de atraeros con el sentimiento que seduce, para quien, con la frialdad de la reflexión, va a hablaros en nombre de los principios y de los intereses de la ciencia".

 

"Importa, ante todo, que determine, imitando á los geógrafos, a que altura estamos en la esfera de las ciencias. La vasta reglamentación del Código de Instrucción Publica que hoy empieza á regir, ¿ Marca para nosotros un alto grado de progreso?. Todo lo contrario. Aunque parezca un aserto paradójico, debo asegurar que marca nuestro atraso. Los Gobiernos que gobiernan menos, en materia de instrucción publica, son los que corresponden o deben corresponder a las naciones más cultas en que la ciencia es un negociado de la sociedad, que solo requiere jurídicas garantías; en que la ciencia tiene un organismo propio; en que, como la religión, como la industria, como el comercio, es una actividad social llena de vida y de poder y siguiendo estas ideas, entre nosotros se presenta, como en todas partes, con respecto a la ciencia, este dilema de términos indefectibles: ó la iniciativa de la sociedad, ó la iniciativa del Estado. Nuestra sociedad conserva, como legado, aunque legado funesto, el huraño retraimiento de los tiempos coloniales; nuestra sociedad, después de las luchas enervantes que ha traído consigo una política de parcialidades y de enconados odios, casi ha cegado las puras fuentes del sentimiento y de las aspiraciones legítimas; nuestra sociedad aun permanece en ese estado de estupor que sucede a las grandes crisis: nuestra sociedad vive casi inactiva, y, tratándose de grandes intereses comunes, o es egoísta o cuando menos indiferente. ¿ Qué hacer, pues, en tal situación de cosas?. ¿Esperaremos que la acción lenta del tiempo o de imprevistos y extraordinarios acontecimientos vigorice nuestra sociedad, le infunda nueva vida, y la haga tomar por su cuenta el capital negociado de la instrucción pública?. Nada de esto. Tal solución nos expondría a consumirnos en el quietismo de una vida asiática; y digo mal, no sería este nuestro mayor peligro, pues nuestros pueblos están tocados de la cruel enfermedad de la anarquía; nuestro mayor peligro sería el de aniquilarnos, como algunas veces ha estado a punto de suceder, entre las horribles convulsiones que producen los violentos choques de desatentadas e irreconciliables pasiones. En el Asia, la ignorancia de los pueblos es la quietud que petrifica; en América, es la anarquía que destroza. De mí sé decir que prefiero ver momias, a ver osamentas dispersas blanqueando las plazas y los caminos públicos. Es apremiante, pues, el dilema que dejo apuntado. Si uno de sus términos no es posible porque nuestra sociedad es inactiva, debemos aceptar el otro con fe y resolución: debemos aceptar la plena iniciativa del Estado. Esta solución no cuadra con el ideal de la ciencia, pero cuadra con las exigencias de lo practicable, y prepara la realización del ideal. He aquí por que el nuevo Código de Instrucción Pública reglamenta extensamente, desde los estudios primarios, hasta los estudios profesionales, los rodea de garantías administrativas, de una intervención oficial constante y eficaz, y establece estímulos y apremios de carácter gubernativo. El Código está calcado sobre este hecho de observación: la sociedad no hace nada; el Estado debe hacerlo todo. Esto no es lo mejor, pero es lo hacedero, y es preferible al vacío, porque el vacío, en materia de educación, es la muerte de los pueblos, como en lo físico, es la extinción de la vida orgánica. Más el Código, al amoldarse a las circunstancias, no olvida los principios que satisfacen al porvenir de la ciencia, y declara, en sus preliminares, que el Gobierno tiene como principio descentralizar gradualmente la instrucción pública, y crearle la mayor suma de elementos de existencia y sólido progreso, con el objeto de que el fin científico de la sociedad se realice por medios propios, y, en lo futuro, la ciencia están tan sólo bajo la garantía jurídica del Estado, y en ningún caso, bajo su dependencia".

 

"Todo plan de estudios, o es nada, o debe tener un sistema. El nuevo Código establece para la enseñanza, lisa y llanamente, el sistema positivo. Esto implica para nosotros una revolución radical en las ideas, pero revolución necesaria y fecunda. De su éxito depende, nada menos, que el porvenir de la República. No creo aventurar frases vacías de sentido. Para comprobar mis asertos voy a hacer un breve pero suficiente análisis de los tres grandes sistemas que, respecto a la enseñanza, han dividido las opiniones del mundo sabio".

 

"Los hombres, después de haber pasado por las varias evoluciones que exigió la formación de la familia, de la tribu y de la ciudad, constituyeron naciones organizadas y regidas por grandes teocracias. Así debió ser, y esto fue un notable progreso: la idea de lo sobrenatural reemplazó al instinto de la fuerza bruta; del despotismo del dogma, también indiscutible. Pero el dogma implica una creencia, y la materia un aplicación inconsciente. El sentido moral del dogma y las creencias que engendró constituyeron, desde la más remota antigüedad, un sistema para la enseñanza; sistema con que las castas sacerdotales, rodeadas de privilegios, de misterios y de prestigios, que osó llamar sobrenaturales, han dominado al mundo en los antiguos tiempos, y en mucha parte, en los tiempos modernos".

 

"Ahora bien; ¿Es justificable y provechoso para la enseñanza el sistema teológico constituido por la casta sacerdotal y calcado sobre ideas extranaturales?. Para su época fue provechoso y justificable, como justificable es la esclavitud comparada con el derecho de dar muerte al vencido; como justificable es el feudalismo comparado con la esclavitud; como justificables son las monarquías constitucionales comparadas con el absolutismo de Luis XIV o de Felipe II. Pero en nuestra época, después del Renacimiento, de la invención de la Imprenta, del hallazgo del Nuevo Mundo, de la Reforma Religiosa, de la Filosofía del Siglo XVIII, de la Revolución Francesa, del planteamiento de la República en América; ¿Tiene razón de ser, y alguna utilidad práctica el sistema teológico en la enseñanza?. Ninguna razón, ninguna utilidad. Razón de ser tuvo el absolutismo del papado cuando se encarnó en su más genuino representante, Gregorio VII; pero no tiene razón de ser el Syllabus de Pio IX contrapuesto a los arraigados progresos de la ciencia moderna y del moderno derecho. Si nuestra época es de libre examen, si la libre investigación ha penetrado, por decirlo así, hasta en la médula de nuestros huesos, si las ciencias exactas y naturales, la industria y el comercio forman hoy poderosos organismos, con vida propia, y antes casi atrofiados por la acción de la teocracia o del Estado, prueba todo esto que la situación social de los pueblos ha cambiado radicalmente".

 

"La situación social es completamente nueva, y entraña nuevas ideas, nuevas creencias, nuevas necesidades, nuevas costumbres, nuevas aspiraciones. ¿Podréis satisfacerlas dando a la juventud una enseñanza teológica?. Formad, si podéis, jóvenes eruditos que diserten en lengua latina, sobre si todo está en Dios, como pensaba Spinosa, o todo viene de Dios, como pensaba San Pablo; sobre las virtudes de la gracia; sobre cuáles son las verdaderas y cuáles las falsas decretales. Formadlos de esta suerte, y yo os aseguro que aun en nuestro mismo país, vuestros eruditos en teología y en cánones serán en sí una esterilidad, y una carga pesada para sus familias, y, lo que es peor, una perturbación para el Estado. En la Edad Media podrían haber vivido, y aun ser provechosos, en buena hora; pero en nuestros tiempos de libertad, de industria y de comercio, son como plantas exóticas que tienen que morir por falta de aire respirable, y si en breve no mueren, tienen que vivir merced a la cuestación social o merced al uso execrable del trabuco del padre Santa Cruz. No; nadie, absolutamente nadie, ha podido ni podrá torcer las corrientes de las ideas progresivas que dominan en una época; y las ideas de la nuestra han condenado irremisiblemente la enseñanza teológica. Y cuenta con que no merece nuestro desprecio; yo juzgo que fue útil y grande en su tiempo; juzgo, además, que debe estudiarse ese sistema, pero como punto teórico, a la manera que el naturalista estudia los fósiles para reconstruir animales, organismos cuyas especies se han perdido siempre".

 

"Aunque la razón humana suspenda a veces su vuelo, como para tomar descanso, empero, no descansa; no hace más que reconcentrar laboriosamente su actividad para cobrar nuevas fuerzas, y desplegar sus alas para remontarse a inexploradas y más luminosas regiones. Llegó un día en que el dogma y el misterio no satisficieron el entendimiento, en que éste de la región sobrenatural partió a la región natural. La ciencia, desde entonces empezó a perder su carácter divino; comenzó a tener un sentido humano; la revelación dejó de ser la única clave de las verdades científicas, y vino a reemplazarla, en mucha parte, la disquisición metafísica sobre los primeros principios del Universo, sobre los atributos fundamentales de los seres, sobre la esencia de las cosas. A la misteriosa teología sucedió, por una progresión lógica, una abstracta ideología. ¡Qué paso tan gigantesco en la marcha de las ciencias!. Del infinito desconocido se pasó a lo finito para buscar sus primeras causas, y penetrar en la esencia de los fenómenos de la vida y de la naturaleza. El problema científico cambió de términos: la posición del observador fue distinta. Los términos del problema fueron menos elevados, pero más accesibles: la posición del observador menos grandiosa, pero más racional. El hombre, alejándose un poco de lo penetrable, se hizo más humano, y empezó a comprender mejor su destino".

 

"Tan marcada y trascendental evolución en la marcha de las ciencias trajo, como era natural, un nuevo sistema para la enseñanza; el sistema metafísico. Debido a este sistema se revelaron en las escuelas un mundo ideal y grandes síntesis para explicar la creación de los seres, las fuerzas y el movimiento de la materia, la esencia de los cuerpos y de los espíritus y sus misteriosas comunicaciones, la esencia de las actividades del alma humana, la generación y modo de obrar de sus fenómenos, y las relaciones de todo lo creado con una causa primera, con Dios. Tal sistema, como todo lo que es artificioso, tuvo un difícil procedimiento de exposición, tuvo, si puedo decirlo así, su idioma aparte. Esto era muy lógico. Los sacerdotes, poseedores de la ciencia antigua, tuvieron un lenguaje esotérico, y exotérico; el uno para los iniciados, para los escogidos, el otro para el vulgo. Los metafísicos emplearon un método análogo; constituyeron una argumentación silogística. Entonces a la sagrada autoridad del sacerdote sucedió la autoridad incontestable del maestro: la razón del discípulo cambió de vasallaje. Ya no se sometía al hombre semidivino, pero se sometía al hombre semihumano, colocado más allá de la experiencia: ya no se doblegaba ante una fórmula misteriosa, peor no se rendía ante la legitimidad de un silogismo. El despotismo intelectual venía de menor altura, carecía de prestigios sobrenaturales, pero en cambio era más fácil, mucho más fácil romperse. Gracias, pues, sean dadas a las tiranías de los maestros dialécticos, porque ellas libraron el mundo de las tiranías de la casta sacerdotal; porque es indudable, señores, que las peores tiranías son las que se ejercen sobre las conciencias, en nombre de Dios!".

 

"Pocos, muy pocos, admirarán, como yo admiro, la grandeza de las concepciones de los hombres de genio que, en los dominios de la metafísica, llevado de un noblísimo afán, han sido como nuevos Prometeos pretendiendo arrebatar el divino fuego del cielo. Pocos, muy pocos, admirarán, como yo admiro, la influencia benéfica que sus laboriosas meditaciones ha ejercido en la ciencia. San Agustín, Tomás de Aquino, Abelardo, Malebranche, Leibnitz, Spinosa, Kant, me parecen águilas extraordinarias que se han esforzado en volar por lo infinito, pero que han abatido su vuelo, y plegado sus alas sobre lo ñatos peñones de que partieron, porque más allá de la región de la atmósfera no han podido vivir; ni revelarnos, siquiera una mínima parte, de los inescrutables arcanos que guardan los seres y los mundos, como para evidenciar a cada paso su soberana e indefinible grandeza, y la infinita y abrumadora pequeñez de los hombres. Yo reconozco que la metafísica, aunque a veces inconscientemente, prestó los eminentes servicios de sustraer la ciencia al dogma, y de preparar, con sus disecciones abstractas, la era feliz de libre examen, de las observaciones concretas, de los análisis fecundos en resultados para el bienestar, para la felicidad de la especie humana".

 

"Pero la época de la metafísica ha pasado: cumplió su destino; su sistema no puede resucitar, como no pueden resucitar los hombres cuando después de haber cumplido su fin, la muerte les señala su término fatal. La duda de Descartes, el método de Bacon, la risa de Voltaire, el descreimiento de los Enciclopedistas. los progresos de la ciencias físico - matemáticas, nos dicen que la metafísica está en su osario, y que no podrán reaparecer. Y hay razón para que no reaparezca: hoy para la ciencia nada vale la legitimidad del silogismo, que no es la verdad: lo que vale es la exactitud de la observación o de la experimentación: en nuestro siglo la ciencia no es dialéctica, es más bien crítica".

 

"Podrá arguirse que esta es una ciencia rastrera que no se eleva a sublimes concepciones. Acepto cuanto el antojo quiera decir. Pero en cambio, yo os emplazo para que, después de haber estudiado y meditado mucho las obras de los filósofos más ilustres, desde Thales de Mileto hasta Sócrates, desde Sócrates hasta Aristóteles y Platón, desde Aristóteles y Platón hasta Cicerón y Séneca, desde Cicerón y Séneca hasta Abelardo y Tomas de Aquino, desde Abelardo y Tomás de Aquino hasta Malebranche y Leibnitz hasta Cousiu, Jouffroy y Balmes; yo os emplazo para que, después de asiduo estudio y de profundas meditaciones, me digáis, de un modo acertivo y concluyente, cual es la esencia de la materia, cual su origen; cual es la esencia del alma humana, y como se efectúa su comunicación con el cuerpo; cual es la esencia de las causas primeras, y cuales sus modos de obrar en la generación y conservación de los seres; en suma, sustancialmente de donde venimos, que somos, a donde vamos. Después de haber sondeado estos problemas los pensadores de todos los siglos; después de haberse agotado en su examen extraordinarios esfuerzos de reflexión o de ingenio; ¿qué nos queda?. ¿Nos queda alguna verdad concluyentemente demostrada, que sea como luz que alumbre los laberintos de la ciencia?. ¿Nos quedan fecundas convicciones que satisfagan a nuestra conciencia y a nuestra razón, y que sean como leyes inmutables reguladoras de nuestra vida?. No; nos quedan hipótesis más o menos ingeniosas, más o menos satisfactorias para nuestro orgullo; pero las hipótesis no son ni pueden ser la verdadera ciencia. Y bien; si los más grandes genios honran a la humanidad, después de estudios seculares, nada definido han podido resolver, nada concluyente sobre los problemas metafísicos que ofrecen la naturaleza y la vida; ¿podréis vosotros definir algo?. ¿Podréis llevar con éxito, con resultados prácticos, el sistema metafísico a la enseñanza?. No podréis hacerlo, porque a ello se oponen la experiencia de los siglos y los dictados de la razón. Tenéis, pues, que convenir en que la época del sistema metafísico ha pasado, y en que si ha de darse a nuestra juventud una instrucción verdaderamente científica, sólida y provechosa, hay que proscribir, como fundamento de la enseñanza, al sistema metafísico; hay que buscar nuevos rumbos para emprender la difícil peregrinación que conduce a la ciencia; hay que despojarse de tradiciones de escuela, halagadoras para nuestra vanidad, y estériles para nuestro bien; hay que despojarse de hermosas y seductoras ilusiones; hay que apartar los ojos del cielo de un nuevo mundo ideal, y convertirlos a la tierra para ver y examinar la verdad que está encerrada en los prosaicos hechos, como en las toscas conchas se encierran las finas y brillantes perlas que, después de extraídas por los buzos, aparecen radiantes de hermosura en las coronas de los reyes".

 

"Cuando han pasado las ilusiones es cuando el hombre es más sensato: cuando han venido los desengaños es cuando el hombre es más reflexivo y práctico. No obstante, toda caída, y más cuando se cae de lo ideal, produce un dolor infinito; pero toda caída trae consigo una rehabilitación. La ciencia ha caído primero desde el cielo inconmensurable de la teología; la ciencia ha caído después desde las nubes vaporosas de la ideología. Yo comprendo el dolor que tales caídas producen a los amigos del pasado, a los que creían vivir en el cielo, a los que creían cernerse en el ether. Yo hago justicia a su gran pesadumbre. Los sistemas mueren dejando siempre una orfandad en las inteligencias, tan dolorosa como desesperante, y es que las palpitaciones del corazón no son extrañas a las palpitaciones de la ciencia. Nuestro organismo es un cúmulo de afinidades aun no comprendidas lo bastante, aun no definidas por completo, ni aun en sus manifestaciones más someras. Por esto no tendrán término los destinos del arte. Uno de los poemas más excelsos de lo por venir será el poema de las ciencias que, con mucho, aventajará al de Homero, porque las ideas científicas, que vivifican o inspiran a un gran corazón, tienen sublimidades y proezas más extraordinarias que las de los antiguos dioses y los antiguos héroes".

 

"Pero me aparto de mi objeto, llevado por mi afición al arte. Perdonadme, Señores, voy a reanudar mis ideas. Decía que las ilusiones han pasado, que los desengaños han venido, haciendo al hombre más reflexivo y más práctico, y que toda caída trae consigo una rehabilitación. En el estado reflexivo y práctico que ha sucedido a las ilusiones teológicas y a los desengaños de la metafísica; caídos para la investigación científica y para la enseñanza los sistemas teológico y metafísico; ¿qué sistema repondrá las fuerzas perdidas?. ¿qué sistema ó forma ha de formar el nervio, la actividad de los hombres de la ciencia?. ¿Qué sistema ha de dar vida y calor a la enseñanza?. Después de la caída, ¿qué sistema ha de constituir la rehabilitación? en concepto del Gobierno, expresado en el nuevo Código, el sistema que ha de reemplazar a los ya inadmisibles, es el sistema positivo".

 

"La metafísica se funda primordialmente en lo que está más allá de la experiencia; la ciencia positiva en los hechos que están bajo el dominio de la observación; la metafísica plantea problemas que no puede resolver porque carece de medios analíticos; la ciencia positiva plantea problemas que resuelve, porque tiene medios para el análisis; la metafísica es abstracta y las más veces da conclusiones hipotéticas; la ciencia positiva es concreta y da conclusiones prácticas: la metafísica es casi estéril para los usos de la vida; la ciencia positiva es siempre provechosa para satisfacer las naturales necesidades del hombre; la metafísica es casi estéril para los usos de la vida; la ciencia positiva es siempre provechosa para satisfacer las necesidades del hombre: la metafísica, tan vagarosa, tan ideal, tan atrevida, cuadra con nuestra vanidad; la ciencia positiva, tan definida, tan real, tan modesta, cuadra con nuestros instintos y con nuestra conciencia; la metafísica marca el período de las ilusiones científicas; la ciencia positiva marca el período de la reflexión y de la sensatez".

 

"Después de las diferencias apuntadas no se necesita un esfuerzo de lógica para deducir que el criterio de la ciencia positiva es el que debe adoptarse como preferible para la enseñanza. Y esta preferencia no solo se deriva de las consideraciones generales expuestas; tiene en su apoyo el fundamento de hechos incontrovertibles. Es ya una verdad, que nadie pone en duda, el estacionamiento en que han permanecido las ciencias morales, formando contraste con los maravillosos progresos de las ciencias naturales. ¿Cuál es la clave de este fenómeno patente a todas luces?. La clave es conocida. El criterio metafísico ha causado el estacionamiento de las ciencias morales, al paso que el criterio positivo ha producido los portentosos progresos de las ciencias físicas y naturales. Hay más; observada en la vida los resultados de la instrucción dada bajo los auspicios de uno y otro criterio. ¿Qué suerte tienen en nuestro país, y fuera de nuestro país, los individuos de conocimientos exclusivamente metafísicos?. Por lo común, la más adversa a la satisfacción de sus necesidades. Sus conocimientos no los ponen en aptitud de alcanzar, por el trabajo, que es la ley de la vida, los medios de atender a su subsistencia y a la de los suyos, y de contribuir al bien social. Las hipótesis, sobre lo esencial de las cosas, no conducen a trabajos útiles que el mundo aprecia y remunera. Por lo contrario; ¿cuál es la suerte de los individuos que, bajo el criterio de la ciencia positiva, adquieren conocimientos de práctica utilidad?. Podéis notarlo entre nosotros mismos. ¿Quiénes son más útiles y más felices, nuestros Bachilleres que, después de cuatro años de estudio, nos hablan mucho de Ontología, de Teodicea y de Dialéctica, y que no pueden procurarse una ocupación provechosa; o nuestros telegrafistas que, con seis meses de estudio de una de las aplicaciones de la electricidad, prestan servicios importantísimos, y tienen siempre un empleo que satisface a sus necesidades y a las de sus familias?. Esta pregunta versa sobre un hecho vulgarísimo, que está a la vista de todos. La respuesta no puede ser más dudosa: sería hasta impertinente el expresarla".

 

"Si el fin de la vida es el bien, procuraremos el bien de nuestra juventud proporcionándole una instrucción positiva, fecunda en resultados para su felicidad individual, y para el bienestar y progreso de la nación. Yo sé perfectamente que en contra de tal propósito se dirá, en nombre de las preocupaciones, que la ciencia positiva es una ciencia materialista, impía, contraria a las inspiraciones de la religión y a los dictados de la moral. Nada, sin embargo, tan errado como este modo de raciocinio. La ciencia positiva busca los hechos observables, y esto no entraña un materialismo repugnante: la ciencia positiva es humilde, tiene en cuenta la flaqueza de nuestras fuerzas, y solo aprovecha los medios naturales de observación: lejos de ser impía es profundamente cristiana, porque no obedece a las sugestiones del orgullo. Littré, el sucesor de Augusto Comte, el admirable sabio positivista, no ha negado a Dios, no ha negado lo que está más allá de la experiencia; se ha limitado a decir que sobre lo metafísico nada sabe científicamente, porque carece de observación, porque su razón no puede ir tan lejos. Esta humildad del sabio no es, no puede ser una impiedad. La ciencia positiva no es una ciencia de negaciones; es, en mi sentir, lo que debe ser, una ciencia de observaciones. Bajo este concepto, nada niega a la conciencia que se sienta inspirada por la fe, nada a la moral que consagra el deber. La ciencia que proclama, como primordiales deberes del hombre, el deber de instruirse a si mismo y de instruir a sus semejantes, es, a mi juicio, la ciencia más profundamente moral, más profundamente religiosa. Creo, pues, en absoluto justificadas la legitimidad y la conveniencia del sistema positivo que el nuevo Código adopta, para que sea como el alma, como la inspiración de la enseñanza".

 

"La ancha y sólida base de todos los conocimientos se halla en la instrucción primaria. He aquí porque el Código la organiza y reglamente antes de organizar y reglamentar los estudios secundarios y profesionales".

 

"En consonancia con la Constitución Política, la instrucción primaria ha sido declarada laica, obligatoria y gratuita".

 

"Separada entre nosotros la Iglesia del Estado, este no puede, á virtud de ninguna de sus funciones administrativas, imponer un credo religioso, cualquiera que este sea. En materia de enseñanza tiene, pues, que proporcionar una instrucción puramente civil. La consecuencia es y debe ser extraña a la acción del Estado. La conciencia de los individuos, que es, por decirlo así, su sentido religioso, no debe recibir las inspiraciones de la escuela oficial, que solo debe dar ideas, conocimientos. La conciencia de la juventud únicamente debe formar su fe, recibir sus inspiraciones religiosas bajo los auspicios de la familia y del sacerdocio. Tal separación ennoblece al Estado y dignifica la religión; el Estado no podrá ejercer ninguna tiranía sobre la conciencia, y la fe religiosa, inspirada por la familia o por el sacerdocio, será siempre vivificada por la pureza del corazón y por la sinceridad del sentimiento".

 

"El carácter obligatorio de la instrucción primaria es una consecuencia de las circunstancias de nuestro modo de ser social. En principio, así como el hombre es libre para pensar, para creer, para obrar, debe serlo para instruirse. Pero es condición fatal de los pueblos incipientes la necesidad de que, para su desarrollo, reciban algunas veces la intervención coercitiva del Estado. Tratándose de la instrucción primaria, esa intervención esta legitimada entre nosotros por la necesidad. Nuestros pueblos fueron colonos de la España, y por una especie de falta que cada día me asombra y maravilla más, pasaron a la vida de la República, sin luz en la conciencia, sin ideales en la mente, sin rectos móviles para su voluntad, en suma, sin educación. Necesitamos, pues, a todo trance, que para que la República viva y sea lo que debe ser, la consagración de la inteligencia, de la libertad del derecho, nuestros pueblos se compongan de ciudadanos conocedores de lo verdadero y de lo justo, apreciadores de sus derechos y obligaciones. Más este resultado no podremos alcanzarlo sin la escuela primaria, y debido al atraso de nuestra población, la escuela primaria permanecerá casi desierta si los padres de familia no saben que pesarán sobre ellos los apremios del Estado, cuando sus niños cumplan el deber de concurrir a la Escuela, que ha de moralizar su corazón e ilustrar su inteligencia, que ha de ponerlos en aptitud de ejercer, en la vida social y política, las primordiales funciones de la ciudadanía. En los Estados Unidos de América no se comprende que pueda haber apremios para que los padres de familia manden a sus hijos a las escuelas. Allí la educación ha fortificado el buen sentido de todas las clases sociales, y, desde el estadista hasta el campesino, todo el mundo comprende su interés y obra como debe. En nuestro país, en sentido inverso, no se comprende como puede dejarse una completa libertad a los padres de familia, tratándose de la educación primaria de sus hijos. Tenemos, por lo tanto, que aceptar, contra la rectitud de los principios, una verdadera anomalía, pero anomalía justificable, porque son buenos los procedimientos anómalos que no hacen retrógrados a los pueblos, que, subordinados a un nombre y alto fin, los llevan aunque por vías tortuosas, a la región de la luz y de la libertad. Esa es nuestra tierra prometida, pero antes ¡ay! tenemos que pasar por áridos desiertos".

 

"También, como una necesidad de nuestro estado social, y como una justa compensación, la enseñanza primaria es y tiene que ser entre nosotros gratuita. La enseñanza es, un servicio como otro cualquiera, y en rigor debiera remunerarse. Pero el Estado tiene un alto interés en que se formen ciudadanos útiles: la República puede vivir, aunque sin lustre, sin filósofos, sin historiadores, sin literatos, sin ingenieros, sin jurisconsultos, pero la República no puede vivir sin ciudadanos: la escuela primaria donde estos empiezan a formarse, es para la universalidad de los pueblos, y la mayoría de estos carece de recursos. Este cúmulo de circunstancias hace, pues, que la instrucción primaria sea gratuita, que el Estado, respecto a ella, ejerza una acción protectora, desinteresada, que no tenga en mira más que el bien social".

 

"Es de notarse que en la reglamentación de la instrucción primaria, relativa a su dirección e inspección, el Código acude a la acción de empleados del orden administrativo y municipal, en vez de crear un organismo aparte, con empleados especiales llamados a ejercer las altas funciones de la dirección e inspección de la enseñanza primaria. Este sistema es el que da en otros países los más satisfactorios resultados, y dichosos seríamos si pudiéramos verlo planteado entre nosotros. Pero a ello se oponen, por ahora, dos razones capitales: carecemos de fondos para crear un organismo aparte de dirección e inspección, y además, doloroso es decirlo, no hay muchas personas que pudieran encargarse, con solicitud, del cometido importantísimo de trabajar afanosamente por la consolidación y progreso de la instrucción primaria".

 

"Y ya que he expresado un sentimiento de pena, producido por la falta de colaboración social en orden a la enseñanza primaria, viene a cuento hacer hincapié sobre este punto de vital interés. Me dirijo, en particular, a las clases propietarias, inteligentes y civilizadas del país".

 

"Apenas hace seis años que todos los individuos que en Honduras pensaban algo, reflexionaban algo, o poseían algo, tenían en el alma el espanto o la desesperación. Temían, a cada paso, la repetición de irrupciones salvajes llevadas a cabo, ¡quien lo creyera! en nombre de principios políticos, irrupciones que sembraban por todas partes la desolación y la muerte. Recordadlo bien. Turbas incultas azuzadas por un caudillaje todavía más inculto, por largos años, os mantuvieron en una vida de horrores, en que solo se hablaba, con trémula voz, de asesinatos, de incendios, de saqueos y de otros más horribles crímenes que el pudor se resiste a mencionar. Aun los niños que luego se distraen, conservan todavía en memoria aquel grito fatídico que os hacía temblar....¡los indios!".

 

"Ahora bien; esos males no existen porque se han aplicado a nuestras llagas sociales los cauterios de leyes previsoras, severas e inflexibles; pero esos males podrán repetirse cuando falten, en el Gobierno del país, imparcialidad, entereza y previsión. Conviene, pues, que reflexionemos, y os invito a reflexionar. ¿Quién desangraba, empobrecía y deshonraba a nuestra sociedad?. ¿Quién conculcaba todo derecho, y pisoteaba todo deber?. ¿Quién turbaba el sueño de vuestras noches y la serenidad de vuestros días?. ¿Quién?. ¿Era la persona del malaventurado caudillo, o la persona del pobre indio?. No; era lo peor: era la ignorancia que se servía de esos instrumentos".

 

"Pero sucede que en sociedades conmovidas por las pasiones, y trabajadas por los alzamientos vandálicos, llega a perderse hasta la rectitud del instinto, y a apoderarse de los ánimos una especie de distracción profunda. Se siente mal, se palpa, se llora hasta con lágrimas de sangre, y sin embargo, no se halla el remedio que puede curarlo. Me ha sucedido bajo la influencia de un gran sentimiento, estar profundamente distraído, tener en el bolsillo o en la mano lo que más deseo, y sufrir y no hallar el anhelado objeto. Así está nuestra sociedad, está profundamente distraída, ha sentido sus acerbos males, y presiente los que pueden venir; y sin embargo señores, el remedio está en vuestra mano, y podéis aplicarlo si queréis; sacudid vuestra distracción, e instruid a los pueblos; he aquí el remedio heroico de la sociedad que formáis. Si se necesita una prueba de hecho, voy a darla. ¿Sabéis de donde salió Cabañitas, el cerrajero esforzadísimo, cuyas hazañas ha historiado bellísimamente el primero de nuestros Estadistas, que es también una de las primeras glorias literarias?. ¿Sabéis de donde salió aquel héroe humilde que, hace pocos años, salvó a todo un pueblo de los horrores de la barbarie?. Salió de la escuela primaria, en donde supo que en la sociedad debe haber orden, derechos y deberes que respetar y hacer cumplir. ¿Sabéis, por lo contrario, de donde salieron los indios García y Vásquez, el corta cabezas?. ¿Sabéis de donde salieron aquellos nuevos vándalos que llevaban por doquiera la destrucción y la muerte? salieron de la ranchería salvaje, en donde aprendieron a matar y a rugir como las fieras, y a tener sangrientos festines como los de los cuervos".

 

"No toméis á mala parte el que os haga recuerdos tan tristes, más que tristes odiosos, en ese día consagrado a solemnizar las letras que tienen por cortejo la paz, la justicia y la benevolencia. Si algún reproche hubiere, que no lo espero, a mis reflexiones sobre el pasado, me probaría que nuestra dolorosa historia para nada sirve, y que no estáis dispuestos a meditar sobre sus enseñanzas, a sacar partido de sus elocuentes lecciones que nos dicen que instruyamos a los pueblos, para que pongamos radical remedio a los acerbos, a los horribles males que de antiguo nos aquejan. Convenzámonos; nuestra historia nos demuestra que la instrucción primaria es un negociado que a todos nos corresponde, de un modo tan inmediato, tan directo, a la mera que nos corresponden nuestros particulares intereses, que atañen a nuestra individual conservación y a nuestra felicidad personal. Cuando al caer la tarde veo a los pobres niños del pueblo salir de la escuela primaria, con sus cartapacios bajo el brazo, yo me digo, emocionado por la alegría, esto me pertenece, esto es mío, esto forma parte de mi existencia y de mi suerte; estos niños que se instruyen prometen paz para mi patria, orden para la sociedad en que vivo, producción para nuestra industria y nuestro comercio, adelantamiento para nuestras letras, en suma, bienestar común que asegurará mi felicidad individual. Por lo contrario, cuando al medio día, a las horas del trabajo, veo errar, por las calles, a niños ociosos, o los veo, en empobrecidos barrios, mecerse en las hamacas, con todas las voluptuosidades de la pereza, yo me digo, con tristísimo y profundo desaliento, esto me pertenece, esto es mío, esto formará parte de mi existencia y de mi suerte: estos niños que se embrutecen darán la guerra civil para mi patria, el desorden para la sociedad en que vivo, la ruina para nuestra industria y nuestro comercio, el retroceso para nuestras letras, en suma, todo género de desgracias y calamidades en que tomaré parte sufriendo personales infortunios. Os lo digo por última vez, Señores, la instrucción primaria constituye para nosotros un interés vital; en ella esta cifrada la suerte de nuestro porvenir. Esperad todo lo bueno y honroso de los pueblos que se forman en la escuela; pero temed todo lo malo y oprobioso de los pueblos que se forman en las asonadas de pandilla, y en las orgías de la taberna. Probad que conocéis nuestro interés, que sabéis atenderlo, y que amáis a los pueblos, cooperando a su enseñanza. Que no se den abrazos y apretones de mano a la plebe, que la experiencia prueba que esa política es tan necia como contraproducente. Que no se adule la ignorancia, que esta adulación es las más estúpida y criminal de las adulaciones. Dad, en cambio, instrucción, mucha instrucción a los pueblos, que la experiencia de todos los países cultos prueba que esa política es la de honradez, la de la cordura, la del buen sentido práctico, la del grande, noble y generoso patriotismo".

 

"La segunda enseñanza, antes del reglamento provisional, emitido el 15 de agosto de 1878, era entre nosotros casi desconocida. La segunda enseñanza se limitó, durante muchos años, a proporcionar algunos conocimientos de la lengua latina, algunas nociones de filosofía escolástica, y, como cosa secundaria, en algún tiempo, elementales ideas de determinados ramos de matemáticas puras. Con tal aprendizaje se alcanzaba el bachillerato en Filosofía. Esta era la preparación que se daba a la juventud para disponerla a estudios mayores".

 

"El Código de Instrucción Pública ha adoptado un nuevo sistema, dando á la segunda enseñanza toda la importancia que merece. Con ella adquirirá la juventud conocimientos lingüísticos, geográficos, históricos, literarios y físico - matemáticos que la pongan en capacidad no sólo de tener una base sólida para estudios profesionales, sino también de aprovechar su aprendizaje en el sentido de obtener prácticas utilidades. No debe organizarse de otra suerte la segunda enseñanza. No se comprende como un joven, sin conocer nuestro idioma, sin conocer, por lo menos el francés ó el inglés, sin conocimientos en geografía, en historia, en ciencias naturales, en ciencias físico - matemáticas, en literatura y filosofía positiva, pueda ser hábil para adquirir, con buen éxito, conocimientos facultativos en cualquiera de los ramos del saber humano. Toda profesión constituye una serie, rigurosamente dialéctica, de conocimientos científicos: la segunda enseñanza forma el término medio de una serie. Cuando falta un segundo aprendizaje sólido y amplio, solo puede suplirse después, aunque imperfectamente, por un gran talento y una decidida consagración al estudio; pero estas dotes inapreciables no son comunes, y de aquí proviene que, en la generalidad de los casos, nuestros conocimientos facultativos, faltos de sólida base, lleven el sello de la imperfección, lo que ocasiona fiascos en la práctica, y carencia de lucimiento cuando se trata de exponer conocimientos profesionales. Tampoco se comprende porque la segunda enseñanza ha de continuar siendo lo que ha sido, un pequeño conjunto de conocimientos teóricos sin provecho para los distintos usos de la vida".

 

"Todo conocimiento debe ser útil, debe ser encaminado a satisfacer una necesidad. Por esto el Código reglamenta los estudios secundarios de tal modo que quienes los hagan puedan servirse de ellos como un elemento de producción. No todos los jóvenes pueden hacer estudios profesionales, sea por falta de vocación, sea por falta de recursos. Pero bastará que se instruyan en los colegios de segunda enseñanza para que puedan salir a ocuparse útilmente, ya aprovechando sus conocimientos literarios en la prensa o en las oficinas públicas, en el profesorado primario o secundario, ya aprovechando sus conocimientos en matemáticas y teneduría de libros, para servir en casas de comercio o en oficinas fiscales, ya aprovechando, en fin, sus conocimientos en física, en historia natural y en agricultura, para servir en empresas industriales, mineras o agrícolas. La situación de nuestro país requiere muchas aptitudes para el trabajo, para el cultivo de las artes, de la guerra y de una política funesta. El Código, pues, satisface a un gran fin social dando a la segunda enseñanza las condiciones que le hagan idónea para que produzca grandes resultados en provecho positivo de los individuos, y en beneficio práctico de la nación".

 

"La enseñanza profesional ha sido confiada por el Código a la Universidad, cuyo Gobierno corresponde a un Rector y a un Consejo Supremo. La Universidad se ha dividido en facultades, división exigida por la indisputable conveniencia de dar a cada uno de los estudios profesionales una dirección y una inspección especiales: tendiendo cada uno de los ramos facultativos cualidades y condiciones que le son propias, exclusivas, no puede bastar para su arreglo, para su peculiar enseñanza, la acción del gobierno general de la Universidad. He aquí evidenciada la necesidad de las facultades, llamadas a consagrar una particular atención a todos y a cada uno de los detalles de la respectiva enseñanza profesional".

 

"Se han creado las facultades de Jurisprudencia y Ciencias Políticas, de Medicina y Cirugía y de Ciencias. Cada una de las facultades comprende estudios dependientes de los principales, para la adopción de profesiones que pueden obtenerse con pocos años de aprendizaje y que están más al alcance de la generalidad".

 

"En el plan de estudios de la Facultad de Jurisprudencia se ha atendido a que la enseñanza no se limite a dar conocimientos puramente jurídicos para la formación de abogados: se ha atendido a que proporcione además prácticos conocimientos en las ciencias políticas para la formación de publicistas, de estadistas, de hombres de gobierno, de que tanto ha carecido el país. El derecho internacional, el derecho político, el derecho administrativo, la estadística, la economía política, y la política económica, son ramos de enseñanza de alto interés para nosotros. Fácil es conocer el tuyo y el mío, y la doctrina sobre los delitos y las penas, especialmente con el auxilio de una legislación clara y metódica como la nuestra; pero difícil y muy difícil es conocer y apreciar debidamente los complicados intereses políticos y administrativos del país. Solo pueden conocerse y apreciarse, como es deseable, merced a grandes y especiales estudios que suministran aptitudes para análisis exactos y para generalizaciones inequívocas. Si en nuestro país de antiguo se hubiesen aprovechado las lecciones prácticas de las ciencias políticas y administrativas, otra sería nuestra situación, otra nuestra suerte: se habrían evitado muchos desaciertos políticos que han sido fecundos en desastrosas guerras, ya civiles, ya internacionales: se habrían evitado desaciertos administrativos que han estado a punto de acabar con la riqueza pública del país y con su crédito interno: se habría evitado, en fin, el desacierto de los desaciertos, ese grande escándalo que se llama los empréstitos de Honduras en el extranjero, empréstitos que pesan, sin que lo merezca, sobre el nombre de un pueblo inocente".

 

"Estúdiense las ciencias políticas y administrativas, y se verá como el país consolida y aumenta sus recursos, y como el Gobierno se hace poseedor de verdaderos elementos de existencia, de progreso y de respetabilidad. Puesto que viene al caso, voy a dar de ello una demostración práctica que tiene en su abono la evidencia de los hechos. En cinco años se han quintuplicado nuestras rentas; se han amortizado la mayor parte de nuestra deuda interior, y algunas de nuestras deudas exteriores; se ha hecho una reforma completa de nuestra legislación, se han mejorado nuestras vías de comunicación; se han establecido los servicios postal y telegráfico, si se quiere, antes desconocidos; se ha dado vida material y moralmente a la prensa; se ha fomentado la industria, la agricultura y el comercio; se ha respetado la propiedad, suprimiendo en absoluto las contribuciones forzosas y los servicios personales forzados, y sin remuneración; se ha vigorizado la acción del poder público con una sólida y eficaz organización militar; se han creado por doquiera hábitos de trabajo; y, sobre todo, se ha conservado, con la mayor solicitud, el bien inestimable de la paz. Tan grandes beneficios no provienen de que hayan cambiado, como por ensalmo, las condiciones sociales y económicas del país, pues en el fondo conserva las mismas de otras épocas, con pequeñas diferencias de accidente: tampoco pueden ser el resultado de la casualidad, porque esta nada vale, nada significa para quien, de un modo serio, piensa y reflexiona. Nuestra situación actual, relativamente bonancible, es el resultado de un distinto criterio en política y en administración, de un criterio que, en política, ha conciliado la rectitud con la previsión y la prudencia y, en administración, los intereses del Estado con los intereses individuales. Casi por incidencia ha tocado estos puntos, que estoy seguro que un publicista o un economista os los presentaría, de una manera evidente, aun en sus menores detalles".

 

"En otra época hubo proyectos para establecer la enseñanza de la medicina, de esa ciencia bienhechora que menoscaba nuestro gran patrimonio de dolores y pesares. Pero tales proyectos escollaron porque se carecía de profesores, y de un hospital en donde las clases de clínica hiciesen factibles los estudios médicos. Hoy, por fortuna, contamos con hábiles profesores nacionales y extranjeros, y está para abrirse el Hospital General en donde podrán hacerse los estudios prácticos correspondientes a la clínica médica y a la clínica quirúrgica. Tomando en cuenta esos elementos, el Código ha establecido la Facultad de Medicina y Cirugía, y reglamentado su enseñanza teórica y práctica. El ramo de farmacia debiera constituirse como subordinado a una facultad especial; pero, para ello, carecemos, por ahora, de elementos, así es que los estudios farmacéuticos están reglamentados en calidad de dependientes de la Facultad de Medicina y Cirugía".

"El establecimiento de la Facultad de Medicina, además de los frutos que dará por su enseñanza, formando nuevos médicos y cirujanos, satisfará la ingente necesidad que el país experimenta de que se regularicen los servicios médicos y farmacéuticos, tanto en sus relaciones puramente individuales, como en sus relaciones con los poderes públicos. Sin las luces que dan la jurisprudencia médica y la medicina legal a los legisladores y a los tribunales, esos tienen, en muchos casos, que andar a ciegas, en menoscabo de la moral, de la justicia y del derecho".

 

"La Facultad de Ciencias es la última de que debo ocuparme, última en mi exposición, pero tal vez la primera en importancia. Los conocimientos físico -matemáticos tienen hoy predominio en el mundo, y no sin motivo, pues a ellos se deben los maravillosos adelantamientos de la industria, de la agricultura y del comercio, y el acrecentamiento del bienestar de las naciones. No vacilo en decir que los conocimientos físico - matemáticos formarán el nervio más activo de la moderna civilización. Urge, pues, que entre nosotros haya una verdadera enseñanza de las ciencias del cálculo y de las ciencias físicas. El Código, atendiendo a esta necesidad, ha reglamentado ampliamente los estudios de ingeniería, y además los estudios necesarios para la formación de peritos mineros, peritos químicos, peritos constructores, peritos agrónomos &. Estas profesiones nos interesan de un modo especialísimo. Vivimos abrumados por una naturaleza tan rica y grandiosa como áspera y salvaje. Para realizar el progreso, que es nuestro bien, tenemos que luchar con las materiales dificultades que nos opone; para esa ruda lucha necesitamos fuerza y ardimiento y estos elementos de poder solo pueden dárnoslos las ciencias físicas y matemáticas. Ojalá, señores, que en esta tierra tan removida por sangrientas y criminales luchas de hermanos contra hermanos, que en esta tierra que ha absorbido tanta sangre y tantas lágrimas, solo nos sea dado ver la lucha tenaz del hombre contra la naturaleza, la lucha cíclopea del trabajo fecundo; y que en premio de tan noble afán, de batalla legítima, veamos en las cimas de nuestras colosales montañas, y en las superficies de nuestros anchurosos valles, las palmas y coronas de la civilización".

 

"No figura en el Código la organización de la Facultad de Filosofía y Letras y de Ciencias Eclesiásticas. Que no se extrañe este vacío. El país, por ahora, no necesita para los estudios filosóficos y literarios de una facultad especial: basta que tales estudios se hagan elementalmente en los colegios de segunda enseñanza. El aprendizaje superior de la filosofía y de las letras corresponde a países cuyo desarrollo material e intelectual reclama grandes estudios clásicos. Honduras no está en este caso. Debemos, por lo mismo, concretar nuestros recursos y nuestros esfuerzos a organizar la enseñanza facultativa en relación con las condiciones de existencia y de inmediato progreso del país, en relación con sus necesidades más ingentes y palmarias. Respecto a los estudios eclesiásticos, aparte de que la instrucción debe ser laica, hay además una razón fundamental para que el Código no los prohiba y reglamente. Respetables y muy respetables son los dogmas y enseñanzas de las religiones positivas, y de mí sé decir que tengo un particular respeto por los dogmas y enseñanzas de la religión de mis mayores. Pero el respeto no forma para mí una convicción científica. Donde preside la fe, no puede presidir el libre raciocinio, que es el alma de la ciencia. Y como los estudios eclesiásticos, directa o indirectamente, están subordinados al dogma impuesto por la fe, no por la razón, de aquí proviene que tales estudios, en rigor filosófico, no pueden ser científicos. Solo en un sentido vulgar, y más por acatamiento a la costumbre, puede hablarse de ciencias eclesiásticas, pero en realidad éstas no existen, si es que a la palabra ciencia ha de dársele su genuina significación. El Código, pues, no sólo en observancia de nuestra Ley Fundamental, sino también en observancia de principios científicos, no ha podido ni debido ocuparse en organizar y reglamentar estudios eclesiásticos".

 

"Se ha adoptado el sistema de que todos lo estudios profesionales terminen por las licenciaturas, estableciendo y reglamentando los doctorados como grados distintos y superiores, para cuya obtención se requieren más extensos y profundos estudios. Se ha querido que el título de Doctor corresponda únicamente a quienes, con nuevos y especiales estudios, puedan profundizar la filosofía de un determinado grupo de ciencias, y ser eruditos en la historia de sus desarrollos y aplicaciones".

 

"El Código, para hacer más fecundos los resultados de los estudios profesionales, y como un medio de conservación de las ciencias y de las letras, y de estímulo para sus progresos, ha creado una academia científico - literaria, constituida, por ahora, con el personal de la Universidad, pero llamada, en breve plazo, a constituirse con la debida independencia de la corporación universitaria".

 

"Si necesitamos de Universidades, de corporaciones puramente docentes, también necesitamos de una alta corporación conservadora de las ciencias y de las letras, y a la vez, llamada a dar impulso al movimiento científico y literario, a difundir las ideas científicas formadas en el país o fuera del país, y a honrar, en todo sentido, la dignidad de las ciencias y de las letras".

 

"Mucho, muchísimo, puede hacer la Academia en pro de nuestro adelantamiento intelectual; pero, por supuesto el caso de que con sus trabajos sólo pudiera publicar el periódico científico y literario que le corresponde establecer, con esto haría bastante. Las ciencias y las letras carecen entre nosotros de un órgano de publicidad; de aquí dimana que la generalidad de nuestra sociedad, tan necesitada de luces, sabe lo que ha hecho la Comuna de París, pero no sabe lo que ha hecho el Instituto de Francia; sabe lo que ha hecho Alemania en la guerra con los franceses, pero no sabe lo que ha hecho en el mundo con su profunda filosofía y su rica literatura; sabe lo que ha hecho el carlismo en España, saben lo que han hecho las huelgas en Inglaterra, pero no sabe lo que han pensado y escrito S. Mill Glandstone y Bright; sabe lo que hacen los nihilistas en Rusia, pero no sabe lo que han dicho los publicistas y literatos rusos; conoce el horrible crímen cometido por Guiteau, pero no conoce la vida ejemplar del eminente ciudadano Mr. Garfield; y sin ir tan lejos, conoce todos los nombres y todas las correrías de los desmoralizados caudillos de Centroamérica, pero apenas si conoce los nombres de José del Valle y de Dionisio de Herrera, de Antonio J. de Irizarri, de José Milla y de Lorenzo Montúfar, de Antonio Grimaldi y de Darío González, de Máximo Jerez, de Enrique Guzmán y de Adán Cárdenas, de tantos y tan distinguidos ciudadanos que han honrado a Centroamérica cultivando las ciencias o las letras".

 

"También ha atendido el Código a la completa organización de la Biblioteca Nacional, y ha prevenido el establecimiento de bibliotecas en las escuelas, colegios y universidades. Estimular y favorecer la inclinación a la lectura, poner al alcance del público, y especialmente de la juventud, la mayor suma posible de libros instructivos, es uno de los medios más idóneos para acrecentar el progreso intelectual de un pueblo. El libro, y no la espada, es el único que entre nosotros debe hacer revoluciones; pero revoluciones en la esfera de la inteligencia, pero revoluciones que den la vida y no la muerte, pero revoluciones que hagan brotar la luz de las ideas, en vez de sumirnos en el horrible caos de la anarquía".

 

"¡Qué grandes y fecundas trascendencias tendrán, en lo social y en lo político, el desarrollo de la instrucción pública, el cultivo y progreso de las ciencias!".

 

"La ciencia nos dará riqueza, bienestar para nuestros pueblos. La ciencia es un agente invisible, pero es el más necesario y poderoso elemento de producción. Los pueblos que saben tienen de ser muy productores y muy ricos. Que la instrucción se difunda, y de las profundidades de nuestras montañas, de las superficies de nuestros valles, de las espesuras de nuestros bosques, y de los senos de nuestros mares, de todo lo que hoy hace improductible la ignorancia, saldrán innumerables tesoros, saldrá la satisfacción de todas las necesidades individuales y públicas. La historia de la producción de las riquezas es la historia de las ciencias. Reflexionadlo bien: la ignorancia nos tendrá en perpetuo estado de pobreza y de miseria".

 

"Nuestros pueblos se moralizarán, en gran manera, a virtud de la ciencia. Los pueblos instruidos, los pueblos que tienen un claro conocimiento de sus derechos y deberes, y de sus particulares intereses, no encuentran atractivo en la voz de las pasiones: para ellos la torpe seducción que conduce el mal, no es posible. Si el caudillaje ha medrado entre nosotros, si ha campeado orgulloso y terrible, ha sido porque se ha aliado estrechamente con la ignorancia. Y sino, fijaos en la táctica del caudillaje. Donde primero busca prosélitos no es en las ciudades y villas en donde hay alguna ilustración; no, primeramente busca asociados en las rancherías salvajes, después en los incultos casorios, y la montaña inaccesible es el primer teatro de sus operaciones. Poned el caudillaje en un pueblo instruido, y equivaldrá a poner un pez fuera del agua, un ave fuera del aire. Trasplantad con la imaginación el caudillaje centroamericano a los Estados Unidos de América; suponedle, si queréis, millones de pesos para comprar adeptos. Aun con todo esto, el pueblo norteamericano no barrenaría sus instituciones, no se entregaría a la matanza, no arruinaría su industria y su comercio entregándose al pillaje. ¿Sabéis que haría aquel pueblo instruido y sensato con nuestros amotinadores de antaño? Los lincharía!".

 

"Capacidad política, capacidad administrativa, de que tanto estamos, nos serán dadas por la ciencia, y esta hará que esas capacidades ocupen el puesto que deben tener. La ignorancia hace que los pueblos desdeñen la luz, y tan sacrílego desdén ha costado á Centroamérica más de medio siglo de oscurantismo, de revueltas desastrosas, de humillaciones, de lágrimas y sangre. Todo esto porque el talento y la ciencia han estado como en entredicho. Se prescindió del sabio Valle, para venir a parar en Arce; se prescindió del ilustre Gálvez, para venir a parar en Carrera; se prescindió del político Herrera, para venir a parar en Chávez; se prescindió del patriota Vasconcelos, para venir a parar en Malespín; se prescindió del pensador Jerez, para venir a parar en Martínez; se prescindió del instruido Alvarado, para venir a parar en un Medina. Se tuvo la luz al alcance de la mano, y se le hizo a un lado, pretendiendo apagarla con un soplo desdeñoso, y después se entró de lleno en las tinieblas. Estas son las monstruosidades de la ignorancia que nos han colmado de desgracias y de oprobios: estas son las monstruosidades que aun nos abaten y que nos prometen ¡ay! como frutos de maldición, dilatadas y terribles expiaciones".

 

"Por fortuna estamos en una época de rectificación. Rectifiquemos. Se gobierna, no con intrigas; se gobierna, con ideas: se administra, no con caprichos y pasiones; se administra con conocimientos prácticos. El Gobierno es una ciencia; la administración una experiencia científica. Estas verdades tan elementales no se han tomado en cuenta. Cualquiera se ha creído muy apto para gobernar a los pueblos, y estos a cualquiera han creído capaz para que los gobierne. Y sin embargo, nada más errado, y hasta ridículo. Voy a evidenciarlo con un ejemplo, cuya vulgaridad me perdonaréis. Si en épocas pasadas, a individuos que tomaron parte en alguna escaramuza militar o que hojearon las siete partidas y las instituciones del paborde Sala, se les hubiera propuesto el cargo de jefes de los barbadores de muletos, oficio sencillísimo, habrían respondido, ya alelados, ya indignados: "¿Y que sabemos de eso?". Pero cuando se les ha ofrecido el cargo dificilísimo de gobernar a los hombres, que requiere inmensa suma de conocimientos, y que atrae inmensa responsabilidad, entonces se han apresurado a declararse sobresalientes para ejercer el Gobierno; se han apresurado a halagar malas pasiones para formarse una aureola de falsos prestigios, a falta de la verdadera aureola de las ideas. ¿Qué es esto, Señores?. ¿Se puede ignorar lo que es facilísimo, y saber lo que es muy difícil?. ¿Hay ciencia infusa en materia de Gobierno? o e fin, ¿Se ha perdido el sentido común?. No; ni hay ciencia infusa, ni se ha perdido el sentido común. Sólo ha habido un largo eclipse intelectual, puesto que rectificamos. Rectifiquemos, por última vez: el Gobierno es ciencia; la administración es una sana experiencia científica. ¡Ojalá que estas verdades no se echen en olvido!".

 

"La ciencia, en fin, nos enseñará a ser justos. La ignorancia, por lo común acompañada de siniestras pasiones, no deja ver y apreciar todas las consecuencias de los males que se les causan. Cuando falta instrucción, ni se goza de un bien, y ni se estima su origen ni las felicidades que proporciona; se sufre un mal, y no se investiga su causa, y no se preveen todos sus adversos resultados. La ignorancia no tiene ni bendiciones que alienten, ni maldiciones que intimiden y refrenen. Los pueblos sin educación casi son indiferentes al bien o al mal: tristísimo estado que casi, casi es el estado de nuestra sociedad. Desde 1863 se empezó a desgarrar las entrañas de la patria, y sin embargo casi nadie para mientes en los martirios de nuestro desgraciado pueblo, por muchos años, desangrado, empobrecido, deshonrado, y en plena escuela de corrupción. No se hace justicia a estado tan degradante y calamitoso, porque faltan hábitos de reflexión que solo da la ciencia. Desde 1876 se ha dado vida a la patria, se han curado sus horribles heridas que parecían mortales, se le ha dado paz, justicia y progreso. Y sin embargo, para la pasión o para la ignorancia, tan sumo bien parece cosa baladí, cualquier cosa, que cualquiera puede hacer sin grandes trabajos reflexivos, sin esfuerzos, sin abnegación, sin sacrificios. No me extraño ni me duelo profundamente de que falte justicia. Desde niño he aprendido a conocer los hombres, las sociedades y las cosas, y se muy bien lo que es el vulgo: se que para cualquier geógrafo de villorrio el genio de Galileo hizo el descubrimiento más vulgar, descubriendo el movimiento de nuestro planeta: se que para cualquier mareante que hace cabotaje, el genio de Colón hizo el descubrimiento de un simple al descubrir la ruta de este Nuevo Mundo: se que para cualquier matemático de escuela de aldea, el genio de Newton hizo un descubrimiento despreciable, cuando descubrió las leyes de la atracción. Cuando las cosas están hechas, cuando se goza ya de un bien positivo, las cosas aparecen sencillísimas, y el bien, beneficio que cualquiera puede proporcionar. Entonces un patán puede encararse al genio, y reírse de él. En buena hora; dadle al patán el encargo de descubrir verdades y de hacer el bien, y entonces tendréis, en vez de luz, oscuridad, y en vez de bienes, inmensa cosecha de males. Pero así es el vulgo, dejaría de serlo si no raciocinara como raciocina. Más entre nosotros la educación, la ciencia, nos sacará del terreno vulgar, que es el campo de la ingratitud, y nos hará justicieros para condenar, en todo y por todo, los males que recibamos, y para apreciar y bendecir, siempre y por siempre, los beneficios que labren nuestra dicha, nuestra prosperidad y nuestra honra".

 

"Cuando la ciencia haya dado entre nosotros, siquiera sea sus primeros y benéficos resultados, estaremos en aptitud de recibir el verbo de una grande y poderosa civilización. Y me limito a hablar de aptitudes, porque no me hago la ilusión de creer que, por nuestra propia virtud, aunque mucho se eduquen nuestros pueblos, podremos alcanzar una radical transformación que entrañe grandiosos progresos. La ciencia resuelve para nosotros gran parte del problema, no todo nuestro problema. Con nuestro grande y escabroso territorio, y con nuestra diminuta, insignificante población, aunque lográramos ser, si posible fuera, tan emprendedores como los fenicios, tan filósofos y artistas como los helenos, tan sabedores del derecho y de la elocuencia como los romanos, tan hidalgos e independientes como los españoles, tan espirituales y cultos como los franceses, tan pensadores y poéticos como los alemanes, tan dulcemente inspirados como los italianos, y tan positivistas como los ingleses y norteamericanos; aun con todas estas cualidades, que solo pueden reunirse idealmente, dada nuestra escasa población, solo podríamos vivir en paz y tener una refinada pero muy relativa cultura, más no poseer una grande y poderosa civilización. La ciencia ha de prepararnos para este resultado; pero, para obtenerlo por completo, necesitamos que vengan a nuestro suelo grandes corrientes de inmigración que traigan, con nuevos pobladores, el espíritu de empresa y, el espíritu de libertad que han formado ese pueblo prodigio que se llama Estados Unidos de América. Cuando aparto la vista de nuestras pequeñeces, y busco un consuelo en los estudios históricos, y en los estudios de los destinos probables de nuestra América, se presenta ante mi mente la imagen viva de los dos pueblos más grandes de la tierra: Roma y los Estados Unidos. ¡Qué admirable paralelo! Roma que realizó la unidad del mundo, por la más heroica de las conquistas: los Estados Unidos que harán universal el imperio de la libertad, por la más santa de las enseñanzas. Roma que, con su vasta legislación, hizo extensivo el derecho a todas las naciones, pero el derecho autoritario: los Estados Unidos que, con el ejemplo de sus instituciones, harán partícipes del derecho a todos los pueblos, pero del derecho indestructible de la naturaleza. Roma que llevó a su centro, como a un eterno conservatorio, en fuerza de una centralización absoluta, todos los dioses, todos los cultos, todas las coronas de los reyes, todas las más valiosas riquezas de los pueblos sojuzgados por sus legiones: los Estados Unidos que, desde su Capitolio, en fuerza de sus ideas y trabajos expansivos, llevarán a todos los pueblos la libertad de adorar a sus dioses y de profesar sus cultos, la autonomía de sus gobiernos, y la riqueza y la abundancia producidas por sus legiones de industriales. Roma que cayó, bajo la inmensa pesadumbre de los bárbaros, porque su civilización, basada en la fuerza, en el privilegio y en la autoridad, la enervó postrándola en el estercolero de los vicios: los Estados Unidos que no tendrán en su contra bárbaros que los intimiden y anonaden, porque su civilización, basada en la naturaleza, en la igualdad y en la libertad, les dará cada día nuevas e incontrastables fuerzas, y los hará amigos de todos los hombres libres, y los hará ser el pueblo predilecto de las gentes, ser la eterna honra, la eterna gloria del humano linage regenerado por el trabajo, por el derecho y por la libertad".

 

"A esa regeneración debemos encaminarnos derechamente. Tal es nuestro destino. Quien no lo vea, es ciego. A vosotros, dignísimos encargados de la enseñanza, os corresponde allegar gran suma de elementos para el logro de nuestro fin social, de nuestro fin humano. No trepidéis en vuestras tareas, ni sean parte a embarazaros las preocupaciones, que las preocupaciones pasan, y el bien que hagáis no pasará. En nuestro noble empeño, como Representante del Gobierno, yo os acompañaré, yo que acabo de decir algunas verdades, tal vez amargas, que sobrado se que comprometen y desprestigian a quien las dice; pero como no he buscado, ni busco, ni buscaré prestigios, adulando a los partidos o a los pueblos, mi única ambición es la de ser buen ciudadano, y creo serlo, diciendo a mi país, para su bien, la verdad, toda la verdad, sin reticencias, sin reservas. Os creo animados de los más vehementes deseos en pro de la pública educación; vuestros honrosos antecedentes y vuestra ilustración así me lo dicen: creo que la confusa vocinglería de la ignorancia y del escepticismo no os ha de desalentar ni en lo más mínimo. Iniciamos una ardua, una dificilísima empresa, es verdad; pero justamente las grandes dificultades que habréis de superar formarán vuestro mérito, mérito que legaréis a los hijos de vuestros hijos. Contamos con pocos elementos, es cierto, pero si por ello hubiere escépticos y críticos, decidles que los grandes océanos, se forman de gotas de agua; decidles que las montañas colosales de los desiertos se forman de granos de arena; decidles que nuestra misión sobre la tierra es formar, por las ideas, siquiera sea átomos luminosos, y que estos átomos formarán el esplendente sol de la verdad que ha de alumbrar el porvenir de nuestra patria. Por vuestra ilustración, por vuestra perseverancia, por vuestros abnegados esfuerzos, veo ya, en perspectiva, triunfando la luz sobre las tinieblas. Librad esa gran batalla y alcanzad esa sublime victoria. Los héroes de los cruentos combates han pasado a la posteridad con una aureola de resplandores, pero resplandores de los rayos siniestros de tempestad asoladora, seguida de maldiciones. Vosotros, con vuestro triunfo, héroes modestos de la ciencia, pasaréis a la posteridad coronados de los puros resplandores de la aurora que anuncia un nuevo y claro día; y tan solo recibiréis bendiciones, porque, no lo dudéis, únicamente los triunfos de la inteligencia sobre la ignorancia tendrán el reconocimiento y los aplausos de generaciones más afortunadas que la nuestra, de las generaciones de los futuros siglos".

 

Discurso del Sr. Dr. D. Adolfo Zúniga, Rector de la Universidad Central.

 

"La alteza del cargo confiado a mi desempeño forma singular contraste con mi exigüidad y falta absoluta de merecimientos. Regentar la Universidad Central de la República, que aparece, que renace a la vida circundada de gloriosos resplandores, animada por el espíritu del siglo, llena de promesas, y rebosando esperanzas para el porvenir, es sin duda un honor insigne; pero al mismo tiempo una función tan grave y difícil, que yo habría debido declinar, si no fuera que poderosos motivos empeñan mi gratitud con la que un día se llamó Universidad de Honduras, y si los más estrechos vínculos, vínculos para mí inviolables y sagrados, la mancomunidad de ideas y de principios, no me ligaran al Gobierno ilustrado y progresista, que hace tremolar hoy audazmente, y en medio del aplauso público, la bandera de la reforma en este viejo pero respetable monumento de nuestra cultura intelectual".

 

"Resignado pero no convencido he aceptado el alto y delicado encargo. Y cosa extraña, tal vez muy natural, ahora, en esta ocasión por demás grave y solemne en que debería empeñar todas mis fuerzas, me encuentro flaco y débil, y como abrumado por la magnitud de la honra, por lo señalado por la distinción: mis palabras no podrán, estarán muy lejos de formar un discurso; apenas si basten para expresar mi grande, mi profundo, mi eterno reconocimiento hacia los miembros del Gobierno, que se han formado tan favorable concepto de mi escaso valor y de mi incompetencia".

 

"Fecha inmortal será esta, 26 de febrero de 1882, en los fastos de nuestra civilización. La inauguración de la Universidad Central de la República, bajo una ley de progreso, de libertad e independencia, y con todos los elementos necesarios para el desarrollo y cultivo de la ciencia en sus más grandes ramificaciones, es un suceso tan notable y trascendental en la vida íntima del país y en sus relaciones con el mundo culto, que apenas debería encarecerse, pero cuyas lejanas como seguras y beneficiosas consecuencias escapan a la más sagaz penetración".

 

"La necesidad de la reforma en los estudios universitarios ha sido generalmente sentida en nuestra América. Las universidades, las academias, los colegios y liceos, y aun las escuelas elementales, no son hoy lo que eran al proclamarse la independencia. La idea democrática no ha podido menos de influir poderosamente en el orden científico y artístico".

 

"Secularizar la enseñanza, como secularizar el Estado, ha sido una de las grandes miras de la revolución, que a través de las más recias tempestades y de resistencias y oposiciones seculares, va llenando su misión progresiva y civilizadora en las jóvenes Repúblicas del Nuevo Mundo".

 

"La Edad Media puso la enseñanza en manos de la Iglesia Católica. En España, donde ni el renacimiento, ni la reforma alcanzaron la más pequeña influencia, más católicos que en ninguna otra nación de Europa, fueron la ciencia y el arte. Tal sistema no pudo menos que ser transportado a América por la nación conquistadora. La fe sobre la ciencia, la palabra del Pontífice Romano sobre toda investigación, sobre toda razón: he allí lo que se enseñaba en las famosas universidades peninsulares, y lo que tenían que aprender forzosamente los privilegiados colonos americanos".

 

"El latín, la escolástica, el derecho romano, el canónico y real, y la medicina a veces, han sido las ciencias, los estudios diríase mejor, que hasta ayer no más, se han cultivado exclusivamente y con ahínco en nuestras universidades, y llenado las cabezas de nuestros sabios. Las pocas honrosas excepciones, excepciones de genio han sido, y no de investigaciones caducas, destinadas a apagar lo que hay de más sagrado y excelso en el hombre, la luz de la razón".

 

"Yo no acuso, no increpo a nadie, ni hago responsables a los hombres de los errores y de las preocupaciones de su tiempo. El progreso no se improvisa; y la ley de la naturaleza es que la verdad se conquista lentamente, a fuerza de trabajos, de sacrificios y dolores, y que la especie, siempre una y eterna, acrezca día por día el patrimonio humano, el tesoro de la ciencia, sin cuidarse de los individuos que caen y pasan, sin dejar por lo común la más ligera huella, el más leve recuerdo".

 

"Nuestras Universidades coloniales señalaron sin duda, y a pesar de todo, cierto progreso científico. Yo recuerdo, y no puedo menos de citar con respeto el nombre del Señor Quintanilla, tercer Obispo de Honduras, que estableció una clase de latinidad: enseñar el idioma en que Cicerón, el varón más literario que ha archivado la memoria humana pronunció sus grandes oraciones y cultivó la más alta filosofía; en que Séneca y Epitecto divulgaron la moral más pura, y fijaron la ley de la recta razón; en que Tácito imprimió el hierro candente de la historia sobre la carne viva de todos los tiranos, y en que el divino Mantuano tradujo los ecos de los cielos como para hacer de la tierra un idilio o un égloga, ¿ no señalará esto un arranque de inteligencia, un pequeño, un grande paso hacia el progreso literario y científico, en el año de 1588 en Comayagua?. Yo no tengo más respeto y simpatías por el Obispo Vargas y Abarca, que fundó el Colegio Tridentino. Ese Colegio, a pesar de las nebulosidades teológicas, debe haber despertado alguna inteligencia, derramado luz, hecho vislumbrar alguna verdad, y ofrecido campo y estímulos a la juventud. Y mi respeto y simpatías suben de punto por el Obispo progresista, y que debe haber sido hombre de considerable ilustración, Don Antonio de Guadalupe, que fundó en 1784 una clase de filosofía. Esta sola palabra, fue a no dudarlo, una resplandeciente aurora en la profunda noche colonial".

 

"¿Y cuál no será mi admiración entusiasta, mi profundo reconocimiento por los fundadores de esta Universidad de Honduras, que pensaron los primeros en cultivar la ciencia en nuestra patria. a quienes tanto y tanto debe el país, y a quienes yo en particular me considero deudor de lo muy poco que valgo, y aun de la señalada honra de ocupar hoy este elevadísimo puesto, y de dirigir la palabra a tan ilustrado auditorio?. Los nombres, Señores, de José Trinidad Reyes, Máximo Soto, Alejandro Flores, Yanuario Girón, Miguel Antonio Robelo, y del Presidente Don Juan Lindo, deberían inscribirse en letras de oro en los ángulos de este salón, y sus retratos, colocarse en lugar distinguido y prominente, como para inspirarnos, como para ayudarnos en los trabajos que hoy emprendemos, y como los primeros y grandes factores de nuestro progreso científico y literario y de nuestra cultura intelectual. La Universidad regenerada debe un acto de justicia a sus patriotas y abnegados fundadores".

 

"La Universidad de Honduras, instituto calcado sobre las universidades coloniales, que era el único tipo que se conocía, adoleció por supuesto de todos los vacíos, de todas las imperfecciones, de las falsas vistas, de la torcida dirección, y aun de los absurdos de una época que ya no era la nuestra. Dió entera y exclusiva preferencia a las ciencias o profesiones que hoy llamamos humanistas, como la filosofía escolástica, la teología y el derecho, olvidándose absolutamente de las ciencias o profesiones realistas, para los trabajos del orden económico en la esfera de la producción, como la agricultura, la mineralogía, la mecánica, la industria y el comercio, que son los ramos del saber humano de que más necesitan estos nacientes y desiertos países, que viven pobres e inertes en medio de la abundancia, que estimula la actividad en todas sus manifestaciones".

 

"Llenos de ideas abstractas, con la infatuación natural a la ignorancia adornada con los postizos afeites de una falsa ciencia; empeñados día por día en la lucha por la vida, en un mundo demasiado positivo, que nada entiende de silogismos ni de sutilezas metafísicas; irremisiblemente condenados a la pobreza y al hambre, por la inflexible ley económica de la oferta y la demanda, o a buscar en las sinuosidades de la política ocasión de mendigar o asaltar un empleo, nuestros profesores humanistas, inútiles cuando no perniciosos, han comenzado a ser vistos con desdén y hasta con repugnancia, por el buen sentido público de nuestras sociedades, que marchan y marchan rápidamente adelante, aunque no nos apercibamos de ello, y a despecho de todas las reacciones y del enervante y desconsolador pesimismo".

 

"Los que mejor librados han salido de nuestras Universidades han sido aquellos que como el filósofo antiguo han aprendido a saber que nada saben, y que han buscado después en más serios, útiles y profundos estudios, la verdadera ciencia, que es algo muy positivo, algo, muy natural, porque no es más que el estudio y el conocimiento de la naturaleza; la ciencia que es la luz y claridad, y que dista tanto, tanto, que no se parece a la algarabía metafísica, a la insustancial escolástica, que cual moneda falsa, han corrido entre nosotros, usurpando el nombre de la ciencia".

 

"Hace poco más de doce años que en este mismo sitio, y celebrando una de nuestras grandes fiestas universitarias, yo fuí el primero, ¿por qué no he de decirlo? en dar el grito de insurrección contra los viejos estudios y proclamar la reforma. Dije entonces, como lo sostengo ahora, que nuestro sistema de instrucción andaba completamente descaminado, que no correspondía a las necesidades especiales y palpitantes del país, que lejos de favorecer el progreso lo estorbaba, y que la instrucción para ser útil y provechosa debía tomar otros caminos, que desde luego me atreví a señalar".

 

"Mis palabras fueron entonces como un eco perdido, como un triste y desesperante monólogo; pero ya nacían a la vida intelectual en Guatemala, aún en medio de la reacción más implacable y ciega que haya tenido la América, los hombres que debían acometer las reformas más grandes y trascendentales en esta sociedad que dormía para no despertar sino al estruendo del cañón, en esta tierra privilegiada, a quien la naturaleza ha prodigado a maravilla todos sus dones, y que solo ha necesitado de inteligencia y luz para ser grande, próspera y feliz".

 

"Yo no comprendía entonces, como no comprendo ahora, que en un país que posee los más vastos y feraces terrenos, aptos para todos los cultivos, y donde nacen y crecen espontáneamente el cafeto, el cacao, la caña de azúcar, el índigo, el algodonero, el tabaco y cien frutos más, que uno sólo bastaría para enriquecer a un pueblo, se carezca en absoluto de las más elementales nociones de agricultura, de botánica y química en sus aplicaciones agrícolas, y que no haya habido una escuela donde ramos tan importantes, tan prácticos y tan positivos se enseñen. Yo no comprendía entonces, como no puedo comprender ahora, que en un país donde la ganadería ha formado y forma la mayor parte de su riqueza, y donde pampas y praderas inmensas convidan al desarrollo creciente de tan sencilla como productiva industria, no haya habido una escuela de veterinaria, ni se hayan ensayado, pero ni intentado ensayar siquiera, los métodos prácticos para cruzar y mejorar las ya degeneradas razas de nuestros ganados. Yo no comprendía entonces, como no comprendo ahora, que dueños y señores de inmensos desiertos, donde no ha repercutido aún el eco del hacha del leñador, ni puesto su planta el hombre; como dueños y señores de tantas y tantas encantadoras florestas, donde crecen desde el caoba, rey de los bosques, hasta el plátano, gloria de la América, riqueza de sus hijos, hermosura de la tierra, valiéndonos de la pintoresca frase de nuestro sabio Valle, no se hayan enseñado jamás las artes mecánicas, que nos darían fuerza y poder para dominar y vencer nuestra naturaleza salvaje, y en las ciencias físicas y naturales que nos harían conocer y explotar los tesoros de la riqueza que guardan nuestras selvas y montañas. Yo no comprendía entonces, como no comprendo ahora, como Honduras que posee una riqueza mineral inagotable en todas sus cordilleras, en los lechos de sus ríos y aun en sus pequeños murmuradores arroyos, no haya consagrado atención alguna al estudio de la mineralogía y de la metalurgia. Yo no comprendía entonces, como no comprendo ahora, como un país tan extenso, que carece de vías de comunicación, sin las cuales la producción y el consumo, el comercio y la industria, son poco menos que imposibles, se haya descuidado al extremo el estudio de la ingeniería, que enseña a abrir fácilmente caminos, construir canales, fabricar y dirigir máquinas. Yo no comprendía entonces, como no comprendo ahora, como en Honduras, colocado en el centro del istmo americano, destinado a unir los dos grandes continentes, y a ser el puente universal del comercio del mundo, se haya visto con absoluto abandono el estudio de las lenguas vivas, de las lenguas que hablan las naciones civilizadas, con quienes debemos ponernos en contacto, y que deben traernos sus hábitos de orden, de trabajo y de libertad práctica. Yo no comprendía entonces, como no comprendo ahora, ese desdén por la enseñanza de las industrias, de las artes y oficios, y esa ciega preferencia por el estudio de ciertas ciencias privilegiadas, que aparecen a los ojos del vulgo como las únicas capaces de dar honra y provecho".

 

"El Código de Instrucción Pública, que acaba de decretarse, ha venido a remediar todos esos grandes y ya crónicos males, a llenar inmensos vacíos, y a crear y fundar, en fin, la instrucción pública bajo bases sólidas, y con fines positivos, prácticos, apropiados a las necesidades del país, y consiguientemente útiles y provechosos".

 

"La reforma no puede ser más sustancial y atrevida. Es un salto inmortal que ha dejado atrás el abismo. Hoy seguiremos con paso firme adelante, y entraremos tal vez ciegos o deslumbrados, pero con esperanzas que se traducirán pronto en hechos y transformaciones fecundas, en el luminoso templo de la ciencia. Allí están las facultades que componen nuestra Universidad Central; allí está especialmente nuestra interesante y bella Facultad de Ciencias; allí están nuestros colegios de segunda enseñanza, que enseñarán lo que literalmente no sabemos y de lo que más necesitamos, y que producirán hombres aptos para ocupar dignamente su puesto en el taller industrial, para acrecentar nuestra riqueza, y con nuestra riqueza material, el tesoro científico".

 

"Nuestra enseñanza positiva, práctica, tiene que dar sus naturales resultados en todas las esferas del saber humano. En las ciencias sociales, en las profesiones humanistas, no será menos perceptible y fecunda la transformación que hoy se inicia. A la sofistería escolástica, nebulosa y vacía, sucederá la filosofía que piensa, discute y razona; en lugar del derecho público de los reyes se enseñará el derecho público de los pueblos; en lugar de la ley romana, goda u ostrogoda, se aprenderá la ley conquistada por los esfuerzos de la gran revolución francesa, que fue una revolución humana, y de la cual son trasunto los Códigos de Napoleón, con tanta cordura adoptados en casi toda la América republicana".

 

"Profesiones realistas, profesiones humanistas, todo cabe en el vasto plan de instrucción que el Código desarrolla. No hay preferencias ni exclusiones inconsultas en los dominios de la ciencia. Harto caro han costado a la América Española esas preferencias y esas exclusiones".

 

"Y es a la Universidad Central, a quien la ley entrega nueva y brillante creación de su espíritu innovador y progresivo; es a la Universidad Central, a quien cumple, en vigilar la marcha y desarrollo de los estudios científicos y de las facultades que los representan, y es a la Universidad Central, en fin, a quien toca presidir el movimiento intelectual del país. ¿Qué más digna y grandiosa misión?".

 

"A las Universidades corresponde principalmente, ha dicho uno de los más grandes filósofos de nuestro tiempo, la misión de ser en la enseñanza la representación viva de la universalidad de los conocimientos humanos, exponer libremente todas las ciencias en sus últimos principios, y en sus relaciones íntimas como ramas del árbol enciclopédico de la ciencia general, iniciar a la juventud en las fuentes supremas de lo verdadero, de lo justo y de lo bello, escuchando sus ideas, ennobleciendo sus sentimientos, formando su carácter, conservando de esta manera, en el seno de un pueblo, el poder los estudios superiores, y colocando así una trama brillante en el tejido de toda su cultura. La Universidad que no cumpliera con este objeto, privaría a la sociedad de la palanca más poderosa de la civilización, ahogaría, aplastaría el espíritu de la juventud y no formaría más que hombres de ideas estrechas, sin principios, sin carácter, y que, desprovistos de convicciones sobre las grandes cuestiones que interesan a toda la cultura moral de la humanidad, difundirían la indiferencia y el escepticismo respecto a los fundamentos morales del orden social".

 

"Entiendo, señores de las juntas directivas, que todos y cada uno de nosotros, penetrados en estas ideas, estaremos de hoy en más, listos en nuestro puesto, a cumplir con el deber que la ley nos señala".

 

"Y ningún deber más santo, más humano que el de difundir la ciencia, aquí en la América que fue española, donde la ciencia, tiene que ser la maza de Hércules para destruir todos los fanatismos, todas las supersticiones, todas las preocupaciones, todas las injusticias, todas las iniquidades, todos los errores, todos los absurdos, que más o menos disfrazados, forman aun la trama de nuestra vida intelectual, moral, social y política".

 

"El día que la instrucción se difunda hasta en las últimas capas sociales; el día que la instrucción pública se eleve a la altura a que está llamada en este gran siglo de la razón y de la crítica, y en este continente consagrado a la libertad republicana; el día en que la ciencia libre de toda traba y de todo resabio de tradicionalismo, ejerza una verdadera influencia y tenga la dirección de la sociedad; el día que la ciencia mediante una organización más amplia, general y perfecta sea cono una luz central de la vida, ese día, hasta ese día tendremos al hombre completo, hoy mutilado, casi ciego, paralítico, anémico y sin vida".

 

"Cuando ese día, cuya aurora ya se anuncia en los horizontes del tiempo, llegue a este querido pedazo de tierra americana que es nuestra patria y a quien todo lo debemos, ese día podremos decir en apocalíptica frase, como ha osado decirse de la libertad que es inmortal: la reacción ha muerto, sin esperanzas de resurrección ni al tercer día como Cristo, ni al tercer año, ni al tercer siglo. ¡Jamás!".

 

En 1883 el Consejo de Ministros en ejercicio del Poder Ejecutivo de la República acuerda:

 

Aprobar interinamente el reglamento de régimen interior para la Universidad Central formado por el Rector de la misma que literalmente dice:

 

"El Rector de la Universidad Central usando de la facultad que le confiere el inciso lo. del artículo 174 del Código de Instrucción Pública, establece el presente reglamento de régimen interior para la misma Universidad.

 

Sección I

De los Profesores

 

Artículo 1o. Los Profesores tienen obligación:

 

1. De asistir diariamente a desempeñar su clase o clases a la hora señalada en el programa de enseñanza, excepto en el caso de licencia dada por el Decano a virtud de justo impedimento. Se autoriza a los profesores para que, por su cuenta y bajo su responsabilidad, nombren un sustituto que los desempeñe en los casos de falta imprevista. Cuando esto suceda el profesor impedido pasará aviso oportuno al sustituto y al bedel de la Universidad.

 

La entrada y salida de las clases, se anunciarán con un toque de campana, debiendo durar una hora cada clase.

 

2. De sujetarse estrictamente a lo prevenido en el programa de enseñanza.

 

3. De hacer que los alumnos sean cumplidos y atentos en las clases, valiéndose para ello de amonestaciones privadas, dirigidas por separado a los que cometen faltas.

 

4. De dar cuenta al decano respectivo de las faltas de los alumnos, cuando después de amonestados, merezcan por reincidentes una seria corrección o cuando la primera falta tenga un carácter grave.

 

5. De llevar un libro en que anoten semanalmente los actos de conducta y falta de asistencia de los alumnos, dando cuenta de ello al decano.

 

6. De informar semanalmente al decano sobre el estado de atraso o adelanto de los alumnos, y sobre los medios de remover los obstáculos que impidan el progreso de enseñanza.

 

7. De atender a las instrucciones que les comunique el Decano sobre la disciplina de los alumnos o el sistema de estudio.

8. De pasar a la Rectoría en los primeros días de febrero, una lista completa de los alumnos matriculados pertenecientes a la asignatura de su cargo. Dicha lista debe comprender además el nombre del lugar de procedencia del alumno y el de su padre o recomendado en esta capital.

 

Sección II

De los Alumnos

 

Artículo 2o. Los alumnos están obligados a:

 

1. A respetar y obedecer las órdenes e instrucciones que con relación a la disciplina y enseñanza les den el rector, decano y profesores de la facultad respectiva.

 

2. Asistir puntualmente a las clases a la hora prefijada en el programa de enseñanza.

 

3. A guardar estrictamente durante la hora que permanezcan en clase las reglas de urbanidad.

 

4. A no permanecer en el recinto de la Universidad, si

no es a las horas de clase.

 

5. A obedecer al bedel, durante estén en el recinto de la Universidad, en lo concerniente al orden interior.

 

Sección III

Del Bedel

 

Artículo 3o. Son obligaciones del Bedel:

 

1. Hacer que el edificio esté abierto desde las seis de la mañana hasta la hora en que concluya la última clase, permaneciendo en él todo este tiempo, con excepción de las horas de comer.

 

2. Procurar que el edificio permanezca aseado, y cuando éste sufra algún deterioro, dé cuenta oportunamente a quien corresponda.

 

3. Recibir y entregar los enseres de la Universidad previo inventario.

 

4. Anunciar la entrada a clase con dos campanadas y la salida con una.

 

5. Cumplir las órdenes que le den los empleados de la Universidad en lo concerniente al régimen interior de la misma.

 

6. Impedir juegos de manos, señas entre los alumnos , mientras tengan que permanecer en el recinto de la Universidad.

 

7. Vigilar a fin de que los alumnos no manchen con letreros las puertas y paredes del edificio.

 

8. Anotar en un libro especial las faltas de asistencia de los profesores sin licencia del decano respectivo.

 

Cuando ocurran faltas de esa naturaleza tendrá obligación de comunicarlas oportunamente al tesorero de la Universidad para que se llene la prescripción del artículo 228, 5 del Código de Instrucción Pública.

 

Sección IV

Del Portero

 

Artículo 4o. Son atribuciones del portero:

 

1. Permanecer constantemente en el edificio de la Universidad pudiendo retirarse a los tiempos de comer, por tres horas, dando previo aviso al bedel.

 

2. Desempeñar las funciones del bedel, en las horas que éste tenga que ausentarse.

 

3. Cumplir las órdenes que le den los demás empleados del establecimiento, debiendo estar inmediatamente bajo las órdenes del bedel.

 

4. Abrir el edificio de la Universidad desde las seis de la mañana y cerrarlo después que concluya la última clase.

 

5. Barrer diariamente el patio, corredores y salas de clase y las demás cuando fuese menester.

 

6. Impedir que los alumnos manchen con letreros las puertas y paredes del edificio.

 

7. Impedir asimismo, que se extraiga del establecimiento ningún inmueble perteneciente a éste, sin orden expresa del bedel.

 

Se nombra a Don Miguel Zúniga Tesorero de la Universidad Central de la República y Colegio de Tegucigalpa. En vista de que el Señor Rector Adolfo Zúniga, no se ha podido incorporar a sus actividades, se acuerda nombrar interinamente a Don Esteban Ferrari. Se aprueba el decreto por el que se suprime la manda forzosa y se destinan nuevas rentas para el sostenimiento de la Universidad Central.

El Consejo de Ministros en ejercicio del Poder Ejecutivo de la República, decreta:

 

1. Destinar para la Tesorería General de Instrucción Pública 4% sobre la totalidad de los productos líquidos de las administraciones de rentas departamentales.

 

2. Los Administradores de Renta cada mes al hacer el corte de caja de los fondos que administran deducirían el 4% aludido y bajo su responsabilidad personal lo remitirán a la Tesorería de la Universidad Central, haciendo buena data en sus cuentas con la respectiva certificación de entero.

 

3. Los administradores de las aduanas en lo concerniente al 3% universitario creado por el acuerdo de 7 de mayo de 1883 harán la respectiva recaudación y entero, tal como se previene en el artículo anterior.

 

4. Este decreto comenzará a regir el lo. de agosto de 1883. Dado el 5 de julio de 1883.

 

La instrucción laica se inició en 1884 cuando el Consejo Supremo de Instrucción acordó:

 

1o. Prohibir que en las Universidades y Colegios de Segunda Enseñanza de la República dependientes del Estado, se inculque de cualquier modo ideas en favor o en contra de cualquier religión, debiendo los profesores mantener la enseñanza que les esté encomendada, libre de todo espíritu de secta en materia religiosa.

 

Desaparecen del archivo de la Universidad los expedientes de los alumnos graduados a causa del alojamiento de las tropas militares en el edificio de la Universidad.

 

En 1887 el Consejo Supremo de Instrucción Pública propone el proyecto de reforma que fue aprobado.

 

Artículo 1o. Además de la inspección que ejerce en la enseñanza secundaria y profesional la ejercerá también en la primaria.

 

Artículo 2o., 3o. Sobre la inspección de los centros educativos.

 

Artículo 4o. Los Decanos y Secretarios de las Juntas Directivas de las Facultades Universitarias gozarán de sueldo fijo en el caso en que los estudios correspondientes estén abiertos.

 

Artículo 5o. Los profesores de la Universidad y colegios nacionales serán nombrados por el Consejo Supremo de Instrucción Pública.

 

Artículo 6o. Es prohibido confiar a un mismo profesor, sea de la Universidad o de colegios, la enseñanza de más de dos ramos de lección diaria, o de cuatro de lecciones alternadas, pero si podrá confiársele uno de los primeros y dos de los segundos.

 

Artículo 7o. Se prohiben los estudios por suficiencia; la habilitación de estudios privados; admitir a examen de fin de año en otras materias que no hayan sido matriculadas.

 

Artículo 8o. Los profesores tienen la obligación de dirigir al rector mensualmente un informe sobre las materias impartidas y la asistencia de los alumnos.

 

Artículo 9o. al 22o. Se refieren a solicitud de grado, examen y calificaciones.

 

Artículo 23o. Los títulos que expida la Universidad se extenderán en papel común.

 

Artículo 24o. La información de pobreza que se requiera para que un alumno sea exonerado del pago de los derechos de matrícula y de título debe seguirse ante juez competente a solicitud del interesado.

 

Artículo 25o. al 30o. Se refieren a la reglamentación de los gabinetes de física.

 

Artículo 31o. El rector, vicerector, decano y subdecano de las facultades, los vocales de las juntas directivas de las mismas, los directores y subdirectores de colegios nacionales y los inspectores de la Universidad prestarán al tomar posesión de su cargo la promesa siguiente:

 

"Prometo cumplir y hacer cumplir las leyes concernientes a mi cargo, ateniéndome a su texto, cualesquiera que sean las órdenes o resoluciones que las contraríen".

 

El Ministro de Instrucción Pública recibirá la promesa del Rector, y este funcionario la de los demás.

 

El 8 de abril de 1888 en el salón de actos públicos de la Universidad Central, se reunió el Consejo Supremo de Instrucción Pública presididos por el Señor Rector Don Antonio Ramírez Fontecha, para constituir la Academia Científico - Literaria de Honduras conforme al artículo 170 de la Ley vigente de Instrucción Pública.

 

Se eligieron los académicos de número y establecen como fecha de la primera sesión pública solemne el 14 de septiembre, donde harían una relación de los trabajos de la Academia y una disertación libre. Así mismo se dió lectura a un acuerdo del Consejo Supremo disponiendo la publicación de la revista "La Academia" como su órgano de divulgación, bajo la dirección del Dr. Antonio A. Ramírez Fontecha. Los académicos presentes se comprometieron a sostenerla con un artículo en cada número.

 

La primera edición de la revista apareció el 15 de septiembre de 1890 y la última en 1891.

 

Esta revista constaba de 32 páginas en octavo mayor y era financiada con fondos de la Universidad.

 

El Reglamento de la Academia estaba formado por 7 capítulos:

 

Capítulo I : Objetos y Fines de la Academia.

Capítulo II : Dirección y Organización.

Capítulo III : De las Secciones.

Capítulo IV : De los concursos.

Capítulo V : Del Periódico.

Capítulo VI : De la Administración de los Fondos.

Capítulo VII : Disposiciones Varias.

 

El día 14 de septiembre de 1888 el cuerpo académico se trasladó al Palacio Presidencial para verificar la inauguración solemne de la Academia, el Señor Académico Lic. Don Rafael Padilla pronunció el discurso inaugural.

 

Se acordó que el Consejo Supremo de Instrucción Pública es el órgano de comunicación entre el Gobierno y las corporaciones y particulares en todos los asuntos que se refieran a la enseñanza secundaria y la profesional.

 

Los decanos y directores de colegios se dirigirán para todos los asuntos relativos a la instrucción al consejo, excepto cuando sea relativo a una queja del mismo consejo o del rector, en este caso lo harán directamente a la secretaría de estado correspondiente.

 

En lo concerniente a la administración de fondos se aprobaron los siguientes artículos:

 

Artículo 34o. Se crea: 1. Una tesorería general de instrucción pública. El tesorero general será nombrado por el Gobierno, deberá prestar fianza y tener sueldo fijo. 2. Una intervención general, a cargo de un empleado del Consejo Supremo o de la Universidad.

 

Artículo 35o. En la tesorería general ingresarán todos los fondos señalados por la Ley o que el Gobierno destina para el ramo de Instrucción Pública, tendrá como sucursales, tesorerías departamentales, a cargo de los respectivos administradores, y en los que hará de interventor un vocal del consejo respectivo, tesorerías de distrito a cargo de los tesoreros municipales, con la intervención de un vocal del consejo allí establecido.

 

Artículo 36o. La Tesorería llevará la cuenta general del ramo, circularán sus instrucciones a las demás para uniformar la contabilidad y a ella darán cuenta todas las tesorerías para rendirla a su vez, al tribunal de cuentas.

 

Artículo 37o. Las municipalidades señalarán en sus presupuestos la parte correspondiente a instrucción, que se enterará desde luego, en la tesorería correspondiente, con separación completa de sus gastos ordinarios y extraordinarios.

 

Artículo 38o. El presupuesto de instrucción pública comprenderá los gastos de la Academia y Consejo Supremo, Universidad, Instituto Nacional y sus tres secciones, escuelas normales superiores elementales, subvenciones a los colegios privados, etc.

 

Artículo 39o. El Gobierno dispondrá anualmente el destino que deba dársele al sobrante de fondos, en caso de que lo haya, para dar mayor ensanche y desarrollo a la instrucción pública en el país.

 

El Poder Ejecutivo emite un acuerdo que autoriza al Rector de la Universidad Doctor Antonio A. Ramírez Fontecha para que contrate personal extranjero en las ramas de Filosofía y Letras, Ingeniería Química y Mecánica e Ingeniería Civil.

 

Se autoriza al Rector de la Universidad para que expulse temporal o definitivamente a los alumnos incorregibles, La Gaceta 13 de julio 1889.

 

Nómina de los Empleados de la Universidad Central.1889

 

Empleado Sueldo

Dr. Rafael Alvarado Manzano, Rector, $150.00

Dr. Rafael Alvarado Guerrero, Secretario, 60.00

Dr. Esteban Ferrari, Profesor, 30.00

Br. E. Urmeneta, Escribiente, 20.00

Ing. Enrique Constantino Fiallos, Profesor, 30.00

Dr. Ramón Z. Vigil, Profesor, 50.00

Dr. César Bonilla, Profesor, 30.00

Abog. Enrique Lozano, Profesor, 60.00

Abog. José María González, Profesor, 60.00

Dr. Rafael Alvarado Guerrero, Profesor, 80.00

Abog. Vicente Sáenz, Profesor, 30.00

Abog. Policarpo Bonilla, Profesor 60.00

Abog. Rafael Alvarado Manzano, Profesor, 30.00

Abog. Fausto Dávila, Profesor, 30.00

Abog. Leandro Valladares, Profesor, 30.00

Abog. Carlos Membreño, Profesor, 60.00

Dr. Juan Cabrera, Profesor, 30.00

Dr. Diego Robles, Profesor, 75.00

Dr. Rafael Fiallos, Profesor, 30.00

Froilán Ramos, Bedel, 30.00

Máximo Membreño, Portero, 20.00

_______

$ 995.00

 

En 1892 se crea la Escuela de Derecho en la ciudad de Comayagua, mediante decreto:

 

El Presidente de la República en el propósito de ensanchar la instrucción profesional en materia forense, funda otro establecimiento en que los Bachilleres en Ciencias y Letras puedan hacer los 5 cursos exigidos para optar a la Licenciatura en Jurisprudencia y Ciencias Políticas; y en uso de las facultades que le confiere el artículo 48 de la Constitución y la Ley emitida por el Congreso Nacional el 3 de abril de 1891, decreta:

 

Artículo 1o. Se crea en esta ciudad una Escuela de Derecho que dará enseñanza profesional en los ramos prefijados por la Carrera del Foro y podrá conferir el Grado de Licenciado en Jurisprudencia y Ciencias Políticas, arreglándose a las prescripciones de las leyes vigentes.

 

Artículo 2o. La Escuela de Derecho tendrá su junta directiva con las atribuciones que el Código de Instrucción Pública señala a la Junta Directiva de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas.

 

Artículo 3o. Por esta vez, el Gobierno nombrará el Decano, Vocales y Secretario de la Junta Directiva, Propietarios y Suplentes; pero en lo sucesivo serán electos en conformidad a los dispuesto por el Código del Ramo. Organizada la Junta Directiva, procederá a la designación de las personas que deben integrar la facultad.

 

Artículo 4o. El Secretario de Estado en el Despacho de Instrucción Pública, queda encargado de dictar la providencia conducentes a la ejecución del presente decreto.

 

Dado en Comayagua a los 25 días del mes de enero de 1892. P. Leiva.

 

Se emitió un acuerdo de nombramiento de las personas que debían integrar la Junta Directiva de la Escuela de Derecho de Comayagua.

 

Secretaría de Estado en el Despacho de Instrucción Pública, Comayagua, enero 25 de 1892.

Debiendo organizarse la Junta Directiva de la Escuela de Derecho, creada por decreto de esta fecha; y en consideración al patrimonio, notorias y luces y servicios anteriores prestados a la enseñanza pública por lo señores licenciados Don Jesús Inestroza, Don Román Meza, Don Julián Cruz y Don Nicolás Ochoa Velásquez, el Presidente, acuerda;

 

1o. Nombrar al Señor Inestroza, Decano de la Facultad; a los señores Meza y Cruz vocales y Secretario al Señor Ochoa Velásquez. Comuníquese y Regístrese. Rubricado por el Señor Presidente.

 

La Escuela en referencia funcionó en el local que ocupó antes el Colegio Tridentino; y se mantuvo abierta hasta el año 1904, después de haber desempeñado el Decanato el Abogado Inestroza, durante corto tiempo, le sucedió en el cargo el Abog. Don Román Meza, quien fue primer designado a la Presidencia de la República durante el Gobierno del Dr. Policarpo Bonilla y distinguido representante de Comayagua en varios Congresos y Asambleas Constituyentes.

 

En 1898 el Presidente de la República en observancia a los artículos 338 y 339 del Código de Instrucción Pública acuerda expedir el reglamento de exámenes para las facultades de la Universidad Central.

 

Durante todo el año 1902, el funcionamiento de la Escuela de Derecho de Comayagua fue estable. El Plan de Estudios comprendía las mismas materias de los cinco cursos de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas.

 

El número de alumnos fue de 31, atendidos por 8 docentes pero se sometieron a examen solamente 22 así:

 

1er. Curso : 5

2do. Curso: 7

3er. Curso: 4

4to. Curso : 3

5to. Curso: 3

 

Entre los catedráticos que tuvo la Escuela figuraron:

 

Abogados: Román Meza

Jesús Inestroza

Salvador Aguirre

Jesús Ulloa

Miguel Soto

Joaquín Soto

Gonzalo Boquín

Julián Cruz

Abel Boquín

 

Los profesionales egresados de la Escuela de Derecho de Comayagua, se destacaron todos en el ejercicio de la profesión, habiendo logrado muchos de ellos visibles posiciones en las esferas políticas y sociales de la República.

 

En 1903 el Consejo Supremo de Instrucción Pública acuerda:

 

1o. Realizar un concurso para la redacción de las obras de historia y geografía de Honduras, fundamentadas en que se dotará a la República de textos que hagan fecundar la labor docente de las materias mencionadas.

 

2o. Elaborar textos para las escuelas primarias, de segunda enseñanza y superiores en vista de la anarquía existente en dichas materias, ya que muchos de ellos son inadecuados para la consecución de una enseñanza gradual y también a efecto de imprimir unidad acertada y dirección al trabajo escolar de la enseñanza primaria y superior.

 

En ese mismo año se reglamentaron las incorporaciones de títulos y equivalencias de estudios entre los países de Honduras y el Salvador.

 

La biblioteca de la Universidad contaba con 39 obras y 55 volúmenes.

 

La Escuela de Derecho de la ciudad de Comayagua apenas logró en 1904, la matrícula de 14 estudiantes lo que ocasionó su clausura, pues, en el primer año habían sólo 3 alumnos, en 2do., 3er, y 5to. año, 1 alumno respectivamente y en 4to. año, 6 alumnos.

 

También en 1904 la Universidad colaboró en la reapertura de la Biblioteca Nacional creada en 1880 y que por irregularidad en el servicio se mantenía cerrada; pero pese a los esfuerzos realizados como ser ordenar y catalogar los volúmenes la biblioteca se mantuvo cerrada.

 

Según acuerdo del Consejo Supremo de Instrucción Pública de fecha 20 de septiembre de 1905, se ordenó conmemorar el quincuagésimo aniversario del fallecimiento del Padre Reyes. En su homenaje se reeditó su biografía escrita por el Dr. Ramón Rosa y se imprimieron tres medallas de oro con la leyenda:

 

" Quincuagésimo aniversario del fallecimiento del Dr. José Trinidad Reyes - 1905".

 

Una de dichas medallas debería conservarse en el Ministerio de Instrucción Pública, otra en la Universidad y la tercera se entregó al Lic. y Presbítero Don Alejandro Flores, único sobreviviente de los insignes fundadores de la Universidad.

 

En 1906 se emite un nuevo Código de Instrucción Pública, el cual comienza a regir el lo. de marzo del mismo año, quedando derogado desde esa fecha el Código anterior.

 

El Consejo Supremo de Instrucción Pública acordó ceder al Gobierno por el período 1906-1909, (tres años) la casa de la Universidad excluyendo el salón de actos, para instalar un instituto donde se impartirán los niveles primarios, medio y además la enseñanza parvularia. Este instituto contará con laboratorios de química y física y un gabinete de historia natural.

De acuerdo al informe anual del Señor Rector, Abog. Don Pedro Bustillo, la Universidad no cuenta con rentas propias ni oficina alguna de su dependencia que lleve la cuenta de los gastos que causa; es un establecimiento estrictamente fiscal sostenido con el presupuesto de las contribuciones generales, a la manera de cualquier oficina pública. En la práctica el presupuesto sufre modificaciones pero todas las erogaciones y sueldos se satisfacían puntualmente.

 

En 1907 el Poder Ejecutivo emite un acuerdo que dice:

 

"Considerando: que no existe organización actualmente de la Universidad más que en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas por cuyo motivo las funciones de Rectorado son de escasa importancia.

 

Considerando: que mientras se reorganicen convenientemente todas las facultades y se restablezca el servicio en todos los ramos de la administración.

 

Considerando las razones de economía que exigen las circunstancias, es oportuna la suspensión de aquel cargo, por tanto el Presidente Provisional acuerda:

 

1o. Suprimir interinamente el empleo de Rector de la Universidad, dando las gracias al Señor Abog. Don Pedro J. Bustillo.

 

2o. Disponer que el Decano de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas Dr. Carlos Alberto Uclés, asuma las funciones del empleo que se suprime".

 

En 1908 en ausencia del Dr. Carlos Alberto Uclés Rector y Decano de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas el Poder Ejecutivo acuerda nombrar el Abog. Rómulo E. Durón para el desempeño de tales cargos. Bajo su dirección se inicia la publicación de la Revista de la Universidad el 15 de enero de 1909.

 

La aparición de tan importante órgano de publicidad se debió a la iniciativa del Rector de la Universidad, Dr. Carlos Alberto Uclés. En su exposición al Gobierno solicitando el apoyo del Estado para la Revista, explicó los diversos tópicos que se insertarían en la revista para estimular en el país el cultivo de estos ramos en beneficio del nivel intelectual de los hondureños.

 

La Universidad contó solamente con el funcionamiento de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas ya que la de Medicina y Cirugía y la de Ciencias continúan cerradas debido a que el número de alumno es muy pequeño y resulta muy caro para el Estado costear la enseñanza.

 

En 1910 el Presidente de la República Miguel R. Dávila en vista de haber cesado las causas por las cuales se había suspendido temporalmente el Rectorado de la Universidad, acordó rehabilitarlo desde esa fecha con los demás empleos inmediatos de su dependencia y nombrar para el desempeño de dicho cargo al Abog. Don Rómulo E. Durón, quien devengará el sueldo asignado en el presupuesto respectivo.

 

El Congreso Nacional según decreto 87 del 18 de marzo de 1912, autorizó al Poder Ejecutivo para que procediera a suspender temporalmente las clases oficiales de las facultades de la Universidad Central, aunque reconocía como válidos los estudios que se hicieron de las materias en forma privada, para efecto de solicitar exámenes ordinarios y de grado, debiendo éstos sujetarse a la Ley y a los reglamentos. Esta decisión se realizó bajo la premisa de hacer las reformas necesarias en la enseñanza profesional.

 

En 1914 se elevó al Congreso la solicitud del restablecimiento de las actividades de la Universidad interrumpidas en 1912, ya que se había cumplido con el requisito de elaborar el proyecto de reformas al plan de estudios de la Carrera de Derecho y de establecer las medidas económicas y disciplinarias que contribuyesen al mejor desarrollo de la Institución.

 

En este mismo año las obras de la biblioteca de la Universidad se incrementaron a 158 obras y 222 volúmenes.

 

En diciembre de 1915 el Señor Rector Dr. Carlos Alberto Uclés participó como Delegado de la Universidad al 2do. Congreso Científico Panamericano en Washington.

 

En 1916 representantes de la Universidad asistieron al Congreso Americano de Bibliografía e Historia en Buenos Aires y Tucumán, Argentina.

 

En atención a la solicitud del Gobierno español con vistas a la celebración del tercer centenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra y a la develación de un monumento que deberá ser costeado por suscripción de los países de habla española, el consejo acordó: que careciendo de fondos para prestar concurso pecuniario se excite al Poder Ejecutivo, para que si lo tiene a bien, se sirva suministrarle la cantidad que estime apropiada y facultar al señor rector para que solicite a las personas que lo tengan a bien que contribuyan con sus escritos a la celebración del centenario.

 

Se suspende el tiraje de la revista de la Universidad por falta de papel en la Tipografía Nacional. Es oportuno destacar la buena acogida que tiene la revista en el extranjero, prueba de ello son las múltiples notas recibidas y el aumento de canjes e intercambio y envío de libros para la biblioteca de la Universidad.

 

En 1921 la Universidad envía como delegado al Congreso de Estudiantes a celebrarse en México al Br. Roberto Barrios donde participó Rafael Heliodoro Valle como Presidente de la Delegación Centroamericana.

 

El nuevo y tercer Código de Instrucción Pública es puesto en vigencia según decreto del 23 de marzo de 1923.

 

El Capítulo XII de este cuerpo de leyes trata de la enseñanza profesional que tiene por objeto dar conocimientos especiales y de aplicación práctica para el ejercicio facultativo de determinadas ciencias.

 

La Universidad de Tegucigalpa, tendrá el carácter y la denominación de Universidad Central de la República y comprenderá el Consejo Supremo de Instrucción Pública los estudios facultativos y la Academia Científico - Literaria.

 

El 27 de mayo de 1924 el General Vicente Tosta, Presidente Provisional de la República, ratifica el nombramiento del Señor Rector Dr. Carlos Alberto Uclés, el cual devengaría mensualmente ciento cincuenta pesos.

 

Este año se hace énfasis en el desarrollo de la biblioteca. Su acervo bibliográfico llegó a 2296 títulos contenidos en diez mil volúmenes.

En 1928 la matrícula de la Universidad se incrementa más de lo usual debido al regreso de muchos estudiantes provenientes de Guatemala por los problemas limítrofes con esa nación.

 

La Federación de Estudiantes Universitarios FEUH se organizó e inició su funcionamiento en 1929. En ese mismo año se formaliza la lucha por la autonomía universitaria; a fin de contar con una tribuna apropiada para estos fines, se fundó el periódico " El Universitario". Anteriormente solamente existían directivas de las asociaciones de estudiantes de las tres facultades existentes: Derecho , Medicina, e Ingeniería. La primera directiva provisional estuvo integrada por Guillermo López Rodezno, quién todavía vive, como Presidente, Marcos Carías Reyes, Vicepresidente, Manuel Torres Ramos, Secretario General, Ernesto Alvarado García, Fiscal, todos estudiantes de Derecho, Domingo Castro, Tesorero, estudiante de Ingeniería, Trinidad Boquín, Prosecretario, de Medicina. Vocales: Manuel Cáceres Vigil y Manuel de Jesús Echeverría, de Medicina y Federico Boquín, de Ingeniería.

 

En 1932, la FEUH nombró como sus representantes ante la Conferencia del Caribe, a celebrarse en San José de Costa Rica a Marcos Carías Reyes, Luis Suárez de derecho y José Ramón Adolfo Villeda Morales de medicina.

 

En 1933, el Presidente era José Ramón Adolfo Villeda Morales (Medicina) y el Vocal 1o. Medardo Mejía Pagoaga (Derecho). La FEUH se desintegró se desintegró al clausurarse parte de la actividad universitaria, debido a la falta de libertad durante el regimen de Tiburcio Carías Andino.

 

En 1947 se decreta el cuarto Código de Instrucción Pública. Se puede afirmar que las disposiciones acerca de las legislaciones sobre los planes de estudios de 1906, 1923 y 1947, tuvieron como punto de partida el código fundamental de 1881, con las necesarias reformas, que consisten en la apertura de nuevos cursos, la adición y supresión de materias y en la traslación de éstas de unos cursos a otros de acuerdo a la enseñanza profesional, además aparece en el mismo una nueva organización y por su importancia se transcriben algunas disposiciones del código.

 

Denominación "Universidad de Honduras";

 

Artículo 49o. La educación universitaria tiene por objeto la formación de profesionales, mediante el estudio intensivo de las ciencias y de su aplicación con fines de utilización práctica. Para la consecución de este fin, impartirá elevados conocimientos científicos, técnicos y prácticos, en forma tal que los alumnos queden en aptitud de desarrollar actividades para cuyo ejercicio se requiere título o dedicarse a labores científicas profesionales.

 

Artículo 50o. Para dar grandes estímulos y mayor eficiencia a los estudios profesionales se establece como complemento de la educación universitaria, la investigación científica, para lo cual el Estado organizará y sostendrá institutos, escuelas y laboratorios, y podrá subvencionar a las personas, institutos particulares o universidades que se dediquen a esta actividad.

 

Artículo 51o. La educación universitaria se impartirá en las facultades, institutos y escuelas independientes, establecidos por este código o que se establezcan en lo sucesivo.

 

Artículo 52o. La Universidad de Tegucigalpa, D.C., se denominará Universidad de Honduras y se compondrá de las siguientes facultades: Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Facultad de Filosofía y Educación, Facultad de Medicina y Cirugía, Facultad de Odontología, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Facultad de Química y Farmacia, Facultad de Bellas Artes, Facultad de Ciencias Económicas.

 

Para ingresar al primer curso en las escuelas universitarias dependientes de las facultades que se establecen en este artículo, se requiere haber cursado y aprobado la enseñanza secundaria; pero al primer curso de las Escuelas dependientes de las Facultades de Filosofía y Educación y Facultad de Ciencias Económicas podrán ingresar también las personas graduadas en las escuelas normales urbanas y superior y escuelas comerciales respectivamente.

 

Artículo 53o. Las facultades se compondrán de miembros docentes, académicos y honorarios. Son miembros docentes:

 

a) Los profesores ordinarios que tuvieren nombramiento en propiedad, extendido por el Poder Ejecutivo , para desempeñar las cátedras de carácter universitario, comprendidas en los planes de estudios de las escuelas o institutos universitarios.

 

b) Los profesores contratados con igual objetivo.

 

c) Los profesores extraordinarios que en virtud de las pruebas de suficiencia que establezcan los estatutos de la Universidad hayan sido nombrados por el Poder Ejecutivo para enseñar ramos comprendidos o no en los planes de estudios de las escuelas e institutos universitarios.

 

Son miembros académicos: las personas elegidas por las facultades en virtud de sus obras científicas o literarias, de sus trabajos de investigación o de servicios eminentes prestados en el campo de las actividades universitarias.

 

Son miembros honorarios: las personas que obtuvieron este título por designación de las facultades respectivas, conforme a los requisitos que establezcan los estatutos de la Universidad.

 

Artículo 54o. Cada facultad tendrá el número de escuelas o institutos necesarios, correspondiendo a los decanos la dirección y vigilancia de la enseñanza que se imparte en ellos.

 

De los fondos:

 

El Código decretado en 1881 cambió el régimen económico de la Universidad porque resultaba dispendioso y precario y procuró mejorar su situación creando los fondos siguientes:

 

1. El producto del 2% sobre el valor de los derechos de importación.

 

2. Los derechos de matrícula y de títulos.

 

3. Los productos de las multas impuestas por dicha ley; y

 

4. Las subvenciones ordinarias y extraordinarias que el Gobierno acordase para su sostenimiento.

 

Se estableció también para la administración de los fondos el nombramiento de tesoreros de las Universidades, correspondiendo su nombramiento y remoción a la Secretaría de Instrucción Pública.

 

El Código de 1906, adoptó el mismo régimen administrativo agregando las donaciones hechas por particulares.

 

El Código de Instrucción Pública de 1923 estableció las mismas dotaciones económicas e introdujo una innovación: "Las cantidades anuales que el Gobierno asigne en el Presupuesto General de Gastos para su sostenimiento" y además modificó el producto del 2% de las importaciones de la siguiente forma: "Cuando el Poder Ejecutivo lo estime conveniente, podrá destinar para el sostenimiento de la enseñanza nacional desde el 1% al 4% de los derechos de importación de mercaderías extranjeras que ingresen por los puertos de la República".

 

El Código de Instrucción Pública decretado el 13 de marzo de 1947, establece las mismas disposiciones para regular el régimen económico de la Universidad, agregando además, impuestos y sobre impuestos creados por decretos especiales y las cuotas mensuales que deberían pagar los padres, tutores o encargados de la enseñanza de alumnos, entendiéndose que todos esos fondos, se destinan para las escuelas de educación secundaria, normal, técnica, artística, física y universitaria y que deberían ser recaudados y administrados por tesoreros especiales, de nombramiento del Poder Ejecutivo.

 

Este año se conmemoró el Primer Centenario de la fundación de la Universidad, por lo que el Consejo Ordinario acordó:

 

1o. Abrir el Concurso Literario Musical sobre el tema "Himno a la Universidad de Honduras".

 

2o. Crear un premio para el mejor estudiante de la Universidad de Honduras, consistente en una medalla de oro que llevará el nombre de "Premio Padre Reyes".

 

3o. Designar como bandera de la Universidad los colores azul, blanco y amarillo con el escudo de la misma en el centro y autorizar para insignia universitaria el uso del antiguo Escudo de la Academia Literaria de Tegucigalpa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bandera de la UNAH

La celebración se inició con una sesión solemne del Consejo Universitario el día viernes 19 de septiembre de 1947. Según costa en el acta 386 de dicho Consejo.

 

Presidió el Señor Rector, Abog. Tomás Alonzo Brito con la asistencia de los señores: Decanos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Lic. Andrés Felipe Díaz; Facultad de Medicina y Cirugía, Dr. Guillermo E. Durón; Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Ing. José Francisco Mejía; de los señores Consejeros, Licdos. José Blas Henríquez y Alejandro Rivera Hernández, Doctores Benjamín Erazo T. y Antonio Vidal M. e Ingeniero Sabino Alfredo Mass, ante el infrascrito Secretario; y sesión solemne para conmemorar el Primer Centenario de la fundación de la Universidad Nacional; asistieron las autoridades siguientes:

 

Señor Presidente de la República, Doctor y General Tiburcio Carías Andino, los miembros de su Gabinete, Cuerpo Diplomático, Consular y gran número de catedráticos, profesionales, alumnos universitarios y vecinos de la ciudad. Se publica un número extraordinario de la revista de la Universidad interrumpida desde 1923, con ocasión de la celebración del Primer Centenario de la fundación de la Universidad.

 

En 1950 reaparece la revista de Universidad en su tercera etapa con el Tomo XIV No.1 correspondiente a los meses de abril, mayo y junio; por iniciativa del Rector Jorge Fidel Durón, quien fue hijo y nieto de rectores.

 

El Ministro de Educación, Dr. Carlos M. Gálvez adquiere 60 manzanas de terreno para la construcción de la ciudad universitaria, más sin embargo las mismas fueron destinadas posteriormente para el rastro de Tegucigalpa y la Colonia 21 de octubre.

 

Se crea la federación universitaria deportiva con la ayuda moral y material del Ministerio de Educación Pública y se realiza el primer campeonato universitario de balompié.

 

La dirección de la biblioteca, publica un boletín bibliográfico como ayuda a los lectores en general y a los estudiantes en particular.

 

En 1951 se emite el acuerdo 2228 y literalmente dice:

"El Presidente de la República considerando: que una de las aspiraciones más altas de este Gobierno es la de poner las bases de una democracia funcional en la organización institucional de nuestro país;

 

Considerando: que la mejor manera de armonizar los intereses de todos los miembros de la Universidad Nacional, es la de restablecer la forma democrática de designación de las autoridades de la misma, por Tanto acuerda:

 

a) Autorizar a todas las corporaciones profesionales del país para que designen por mayoría de votos, a los decanos, vicedecanos y secretarios de las correspondientes facultades.

 

b) Sancionar con nombramiento ejecutivo la designación de las personas escogidas en tal forma para el desempeño de dichos cargos.

 

c) Establecer como término de duración legal, para el ejercicio de tales funciones, un período de cuatro años. Comuníquese. F. Gálvez. El Secretario de Estado en el Despacho de Educación Pública. F. Carlos M. Gálvez".

 

Al mismo tiempo se emitió el acuerdo 85 que se reglamentó la forma de llevar a cabo dichas elecciones:

 

1o. Las corporaciones profesionales que tomen parte en la elección de decanos, vicedecanos y secretarios, recogerán respectivamente, los votos de todos los profesionales del país, legalmente capacitados, que tomen parte en dichas elecciones y practicarán el escrutinio de dichos votos el veinticinco de julio del presente año.

 

2o. Una vez practicado el escrutinio, cada corporación enviará al Rector de la Universidad los votos recogidos y una acta levantada por el presidente y secretario de la misma corporación, en presencia de un notario que dé fé de los actos, copia de cuya Acta será enviada igualmente al Ministerio de Educación Pública.

 

3o. El Rector de la Universidad Nacional en vista de las candidaturas triunfantes enviadas por las diversas corporaciones profesionales, propondrá al Ministerio de Educación Pública, como decanos, vicedecanos y secretarios, respectivamente, aquellos candidatos que hayan obtenido mayoría de votos; y

 

4o. En caso de que una corporación profesional se excuse de ejercer ese derecho, y no hay otra de la misma índole que la represente, las candidaturas podrán ser lanzadas por las facultades respectivas. Comuníquese. F Gálvez. Estos acuerdos provocaron grandes debates en el seno de la comunidad universitaria los cuales fueron elevados a las instancias superiores.

 

El Consejo Universitario acordó el reglamento para el otorgamiento de los premios nacionales de ciencia, arte y literatura según decreto No.75 de 1951 que reforma al decreto No.78 de 19 de febrero de 1949. El primero deberá llamarse " José Cecilio del Valle", el segundo "Pablo Zelaya Sierra" y el tercero "Ramón Rosa". Estos premios consistirá en Lps. 2,000.00 cada uno, y deberán otorgarse anualmente.

 

El Congreso Nacional emite el decreto No.102 que literalmente dice: artículo lo. Reformar el artículo 52 del Código de Educación Pública vigente que debe leerse:

 

Artículo 52o La Universidad de Tegucigalpa, D.C., se denominará "Universidad de Honduras" y se compondrá de las siguientes facultades:

 

1. Facultad de Humanidades;

2. Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales;

3. Facultad de Odontología;

4. Facultad de Medicina y Cirugía;

5. Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas;

6. Facultad de Química y Farmacia;

7. Facultad de Bellas Artes;

8. Facultad de Ciencias Pedagógicas;

9. Facultad de Ciencias Económicas;

10. Facultad de Agronomía y Veterinaria.

 

Esta última podrá funcionar fuera de la capital.

 

Para ingresar al primer curso de las escuelas universitarias dependientes de las facultades que se establecen en este artículo, se requiere poseer el título de bachiller en ciencias y letras y para ingresar al primer curso de la Escuela de Ciencias Económicas lo pueden hacer con el título de perito mercantil y contador público.

 

Para Pedagogía se requiere ser egresado de la Escuela Normal Superior o profesor de enseñanza primaria urbana, con diez años consecutivos de práctica.

 

En este mismo año se reporta que en la ciudad de San Agustín, Estado de Florida, E.U.A. Se devela el busto del Padre José Trinidad Reyes en la "Glorieta de los Educadores de América". La entrega oficial del busto la realizó el Embajador de Honduras, Doctor Rafael Heliodoro Valle.

 

En 1952, la FEUH reinició sus funciones a partir de una asamblea que aprobó estatutos y un reglamento electoral. En las primeras elecciones universitarias, se presentaron dos candidatos pertenecientes a la Facultad de Medicina: Enrique Aguilar Cerrato y Miguel Rafael Muñoz, triunfando el segundo. En este mismo año, se realizó el Congreso Universitario Estudiantil de Centroamérica y Panamá en Guatemala, participando por Honduras Ernesto Argueta Ariza (Medicina) y Rodolfo Rosales Abella (Derecho). El primero se celebró en Managua en 1906, con la participación de dos hondureños; Ernesto Argueta Ayes por Guatemala, José Rodríguez Cerna y Ricardo Diego Alduvín Lozano por Honduras. Al congreso a nivel latinoamericano de Río de Janeiro, asistió Serapio Hernández Castellanos (Derecho).

 

En 1953 se celebró la reunión del Consejo Superior de Universidades de Centroamérica (CSUCA) por primera vez en Honduras. Entre las importantes resoluciones tomadas figura la permanencia de la sede del organismo en Honduras hasta febrero de 1955.

 

 

2.3. UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE HONDURAS

 

El 16 de enero de 1954 por unanimidad de votos el Congreso Nacional aprobó las reformas al artículo 60 de la Constitución de la República incluyendo la Autonomía Universitaria, moción introducida por los honorables diputados Salomón Jiménez Castro, Eliseo Pérez Cadalso, Oscar Jacobo Cárcamo Tercero y Jerónimo Suazo Alcerro.

 

Por lo que el Congreso Nacional decreta:

 

Artículo 1o. Reformar el artículo 60 de la Constitución Política, el cual quedará redactado así:

 

Artículo 60o. Se garantiza la libertad de enseñar.

 

La enseñanza sostenida con fondos públicos será laica, y la primaria será además, gratuita, obligatoria, costeada por el Estado, los Municipios y Distritos y administrada por el primero.

 

La Universidad de Honduras es autónoma, una ley especial determinará su patrimonio y reglamentará su organización y funcionamiento.

Artículo 2o. Este decreto entrará en vigor inmediatamente después de su ratificación constitucional.

 

Dado en Tegucigalpa, D.C., en el Salón de Sesiones el 16 de enero de 1954.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Graduación solemne del 11 de junio de 1997, en conmemoración de los doscientos años del nacimiento del Padre Reyes

 

En relación a lo anterior el señor Rector Lic. Jorge Fidel Durón manifestó lo siguiente: "La resolución tomada hoy por ese Alto Cuerpo, decretando la autonomía de la Universidad de Honduras, es un acto feliz que honra, acredita y enaltece a la Representación Nacional, tanto más cuanto que ella ha sido tomada por espontánea iniciativa de los Honorables Señores Diputados, los abogados Salomón Jiménez Castro, Eliseo Pérez Cadalzo, Jerónimo Suazo Alcerro y Tito Cárcamo, atendiendo un imperativo nacional y recogiendo el vivo anhelo manifestado reiteradamente, por el Consejo Universitario y el estudiantado de las distintas escuelas facultativas". "Creo que interpreto bien y fielmente el sentir de las autoridades y alumnos al expresar al Soberano Congreso Nacional, por el muy digno medio de ustedes. Nuestra calurosa felicitación por paso tan acertado y nuestro profundo agradecimiento por decisión tan trascendental para la cultura de Honduras, comparable únicamente, en los anales universitarios, con la creación de ésta centenaria Casa de Estudios por el Padre José Trinidad Reyes".

 

"Saludo a todos ustedes muy atenta y respetuosamente, Jorge Fidel Durón, Rector de la Universidad de Honduras".

 

Se elaboró el proyecto de ley orgánica.

 

El Ministro de Educación Pública, Julio C. Palacios, colocó la primera piedra de la ciudad universitaria, pero no se inició la construcción.

 

En 1955, asistió en representación de los estudiantes hondureños Ernesto Argueta Ariza , al congreso latinoamericano que se realizó en Montevideo.

 

Según Decreto Legislativo No. 32 de 27 de enero de 1955 el Congreso Nacional creó el Instituto Nacional del Libro, dependiente de la Universidad de Honduras y cuyas atribuciones eran las siguientes:

 

a) Editar y distribuir obras científicas y literarias de autores nacionales;

 

b) Hacer los arreglos necesarios para editar y distribuir a precios populares, las obras de autores extranjeros que, a juicio del Consejo Universitario, sean de utilidad general;

 

c) Tomar las medidas tendientes a mejorar, aumentar y abaratar la edición de libros en el país, así como facilitar la importación de los libros extranjeros, siempre que estos últimos estén comprendidos en el inciso anterior; y

 

d) Incrementar la organización y contribuir al mantenimiento de bibliotecas públicas en todo el territorio nacional.

 

De acuerdo al anterior Decreto Legislativo se creó en el mencionado organismo una partida de Lps. 50 mil anuales para los gastos que ocasione su funcionamiento y ejercerá la Dirección Ad-Honorem, el Rector de la Universidad Nacional, facultándose al Consejo Universitario para elaborar el respectivo Reglamento.

 

A propósito de la Autonomía de la Universidad de Honduras. El consejo consultivo nombró una comisión especial integrada por los licenciados Modesto Rodas Alvarado y Céleo Murillo Soto para elaborar el ante proyecto de Ley Orgánica de la Universidad. Este proyecto fue presentado y aprobado por el Consejo Universitario.

 

También el Consejo aprobó la creación de la ciudad universitaria, por ser indispensable para el desarrollo científico de la Universidad de Honduras.

 

Este año se conmemora solemnemente el centenario de la muerte del Presbítero José Trinidad Reyes, con numerosos actos destacando la imborrable labor realizada por el Presbítero que dedicó toda su vida a la educación del pueblo hondureño.

 

El 15 de octubre de 1957 la Junta Militar de Gobierno, integrada por el General Roque Jacinto Rodríguez, Coronel Héctor Carraccioli y Mayor e Ingeniero Roberto Gálvez Barnes, mediante decreto No.170, emite la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Honduras, cuyo preámbulo dice:

 

Considerando: Que la Autonomía es condición indispensable para que la Universidad pueda alcanzar sus objetivos en el desarrollo de la educación, la cultura y la ciencia en el ordenamiento jurídico y en la vida social de la nación.

 

Considerando: Que la Universidad de Honduras nació autónoma y que así figura en sus estatutos originales suscritos en el año 1847.

 

Considerando: que la Universidad de Honduras es miembro integrante del Consejo Superior Universitario Centroamericano y de la Unión de Universidades Latinoamericanas y, conforme a las recomendaciones y resoluciones aprobadas por dichos organismos, la Universidad ha de ser una institución autónoma en su triple aspecto docente, administrativo y económico y debe poner sus recursos al servicio directo de sus finalidades.

 

Por tanto, en uso de las facultades de que está investida, decreta:

La siguiente Ley Orgánica de la Universidad de Honduras.

 

Esta Ley consta de once capítulos y 82 artículos.

 

Capítulo I De la Universidad. Sus fines.

Capítulo II De la Organización.

Capítulo III De las Facultades.

Capítulo IV De las Escuelas e Institutos.

Capítulo V Del Personal Docente.

Capítulo VI De los Alumnos Universitarios.

Capítulo VII De la Extensión Universitaria.

Capítulo VIII Del Período Académico.

Capítulo IX Del Patrimonio de la Universidad.

Capítulo X De la Administración y Presupuesto.

Capítulo XI Disposiciones Generales.

 

Este hecho significó para la Universidad Autónoma de Honduras la culminación de sus luchas, la autonomía es el resultado de los esfuerzos de los sectores democráticos del país y se concibe como una condición indispensable para lograr el fiel cumplimiento de su finalidad y objetivos. Además la autonomía es el único camino hacia el desarrollo científico y cultural y la libertad para resolver sus propios problemas.

 

La Ley Orgánica modificó la estructura académica en comparación a lo establecido en el Cuarto Código de Instrucción Pública de 1947. En su artículo 6 del capítulo I que dice:

 

Integran la Universidad Nacional Autónoma de Honduras las siguientes unidades:

 

Facultad de Ciencias Jurídicas, Facultad de Ciencias Médicas, Facultad de Ciencias Económicas de Tegucigalpa y San Pedro Sula, Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, Facultad de Odontología, Facultad de Ingeniería. Asimismo, integran la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, las demás facultades, Centros Universitarios, Escuelas e Institutos ya existentes o que la Universidad cree en el futuro.

 

En este año se registró una matrícula de 1141 alumnos distribuidos en seis carreras: Derecho, Economía, Medicina, Química y Farmacia, Odontología e Ingeniería Civil.

 

El 3 de diciembre de este mismo año el Presidente de la FEUH participa como invitado a la Asamblea Nacional Constituyente, quien propone a ésta a nombre de la Universidad la redacción del artículo 146 que dice:

 

"La Universidad Nacional es una Institución Autónoma con personalidad jurídica. Goza de la exclusividad de organizar, dirigir y desarrollar la enseñanza superior y la educación profesional".

 

Inmediatamente dicha propuesta fue elevada al nivel de moción por el Diputado Federico Leiva Larios y aprobada por unanimidad y sin enmienda alguna; quedando plasmada en el acta No.30 de la Asamblea Nacional.

 

Posteriormente en 1958, el Congreso Nacional aprueba el decreto No.52 que consiste en la reforma de los artículos 8, 11, 14, 28, 31, 50, y 55, de la Ley Orgánica de la Universidad de Honduras los cuales se refieren a los miembros que integran el claustro pleno y el consejo universitario, los requisitos para ser rector, decano, vicedecano, procedimientos de elección de los decanos y vicedecanos, sobre los alumnos y asociaciones de estudiantes, ya con este decreto se le denomina Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

 

El Consejo Universitario en ese mismo año de 1958, dictó las líneas generales para luchar por el cumplimiento constitucional del 2%.

 

En 1959 se elaboran los nuevos estatutos de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y el reglamento de becas internas.

 

Como la Universidad estaba dispersa en varios edificios en Tegucigalpa y Comayagüela, era de imperiosa necesidad la construcción de la ciudad universitaria; en vista de ello el claustro pleno acordó que todo superávit resultante del ejercicio presupuestaria, se retuviera para el fondo de construcción.

 

También en este año se creó el Departamento de Bienestar Universitario, dando cumplimiento al artículo 54 de la Ley Orgánica que indica que debe procurarse el bienestar y mejoramiento de los universitarios, brindándoles prestaciones económicas, médico-sanitarias, informativas, recreativas y de servicio social profesional. Además se pone en vigencia su reglamento de becas.

 

En 1960 el Consejo Universitario aprobó el reglamento de incorporaciones de profesionales a la UNAH, el cual establece los requisitos para los profesionales hondureños y extranjeros graduados en otras universidades.

 

Se crea la Librería Universitaria el lo. de febrero y se pone en vigencia provisional su proyecto de reglamento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Feria internacional del libro, en las instalaciones de la Librería Universitaria "José Trinidad Reyes"

 

Se celebra la Primera Reunión Técnica de Planificación Universitaria Centroamericana en Tegucigalpa donde se tomaron acuerdos beneficiosos para la UNAH, entre ellos la ayuda regional y el intercambio de experiencias entre las universidades centroamericanas. Posteriormente se realizó la II Reunión Técnica en la Ciudad Universitaria "Rodrigo Facio" de Costa Rica, donde se trató sobre la integración de las publicaciones de revistas y otras ediciones periódicas de las universidades centroamericanas, evaluación de recursos materiales y humanos en los campos de enseñanza para establecer cursos especializados.

Se aprobó el reglamento del personal docente de la Universidad.

 

En 1961 el Consejo Universitario autorizó también el ingreso a la UNAH de los maestros, con la salvedad de que podían continuar estudios únicamente en las carreras de Pedagogía y Ciencias de la Educación y de Sicología General en tanto no se establezcan otras que también tiendan a la superación del maestro como tal.

 

El Consejo Universitario en acta N°8, punto N°3 del 15 de junio de 1961, fue aprobado el reglamento del Centro Universitario de Estudios Generales con los propósitos siguientes:

 

1. Impartir enseñanza, en servicio a las facultades profesionales o cualquier curso universitario.

 

2. Impartir enseñanza directamente a los alumnos no graduados o graduados que ingresan al Centro así podrá:

 

a) Promover licenciaturas y doctorados con base a planes de estudios o programas desarrollados por el Centro y aprobados por el Consejo Universitario.

 

Se imparte un curso de verano para maestros de educación primaria para contribuir al mejoramiento cualitativo y técnico de la educación.

 

En 1962 el Gobierno de la República aportó Lps. 150,000.00 para la compra de los terrenos de la Ciudad Universitaria.

 

También este año se organizó el Sindicato de Trabajadores de la Universidad SITRAUNAH.

 

Se aprobó el reglamento para la elaboración y presentación de tesis para alcanzar cualquiera de los grados que otorga la Universidad.

 

La Universidad adquiere documentos originales de José Cecilio del Valle que obraban en poder del Lic. Juan Bautista Valladares Rodríguez.

 

Se adquieren 80 manzanas de terreno para la construcción de la ciudad universitaria y se firma una opción de adquirir 30 manzanas adicionales.

 

En el mes de junio de 1965 la Asamblea Nacional Constituyente discutió y aprobó el artículo 157 el cual es idéntico al artículo 146 de la Carta Fundamental de 1957 que dice: "La Universidad Nacional es una institución autónoma con personalidad jurídica. Goza de la exclusividad de organizar, dirigir y desarrollar la enseñanza superior y la educación profesional".

 

Este año la Universidad contaba con 2112 alumnos; por ello era necesario reglamentar y sistematizar los procedimientos de la matrícula de la Oficina de Registro, para un mejor control del proceso académico y es así como el Consejo Universitario aprueba poner en vigencia el reglamento de matrícula.

 

El 30 de junio de este año bajo el rectorado del Ing. Arturo Quesada, se inició la construcción de la Ciudad Universitaria.

 

Las comisiones que intervinieron en su diseño recomendaron que no se construyeran edificios para facultades, sino para aulas, laboratorios y salas de conferencias para servicio de toda la Universidad, a fin de tener mayor flexibilidad y aprovechar más la inversión. La opinión técnica prevaleció y este fue el criterio que se adoptó en la construcción de los primeros edificios de la ciudad universitaria.

 

En este mismo año el Estado le otorgó constitucionalmente a la UNAH el 3% de los ingresos corrientes del presupuesto de la Nación, en lugar del 2% que se recibía y se aprobó el reglamento de administración financiera.

 

Las autoridades universitarias conscientes de la necesidad de trabajar planificadamente, en 1966 se elabora y aprueba el primer plan quinquenal de desarrollo de la UNAH, período 1967-1972 como guía del desarrollo integral de la Universidad. Se hizo una edición de 2,000 ejemplares.

 

El plan contemplaba los apartados siguientes:

 

Primera Parte:

El plan

 

1. Objetivos de la Universidad

2. Metas del Plan

3. Aspectos Jurídicos

4. Nomenclatura Académica

5. Plan Académico

6. Plan Administrativo

7. Plan Físico

8. Programas

9. Costo y Financiación

 

Segunda Parte:

Fundamentación del plan

 

1. La Situación Nacional

2. La Universidad Inventario Institucional

3. Metas

Bibliografía

 

En este mismo año el Claustro Pleno Universitario reelige al Rector Ingeniero Arturo Quesada, para un segundo período 1966-1969, otros aspectos relevantes de este año son:

 

La creación de las carreras de Profesorado en Educación Media, la firma de un convenio con la Universidad de Chile; la aprobación de la estructura de la enseñanza por departamento, y la aprobación del reglamento para el otorgamiento de distinciones honoríficas tales como:

 

1. Doctor Honoris Causa por trabajo de investigación científica o por relevantes servicios a la Ciencia y a la Cultura.

 

2. Título de Profesor Honorario por servicios distinguidos en la Educación y por Investigación Científica.

 

3. Otras distinciones.

 

También se acuerda que toda persona que aspire a proseguir una carrera universitaria deberá ingresar a estudios generales, en donde recibirá por el término de un año su formación básica. Antes de esta fecha solamente estaban obligados los aspirantes a las Carreras de Ingeniería, Química y Farmacia, Medicina y Odontología.

 

En este mismo año como parte del Programa de Extensión Universitaria, por primera vez la Universidad ofrece cursos libres durante el período de vacaciones. Estos cursos versaron sobre periodismo radial, administración pública y sobre arte.

 

Se compran 30 manzanas de terreno, 21 hectáreas en la ciudad de San Pedro Sula, destinadas a lo que hoy en día es el Centro Universitario Regional del Norte.

 

Se inician los estudios generales en San Pedro Sula bajo la dirección de la Profesora Tula Bográn de Güel. Dicho plan se comenzó con la creación de las Secciones de Filosofía, Matemáticas, Español y Ciencias Sociales.

 

En 1967 se aprobó el reglamento del programa de asistencia médico hospitalaria para los estudiantes universitarios, cuyos fondos estarán constituidos por las aportaciones de los estudiantes, aportaciones de la UNAH y por las ayudas o donaciones.

 

Los beneficios del programa comprenden asistencia médico quirúrgica, hospitalización, exámenes, servicios médicos especializados y servicios farmacéuticos por un monto hasta de Lps. 250.00 al año.

 

En el seno del Consejo Universitario se aprobó el reglamento de carrera docente según consta en acta No.183. Su elaboración se realizó de conformidad a la Ley Orgánica, y vincula al docente con un sistema de méritos que garantice las condiciones de ingreso, ascenso, estabilidad y retiro.

 

Fuerzas militares destacadas para proteger la Comitiva del Presidente Anastacio Somoza de Nicaragua y portando armas nacionales allanaron el edificio que ocupaba la Facultad de Ingeniería, ante este hecho el Consejo Universitario protestó y condenó este atropello, responsabilizando a las Fuerzas Armadas de Honduras por el mismo y excitó a las mismas a "evitar que sucedan tan bochornosos actos que atentan contra la UNAH, la dignidad y el prestigio nacional".

 

Se aprobó el reglamento de becas para la formación y tecnificación del personal académico y administrativo de la UNAH. En el mismo se establecía la selección, tipo de beca, requisitos, obligaciones del becario y monto de la beca.

 

Según el punto 38 del acta No.183 de la sesión ordinaria del Consejo Universitario del 6 de noviembre de 1967, se aprueba el funcionamiento de la Carrera de Técnico en Laboratorio Clínico, adscrita a la Rectoría con el grado de Perito y el Título de Técnico Laboratorista, con una duración de tres años. El propósito es proporcionar a la sociedad hondureña el recurso humano capacitado para realizar análisis de sangre y recuentos.

 

En 1968 se crea la Oficina Técnica de Procesamiento de Datos, paso muy significativo en la administración por cuanto introduce la automatización de datos y de procesos.

Este mismo año y a solicitud de la representación estudiantil en el Consejo Universitario se acordó la autorización del ingreso a la Universidad a los graduados de media con título de perito mercantil y maestros de educación primaria, pero solamente en las nuevas carreras creadas por la Universidad como ser las ingenierías: mecánica, química, eléctrica y otras. Es de hacer notar que en esta oportunidad se le amplió la oferta a los maestros, que solo tenían permitido estudiar Pedagogía y Psicología.

 

El 11 de junio de 1969 se inaugura la primera fase de la ciudad universitaria, dos edificios de aulas, un edificio de laboratorios, un salón de conferencias y un edificio para la biblioteca central.

 

La inversión fue de Lps. 31858,052.11 de los cuales Lps. 200,000.00 fueron donados por la Fundación Ford; Lps. 11244,000.00 se obtuvieron de un préstamo solicitado al BID y la diferencia la constituyen los fondos propios de la Universidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edificio José Reina Valenzuela, sede de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia

En su discurso inaugural el Señor Rector Ing. Arturo Quesada expresó: "Esto representa para la Universidad la culminación de esfuerzos y anhelos, contar con instalaciones propias y adecuadas para la enseñanza con una concepción moderna".

 

Destacó que la obra no era producto de la voluntad de un solo hombre, es la resultante de la suma de muchas metas y corazones puestos al servicio de un ideal y recalcó: "La solidaridad universitaria ha de florecer bajo estos techos y jardines, como producto de la convivencia cordial de todos los universitarios. Ideas y sentimientos comunes, forjarán el nuevo ciudadano para servir a la sociedad hondureña".

 

Para finalizar expresó: "Dedico esta ceremonia a la juventud hondureña, a la presente generación y a las venideras, para que recojan y hagan suyos los ideales de Juan Lindo, fundador de dos universidades y de Ramón Rosa el gran reformador de la educación en nuestra Patria".

 

Otros aspectos importantes que se destacan durante este año son:

 

La firma de un convenio académico con la Escuela Agrícola Panamericana, conforme al cual la UNAH reconoce el programa de estudios de agricultura y ciencias relacionadas a nivel universitario. Reconoce y refrenda los títulos de agrónomos e ingenieros agrónomos que otorgue la Escuela en los grados de técnicos y licenciatura.

 

La creación de la Proveeduría General de la Universidad y su reglamento como una dependencia del Consejo de Administración, con el fin de centralizar y atender las funciones de compra, aprovisionamiento y control de existencias de materiales, mobiliario, equipo, libros, papelería y demás suministros indispensables para su buen funcionamiento.

 

La organización de las oficinas de Personal y de Registro; la aprobación de las normas programáticas para la elaboración del presupuesto de la Universidad.

 

La aprobación de las normas que rigen los cursos académicos de vacaciones, en asignaturas que forman parte de los planes de estudios para las diferentes carreras que se ofrecen en la UNAH. Estos cursos son reconocidos en el artículo 61 de la Ley Orgánica.

 

La aprobación del reglamento de viáticos de la UNAH para funcionarios, miembros de los organismos de gobierno, delegados universitarios, asesores y empleados que viajen en asunto de la Universidad.

 

La firma de un convenio de cooperación académica entre el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y las universidades miembros del CSUCA, que se refiere a las especialidades que no son impartidas por las centroamericanas.

 

Así mismo el Gobierno de la República le congela a la Universidad el 10% de las aportaciones de sus ingresos corrientes para la adquisición de bonos de la defensa nacional.

 

En 1970 se aprobaron las normas académicas de la Universidad.

 

En ese mismo año, el Claustro Pleno aprobó el manual de descripciones de puestos del personal tanto docente como administrativo, acta No.30. Posteriormente en el año 1975, según consta en las actas No.283 y No.284, se pone en vigencia el Plan de clasificación de puestos y salarios del personal docente, y en el año 1977, se aprobó un complemento de este mismo plan.

 

En 1971, se emiten las disposiciones que regulan el funcionamiento de los departamentos de la Universidad, aprobado en 1966. El departamento se define como una unidad académica fundamental que agrupa al personal académico y científico que cultiva un campo determinado del conocimiento, el cual labora en equipo en docencia, investigación y extensión.

 

Nuevamente la representación estudiantil en el Consejo Universitario, por medio de la FEUH, propuso la admisión de maestros de educación primaria y peritos mercantiles en todas las carreras de la Universidad, además de los bachilleres que tradicionalmente eran quienes podían realizar estudios universitarios. La aprobación de esta solicitud incidió en la dinámica acelerada de la matrícula de esta década, que tuvo un incremento promedio del 20.3% anual. En este año se contaba ya con 5621 alumnos. Esto significa 12% de incremento con respecto al año 1957; año inicial de la Autonomía.

 

En 1973 el Jefe de Estado en Consejo de Ministros aprueba el Decreto Ley No.45 que consiste en la reforma de los artículos 6, 8, 11 y 25 de la Ley Orgánica de la UNAH, que se refieren a las facultades y centros, escuelas e institutos que integran la Universidad, la conformación del Claustro Pleno y Consejo Universitario, facultades y centros universitarios.

 

Según acta No.255 del Consejo Universitario se establecen las normas específicas para conferir la distinción de profesor emérito.

 

La Universidad fue víctima de un atentado criminal contra las instalaciones de la Rectoría y la Secretaría General, en el edificio de aulas No.3 que ocasionó además de los daños materiales, la pérdida del archivo histórico de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y expedientes de graduados e incorporados que han sido necesarios reconstruir.

 

En 1974 se emite el reglamento que regula los artículos 48 y 49 de la Ley Orgánica de la UNAH, que se refiere a los Instructores, o sea los aspirantes a miembros del personal docente.

 

Se creó un comité de emergencia universitario integrado por la comunidad universitaria, para ayudar a los damnificados del Huracán Fifí.

 

La atención médica brindada por los alumnos y profesores de la Facultad de Ciencias Médicas, la construcción, reparación de viviendas y puentes realizadas por la Facultad de Ingeniería así como, el rescate ejemplar realizado por los estudiantes del CURLA, fueron una contribución valiosa de la juventud universitaria y de toda la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

 

El espíritu de solidaridad universitaria continuó y se realizó una campaña de promoción financiera bajo el control y supervisión de organismos competentes de la Universidad, con el propósito de recolectar un millón de lempiras en el término de 2 años. Se emitieron bonos de diferentes denominaciones para facilitar la recolección de fondos.

 

En este mismo año tuvo lugar un evento de trascendental importancia para la máxima casa de estudios "El Primer Encuentro de la Comunidad Universitaria".

 

El Primer Encuentro de la Comunidad Universitaria se desarrolló en el período entre el 12 y 16 de diciembre de 1974, constituyó un evento de mucha importancia para el Alma Mater.

 

En este evento los diferentes sectores que constituyen la comunidad universitaria tuvieron la oportunidad de expresar con toda libertad sus particulares puntos de vista y concepciones sobre la Universidad, su papel, sus tareas y objetivos.

 

El lema del Primer Encuentro de la Comunidad Universitaria " Reconstruir Transformando" refleja la estrategia de reconstrucción nacional que la UNAH propone ante el pueblo hondureño.

 

El relato general de este primer encuentro, por su importancia lo transcribimos a continuación:

 

"Primer tema: El papel de la Universidad en la presente etapa histórica". El presente tema fue expuesto el día jueves 14 por la mañana en reunión conjunta de todos los delegados e invitados especiales al Primer Encuentro de la Comunidad Universitaria y discutido en los diferentes grupos de trabajo (seis en total en horas de la tarde). En la mayoría de los grupos de trabajo prevaleció el consenso general al momento de señalar lo que debe ser la función primordial de la Universidad: Contribuir a la transformación social, ser fuerza coadyuvante en el proceso de liberación nacional, ser agente activo del cambio social. Sin embargo también se manifestaron opiniones que consideran como función principal de la Universidad la formación de profesionales y técnicos que el país necesita. Es de hacer notar que todos los participantes en el Primer Encuentro de la Comunidad Universitaria coincidieron en que el tipo de profesionales que la Universidad está obligada a formar debe responder a las necesidades concretas que la realidad hondureña plantea. Formar un nuevo tipo de profesional, consciente de los grandes problemas de la sociedad hondureña y con espíritu de servicio a favor del pueblo. La formación de profesionales, que es la tarea principal que el Estado impone a la Universidad, es uno de los medios que la Universidad utiliza o debe utilizar para cumplir con su función primordial, cual es, la de contribuir a la transformación social.

 

La transformación social a la cual la Universidad aspira supone fundamentalmente el cambio cualitativo de las estructuras socioeconómicas del país, de tal forma que sea posible la superación definitiva del estado de dependencia y subdesarrollo en que Honduras se encuentra.

 

La Universidad comprende que dicha transformación social será obra de las grandes mayorías del pueblo trabajador, protagonista que no podrá ser sustituido por nadie en este sentido, la Universidad aspira a ser una fuerza coadyuvante en ese proceso.

 

El rumbo que a partir de la presente etapa histórica debe seguir la Universidad, es el de transformarse y participar en la transformación de la realidad social, en base a una postura científica, dinámica, integral que tienda a la capacitación y liberación del hombre hondureño.

 

Para contribuir a la transformación social la Universidad debe proceder a transformarse ella misma. Circularon algunos puntos de vista que consideran la transformación de las estructuras universitarias como el paso más inmediato que debe darse antes de proceder a la participación en el proceso de transformación social. Sin embargo, es necesario insistir en que la Universidad solo puede proceder racionalmente a su propia transformación, después de haber definido con claridad y precisión cual es su función primordial. Si la Universidad no delimita su rumbo, ni precisa claramente su función primordial, cualquier tipo de reforma interna que se ponga en práctica carecerá de sentido y objetivos concretos.

 

La Universidad debe mantenerse permanentemente autocrítica a efecto de no perder la conciencia sobre el papel que esté desempeñando.

 

También fue del consenso general la idea de que para que la Universidad pueda contribuir eficazmente a la transformación social debe proceder al conocimiento científico de esa misma realidad. No se puede transformar lo que se desconoce. La investigación científica que se realiza en la Universidad debe estar orientada al conocimiento de la realidad social de nuestro país.

 

Las funciones tradicionales de la Universidad: docencia, investigación y extensión deben ser integradas en una función social unitaria, romper el aislamiento en que se ha encontrado y orientarse hacia el conocimiento de la realidad nacional, para, sobre esa base, participar en las tareas de la transformación social.

 

En lo que a la docencia respecta, se debe proceder a modificar substancialmente la relación maestro alumno y colocar ambos en una vinculación concreta con la realidad social, mediante actividades que enlacen directamente la teoría con la práctica.

 

La extensión también debe modificar su contenido, debe estar orientada a poner los conocimientos científicos al servicio del pueblo y sumarse decididamente al cumplimiento de todas aquellas tareas que de una forma u otra favorezcan e impulsen la transformación social.

 

La Universidad al encontrarse enmarcada en un determinado acondicionamiento social, directa o indirectamente, refleja los diferentes aspectos de este condicionamiento. Sin embargo esto no debe ser obstáculo para que la Universidad fije una posición política determinada frente a los grandes problemas que el subdesarrollo y la dependencia suponen. La posición política de la Universidad debe estar fundamentada en un análisis científico y concreto de la realidad social.

 

Además de las discusiones en torno a los temas centrales de este Primer Encuentro, los delegados e invitados formularon distintas sugestiones y recomendaciones que pudieran servir a los objetivos de la transformación universitaria. Recomendaciones concretas para modificar las estructuras académicas de la Universidad, crear mecanismos de vinculación con el pueblo, reformar planes de estudio, suprimir o reorganizar determinadas unidades académicas de la máxima casa de estudios. En este último sentido, algunos participantes en el Encuentro plantearon la supresión del Centro Universitario de Estudios Generales CUEG y otros sugirieron la simple reestructuración de dicha unidad. Sin embargo estos problemas únicamente fueron planteados y no merecieron ninguna discusión especial por no estar comprendidos como problemas específicos, en el temario del Primer Encuentro de la Comunidad Universitaria.

 

Segundo tema: La Autonomía con contenido y alcance en la sociedad hondureña actual. Al discutir el tema de la Autonomía Universitaria, la mayoría de los participantes, en el Primer Encuentro coincidió en el carácter estrictamente relativo del concepto. Tal relatividad fue analizada de diferente manera. Para algunos esta relatividad surge de la dependencia financiera en que se encuentra la UNAH, para otros, la relatividad de la autonomía debe considerarse con relación al sistema social concreto en que nos encontramos.

 

En relación con el problema de la independencia financiera de la Universidad con respecto al Estado, se insistió en la necesidad de considerar la asignación presupuestaria que recibimos, como una obligación fundamental del Estado y no como una simple concesión. Se recomendó un conjunto de medidas, que van desde la creación del Banco Universitario hasta la prestación de servicios profesionales a las instituciones públicas y privadas, con el fin de aumentar las posibilidades financieras de la Universidad. Otros señalaron los peligros que entraña para la Universidad el convertirse en empresa. Fue de aceptación general la necesidad de exigir del Estado el aumento de la asignación presupuestaria para la Universidad. Deben incorporarse a la Universidad, los centros de enseñanza superior que funcionan fuera del sistema universitario.

 

La autonomía es una conquista de las fuerzas democráticas del país y constituye en este momento histórico concreto, una condición indispensable para el mayor desarrollo y funcionamiento de la Universidad. La autonomía es un instrumento indispensable para que la Universidad pueda cumplir su función primordial. La autonomía no es un fin en sí mismo, sino un medio para que la Universidad pueda cumplir mejor y más eficazmente sus funciones y tareas. La defensa de la autonomía deber ser una labor permanente de toda la comunidad universitaria.

 

La unidad interna de las fuerzas democráticas de la Universidad es un factor de gran importancia para que la defensa de la autonomía sea efectiva.

 

La participación de la Universidad en las diferentes actividades de la vida nacional y su eventual colaboración con determinados proyectos que los sectores oficiales pongan en práctica, deben servir también para el fortalecimiento y consolidación de la autonomía. La autonomía no debe conducir a la Universidad al aislamiento ni debe permitirle encerrarse en sí misma. La autonomía no debe entenderse como un recurso que facilite y autorice el aislamiento de la Universidad y su enclaustramiento.

 

La Universidad no debe limitarse a la simple interpretación formal del concepto de autonomía. La definición en la práctica de la formulación jurídica del concepto de autonomía sólo es posible obtenerla sobre la base de la acción concreta. Cuando la Universidad actúa, cuando sale de sus recintos y se decide a cumplir con su función primordial es cuando comienza a definirse concretamente el contenido esencial de la autonomía universitaria.

 

Entender la autonomía como el simple derecho a la autodeterminación administrativa equivale a reducir los alcances y posibilidades que la misma supone.

 

La vinculación de la Universidad con los sectores del pueblo es una garantía más en la defensa de la autonomía universitaria. La amplia divulgación informativa sobre todo tipo de labores que se realicen es de trascendental importancia en este sentido.

 

En algunos grupos de trabajo se insistió en la idea de que la autonomía no debe ser concebida como un poder para legitimar todo tipo de acciones arbitrarias e irresponsables, que los diferentes grupos universitarios pudieran realizar.

 

La autonomía debe ser entendida, se dijo, como un compromiso solemne para servir al pueblo que sostiene a la Universidad.

 

Se insistió además, en el hecho de que la Universidad puede hacer uso efectivo de su autonomía solamente en la medida que haya definido con precisión y claridad, sus objetivos y tareas fundamentales y su función primordial. Algunos delegados consideraron que el aspecto fundamental de la autonomía está relacionado directamente con la situación económica de la Universidad, para otros delegados el aspecto fundamental de la autonomía radica principalmente en el problema del papel que debe desempeñar la Universidad.

 

El mutuo respeto a las concepciones y posiciones políticas de diferente naturaleza que se sostienen dentro de la Universidad más la eliminación del sectarismo político como conducta sistemática, son factores de gran importancia para consolidar la autonomía universitaria, defenderla y desarrollarla. Ciudad Universitaria, noviembre 16, 1974".

 

También en este mismo año, se le otorgó la distinción de Profesor Emérito a los Profesores: Ingeniero, Sabino Mass, Doctores, Carlos Manuel Gálvez y Miguel Cruz Zambrano por su meritoria labor en el desarrollo académico, científico y cultural de la Universidad.

 

En 1975, el Claustro Pleno Universitario resuelve integrar en cada facultad o centro, comisiones, para la revisión de los planes de estudio de todas las carreras, a fin de que éstos respondan a las necesidades del país. Se propuso la reestructuración académica de la Universidad. Todo esto de forma coherente con lo acordado en el I Encuentro de la Comunidad Universitaria.

 

EL Rector Jorge Arturo Reina Idiáquez, presidió la comisión investigadora del soborno bananero nombrada por el Jefe de Estado.

 

Se participó en el Encuentro de Universidades Latinoamericanas celebrada en Bogotá, Colombia, al que asistieron los rectores de 80 universidades.

 

Entra en vigencia el reglamento que regula las representaciones ante los organismos de gobierno de la Universidad, de los miembros del personal docente, de los colegios profesionales y de las asociaciones de estudiantes contemplada en la Ley Orgánica.

 

Se reforman los artículos 19 y 20 de las normas académicas que se refieren a los requisitos de los miembros y las tareas de la comisión académica.

 

En 1976, la Universidad vuelve a ser víctima de un acto vandálico, cometido contra los vigilantes, las instalaciones físicas de la Editorial Universitaria y la FEUH.

 

Se crea la Orquesta de Cámara de la Universidad mediante convenio suscrito con el Banco Central de Honduras. El Consejo Universitario aprueba el reglamento de entrega de títulos. Se nombran tres miembros para integrar el Consejo Asesor de la Jefatura de Estado, creado mediante decreto No.327 del 9 de marzo del año en curso; un miembro por el Comité Ejecutivo de la FEUH, otro por el profesorado de la Universidad y un tercero por parte de la rectoría.

 

Los respectivos miembros propietarios fueron el Estudiante, Carlos Arita Valdivieso y los Licenciados José Armando Sarmiento y Virgilio Carías Velásquez.

 

El valor de las dietas que le corresponden a estos miembros de conformidad con el artículo 22 del decreto referido, se donaron a la máxima casa de estudios.

 

Se inicia la reestructuración administrativa aprobado por el Consejo Universitario en reunión del 18 y 19 de noviembre de 1976; a fin de permitir mayor eficiencia en el trabajo, mayor economía de recursos y establecer la correspondencia que debe existir entre la administración y las funciones principales de la Universidad: docencia, investigación y extensión.

 

El estudio presentado contó con: un diagnostico; sus antecedentes y situación actual; los principios básicos de la nueva organización administrativa. Además planteó la creación de cinco direcciones jerárquicamente dependientes de la Rectoría; docencia, investigación científica, extensión, servicios estudiantiles y una dirección administrativa.

En 1977 la Secretaría de Educación Pública, en cumplimiento del artículo 157 de la Constitución de la República comunicó a la UNAH, la solicitud de autorización para la fundación de una universidad privada, a nombre de la Asociación Hondureña para el Fomento de la Educación Superior, a fin de que emitiese su opinión razonada.

 

La UNAH respondió que era absolutamente necesario la existencia de una ley formal que regule de modo general todos los aspectos esenciales de las universidades particulares. De ser emitida esa Ley tiene que respetar lo establecido en el artículo 157, así como respetar el derecho común de todas las instituciones autónomas de ser oídas en la discusión y aprobación de leyes que la afectan a tenor del artículo 307 de la Carta Fundamental.

 

En este año se aprobó el reglamento interno del Claustro Pleno Universitario que consta de 30 artículos.

 

El Patronato Nacional de la Infancia donó a la UNAH el edificio donde están ubicadas las Carreras de Medicina y Enfermería.

 

Se ratificó el convenio especial de cooperación con la Universidad de Pisa, a efectos de prestar apoyo en la formación de personal docente de los Postgrados de Trabajo Social y Planificación de Ciencias Económicas.

 

Se aprobaron:

 

El plan de arbitrios, que regula los arbitrios y tasas que habrán de pagarse a la Universidad, para obtener parcialmente ciertos derechos y servicios que la Institución proporciona, y;

 

El plan de clasificación de puestos y salarios para el personal docente, se creó el consejo general de la carrera docente, con carácter de comisión asesora del departamento de personal.

 

Se organizó el Comité para la Defensa de la Autonomía Universitaria, conformado por todos los sectores que integran la comunidad universitaria para defender el artículo 157 de la Constitución de la República, que otorga la exclusividad a la Universidad de organizar, dirigir y desarrollar la educación superior y profesional en nuestro país.

 

Se firmó un convenio de cooperación entre la Universidad y el Centro Latinoamericano de Trabajo Social CELATS para el funcionamiento y desarrollo del programa latinoamericano de Magister en Trabajo Social.

 

Se llevó a cabo la reforma del Plan de Educación General como proyecto científico pedagógico, llamado a proporcionar al futuro graduado universitario una visión científica, coherente y armónica sobre la naturaleza y la sociedad. Con este plan se da inicio a una transformación académica, que comprenderá a toda la Universidad a efecto de que la metodología del proceso formativo, los contenidos programáticos y los sistemas de evaluación sean revisados y actualizados, a fin de hacerlos coherentes con los principios delineados por el I Encuentro de la Comunidad Universitaria.

 

En 1978, la UNAH presentó al Consejo Asesor de la Jefatura de Estado un anteproyecto de Ley, elaborado con rigurosidad científica y contentivo de disposiciones que regulen la fundación y funcionamiento de las universidades particulares.

 

En el Consejo Asesor se discuten los Anteproyectos de Ley presentados y después de su aprobación se elevó a conocimiento del Jefe de Estado, General Juan Alberto Melgar Castro, en Consejo de Ministros, emitiéndose el decreto 577, que entró en vigencia el 6 de febrero.

 

Esta Ley es el desarrollo del artículo 157, donde se respetan las atribuciones que constitucionalmente se le han conferido a la UNAH; organizar, dirigir y desarrollar en forma exclusiva la enseñanza superior y la educación profesional. En el artículo 2 se le reconoce a las personas jurídicas hondureñas, la iniciativa de promover la fundación de universidades particulares sin perjuicio de las atribuciones que corresponden a la UNAH. El artículo 7 expresa que las solicitudes de autorización para fundar universidades particulares se presentarán ante la Secretaría de Educación Pública y serán remitidas por acuerdo del Poder Ejecutivo, emitido por conducto de dicha Secretaría de Estado, oyendo previamente la opinión razonada de la UNAH, la cual se remitirá a la Secretaría de Educación Pública dentro de un plazo de 90 días. En el artículo 11 se concede a la UNAH la facultad de aprobar carreras, planes de estudios, grados académicos, requisitos de graduación y refrendar títulos o diplomas.

 

Se suscribe un convenio de cooperación con la Universidad D’Aix-Marseille, y se ratifica otro con la Universidad Kim Il Sumg de la República Popular Democrática de Corea. Se suscribe un convenio de prestación de servicios docentes con la Escuela Militar "General Francisco Morazán".

 

El Consejo Universitario acordó:

 

"Toda persona que egrese de la UNAH deberá obtener su grado y título académico en el término de dos (2) años contados a partir de la fecha de egreso. Las personas que infringiesen las disposiciones anteriores, deben para poder graduarse cursar un ciclo de estudio de actualización de conocimientos evaluado. Si reprobara, deberá repetirlo hasta lograr su aprobación".

 

Se otorgó reconocimiento y equivalencia de estudios realizados en la Escuela Superior del Profesorado "Francisco Morazán", para los graduados de profesores de educación media, en las asignaturas que procedan de conformidad con los dictámenes técnicos de los organismos competentes de la UNAH.

 

Se interpuso el recurso de inconstitucionalidad contra el decreto No.752 que reformó los artículos 2, 11 y 12 de la Ley de Universidades Particulares, que fue emitido el 27 de enero de 1978.

 

Ante esta situación la UNAH integró una comisión de juristas del más alto nivel para preparar el recurso de inconstitucionalidad. También se crearon comités con representación de todos los sectores de la comunidad universitaria, para divulgar en los claustros de profesores y comunidad universitaria en general el atropello cometido contra la Universidad y su autonomía. Se solicitó el apoyo y solidaridad de los Colegios Profesionales, Organizaciones Democráticas, Partidos Políticos, Universidades Centroamericanas CSUCA y de América Latina UDUAL con el fin de derogar dicho decreto. Asimismo se estableció comunicación con funcionarios del Gobierno de la República a efectos de viabilizar el objetivo propuesto.

 

Las reformas tendían, en lo esencial, a privar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, de la potestad exclusiva conferida por las Constituciones de 1957 y 1965 en sus artículos 146 y 157, respectivamente; de organizar, dirigir y desarrollar la enseñanza superior y la educación profesional, para atribuirle al Poder Ejecutivo, y a crear el mecanismo de que se valdría dicho Poder para cumplir tales cometidos. Especialmente en lo referente a la aprobación de carreras, planes de estudios, grados académicos, requisitos de graduación y demás asuntos análogos relacionados con las universidades particulares.

 

El decreto No.752 contraviene lo prescrito por el artículo 157 de la Constitución de la República, además de ser inconstitucional porque antes de ser discutido y aprobado no se oyó el parecer de la Universidad, como lo manda el artículo 307 del referido ordenamiento jurídico.

 

La Junta Militar que aprobó el decreto No.752, estaba integrada por el General Policarpo Paz García y los Coroneles Domingo Alvarez y Amílcar Zelaya.

 

El Consejo Universitario acordó otorgar un voto de reconocimiento al Rector Lic. Jorge Arturo Reina, y al Lic. Ramón F. Izaguirre, Secretario General por su meritoria labor en la conducción de la Universidad, haciéndoles entrega de pergaminos en acto solemne.

 

A solicitud de la Escuela Nacional de Ciencias Forestales el Consejo Universitario acordó el refrendar los diplomas de dasonomía en manejo y administración forestal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edificios de aulas, Leandro Valladares y Rómulo E. Durón respectivamente

Se terminó la construcción del Edificio de Aulas 4A que en su primera y segunda etapas se concluyó en 1978, con un valor de Lps. 21100,000.00. El edificio 4B se inició en 1979 y concluyó su construcción en 1980, la inversión de la Universidad fue de Lps. 21400,000.00.

 

Se aprobó el plan de clasificación de puestos y salarios del personal administrativo y el manual de descripción de puestos del personal administrativo a fin de que entrase en vigencia a partir de enero de 1979.

 

Se establece como requisito de matrícula para los alumnos de primer ingreso el cursillo de orientación a cargo de la Dirección de Servicios Estudiantiles.

 

Se realizó el III Congreso Centroamericano de Sociología sobre el Tema "Estado y Políticas de Desarrollo en Centroamérica y Panamá" bajo los auspicios de la UNAH, CSUCA, UNESCO y la Asociación Hondureña de Científicos Sociales AHCIS. El Congreso reunió alrededor de doscientos científicos sociales de Centroamérica, Panamá y El Caribe e invitados especiales de diversos países.

 

En 1980 se elaboró el reglamento de los consejos de carrera docente que consta de VIII Capítulos. Este es un organismo técnico encargado de asesorar a los organismos de gobierno de la Universidad, planificar y programar la política general de la carrera docente, de conformidad con el reglamento de carrera docente, el manual de valoración de puestos y salarios y el manual de calificación de méritos.

 

Se integra una comisión de la comunidad universitaria para elaborar el planteamiento, dirigido al Presidente de la Junta Militar de Gobierno fundamentando la necesidad de incremento presupuestario del 3% al 6%.

 

El Consejo Universitario autorizó al Señor Rector para que integrase una comisión interdisciplinaria para coordinar la elaboración del plan de desarrollo de la universidad.

 

Se le otorga al Licenciado Manuel Antonio Santos la distinción de Profesor Emérito, por su meritoria labor durante varias décadas, en el ejercicio de su profesión de pedagogo.

 

Se aprobó el reglamento interno del Consejo Universitario que consta de los siguientes capítulos:

 

Capítulo I : Objeto

Capítulo II : De los Miembros

Capítulo III : De las atribuciones del Consejo

Universitario

Capítulo IV : De las Sesiones, Convocatorias y

Asistencias

Capítulo V : Procedimientos de las Sesiones

Capítulo VI : De las Mociones

Capítulo VII : Sistema de Votación

Capítulo VIII : De las Comisiones

Capítulo IX : Disposiciones Generales

 

En base al proyecto de las disposiciones generales de presupuesto se elaboró y aprobó el reglamento de ejecución presupuestaria, que regula lo relativo a dicha actividad.

 

Por disposición del Consejo Universitario se encomendó a la Secretaría General, por medio de la Oficina de Registro, la función de planificar y ejecutar el proceso de matrícula e inscripción de estudiantes, introduciendo nuevos métodos para agilizar el proceso. Anteriormente la Oficina de Registro dependía de la Dirección Académica.

 

La Dirección de Servicios Estudiantiles realizó un seminario sobre alcoholismo y drogadicción como primera etapa conducente al análisis crítico de las causas y consecuencias de este problema en la sociedad hondureña.

 

Se aprobó según acta No.361, punto No.5, del 24 de octubre de 1980 del Consejo Universitario, el Reglamento de los Cursos de vacaciones.

 

Los objetivos de los cursos de vacaciones eran los siguientes:

 

1. Permitir que los estudiantes adelanten sus estudios, acortando así su permanencia en la Universidad antes de graduarse.

 

2. Ampliar los servicios que la UNAH presta a la sociedad hondureña, permitiendo que estudiantes de otras carreras y particulares que reúnan ciertos requisitos de cultura y nivel académico puedan actualizar sus conocimientos.

 

3. Permitir optimizar los recursos materiales y humanos de la institución y del tiempo de que disponen los maestros, estudiantes y trabajadores.

 

4. Contribuir a la transformación social del país.

 

Sobre su organización, los departamentos y carreras determinarán de mutuo acuerdo las asignaturas que se impartirán; no deberán de exceder de 5 unidades valorativas.

 

El personal que impartirá los cursos de vacaciones deberá ser seleccionado de común acuerdo, por el claustro de profesores del departamento respectivo, en su defecto por la junta directiva de facultad o consejo de centro.

 

Los profesores que hayan sido seleccionados para servir cursos de vacaciones, recibirán lineamientos metodológicos para emplear en el desarrollo de los mismos, por la Dirección de Docencia.

 

Los cursos de vacaciones serán intensivos, de manera que las asignaturas cubran el número de unidades valorativas servidas en el período regular. Estos cursos se desarrollarán ordinariamente de lunes a viernes en jornadas diurna y nocturna. El estudiante que tenga el 30% de inasistencia, pierde derecho a las evaluaciones.

 

Las evaluaciones de estos cursos serán continuas, igual que en los cursos regulares. Las programará el docente, utilizando técnicas que considere adecuadas, dependiendo de la naturaleza de la asignatura, amparándose siempre en las establecidas por la Universidad.

 

Cada docente que imparte el curso de vacaciones será el responsable del correcto desarrollo del mismo. La programación de estos cursos la realizará el decano de cada facultad o director de centro al iniciar el segundo semestre, presentando a la Dirección de Docencia el plan de asignaturas que se servirán en el curso de vacaciones. El Director de Docencia autorizará el funcionamiento de los cursos de vacaciones, siempre que cumplan con los requisitos reglamentarios.

 

La UNAH experimentaba un acelerado proceso de crecimiento y desarrollo, por lo que se hacía necesario tomar medidas para coordinar sus actividades y que sus unidades trabajasen armónicamente. En este sentido, la planificación debe ser una función permanente que de por resultado la definición, formulación, ejecución, seguimiento y control de planes, programas y proyectos, según políticas previamente definidas.

 

Como resultado de esta necesidad, las autoridades universitarias acordaron la creación de la Dirección de Planificación Universitaria en noviembre de 1976, pero es hasta diciembre de 1980 cuando se organiza y empieza su funcionamiento.

 

En 1981 se integró una comisión paritaria para plantear a la Asamblea Nacional Constituyente la derogatoria del decreto No.752 del 23 de abril de 1979 y el otorgamiento global del 6%.

 

Se le otorgó al Ing. Roberto Domínguez Agurcia la distinción de Profesor Emérito por su meritoria labor desarrollada en la Facultad de Ingeniería.

 

Las autoridades universitarias realizaron el Segundo Encuentro de la Comunidad Universitaria en el período del 11 al 15 de mayo de 1981. En el mismo se debatieron las ponencias presentadas por los representantes de las unidades académicas, de los trabajadores organizados, de los partidos políticos y profesionales universitarios interesados en aportar sus luces a la temática planteada.

 

El Primer Tema: Universidad Estado, en el subtema A: Carácter Estatal de la Universidad, se vertieron los puntos de vista siguientes: concepción de que es Estado y las características del hondureño, la falta de apoyo del mismo Estado para un organismo especializado en materia de educación superior y las causas del no cumplimiento de la legislación vigente a la Universidad.

 

En el subtema B: Relación Universidad - Gobierno, se planteó que la UNAH debe tomar la iniciativa para articular su función académica con los grandes objetivos nacionales, no aislarse y por el contrario buscar los mecanismos para cumplir con los preceptos constitucionales de contribuir al desarrollo nacional.

 

El segundo tema: Universidad - Comunidad Nacional, en el subtema A: Universidad y organizaciones populares se discutió sobre la conceptualización de lo que es el pueblo, se definió además la relación que debe tener la UNAH con los sectores populares y para hacerlo realidad es necesario que las unidades académicas cumplan con la función de extensión universitaria.

 

En el subtema B: Universidad y Organizaciones Políticas, se debatió acerca del papel de la UNAH y su relación con los partidos políticos concluyendo que la Universidad como institución seria y responsable deberá estar abierta a todas las formas o corrientes de pensamiento y adoptar una actitud crítica en relación con todas las organizaciones políticas existentes.

 

En el subtema C: Universidad y Empresa Privada, se sugirió que a fin de que la Institución contribuya al planteamiento de soluciones a los enormes problemas que vive el pueblo hondureño es necesario hacer diferentes estudios:

 

1o. Uno para la capacitación y especialización de los recursos humanos.

 

2o. Otro para detectar la dependencia tecnológica, la subutilización de la capacidad instalada y otros.

 

3o. Además apoyar a la pequeña y mediana empresa a través de los resultados del trabajo serio de sus investigadores.

 

El Consejo Superior de Universidades Centroamericanas y la Universidad de Santo Domingo, suscriben un convenio de intercambio y cooperación para el intercambio de profesores e investigadores, estudiantes a nivel de postgrado y de publicaciones entre las universidades centroamericanas y la de Santo Domingo.

 

Bajo los auspicios y por invitación de la UNAH y la Dirección de Planificación Universitaria se reunió del 23 al 25 de julio de 1981, en la ciudad universitaria de Tegucigalpa, el Primer Encuentro de Planificadores Educativos, con el fin de intercambiar conceptos y experiencias en torno a la planificación educativa.

 

Los objetivos generales fueron: el establecimiento de mecanismos de coordinación y comunicación entre las instituciones participantes; la creación de equipos de trabajo de integración interinstitucional; la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento para desarrollar los centros superiores de educación, dentro del marco de la democratización de la enseñanza y su vinculación efectiva con los procesos de desarrollo.

 

La temática que desarrollaron los participantes fue la siguiente:

 

1o. Importancia de la planificación en la educación superior.

 

2o. Coordinación entre la UNAH y las instituciones privadas para la educación superior.

 

3o. La Educación Superior Estatal y el Desarrollo.

4o. La Escuela Nacional de Ciencias Forestales.

 

5o. Planificación Curricular de la Escuela Nacional de Agricultura en función de los programas de desarrollo agrícola.

 

6o. Participación financiera del Estado en la Educación Nacional.

 

7o. La Inversión Pública en los distintos niveles de la Educación.

 

8o. Experiencias de la UNESCO sobre planificación educativa en Honduras.

 

9o. Formación de Planificadores de la Educación en la UNAH.

 

La aceptación que se dió a la invitación de la UNAH constituyó según opinión de los propios participantes, uno de los logros más significativos del evento.

 

Se aprobó el reglamento de instructores cuya función consiste en auxiliar, a los profesores en las tareas académicas, orientar y asesorar a los estudiantes asignados al profesor.

 

Se creó el programa de educación a distancia adscrito a la Dirección de Extensión Universitaria y se realizó el Primer Encuentro Obrero Campesino Estudiantil.

 

En 1982 el Congreso Nacional aprobó el decreto No.160 que literalmente dice:

 

Artículo único: Interpretar el párrafo 4o. del artículo 160 de la Constitución de la República en el sentido de que los títulos de carácter académico otorgados por las universidades privadas y extrajeras deberán ser reconocidos por la UNAH, hasta tanto se emita la ley especial a que se refiere el párrafo 3o. del mismo artículo, siempre que se hayan cumplido los requisitos establecidos en la Ley, bajo cuya vigencia se obtuvieron. En base a lo anterior el Consejo Universitario aprobó reconocer los títulos emitidos por la Universidad Privada "José Cecilio del Valle".

 

Se interpuso recurso de nulidad ante la Corte Suprema de Justicia por la convocatoria anticipada a los miembros del Claustro Pleno para elegir Rector, 1982-1985. Este alto tribunal acordó la suspensión del acto reclamado. Las autoridades universitarias no obedecieron el mandato de suspensión porque con el se estaba restringiendo su derecho a elegir sus propias autoridades. Sin embargo la Corte Suprema de Justicia del país, otorgó el recurso de amparo, decretando la nulidad de la elección del Rector verificada por el Claustro Pleno en la sentencia emitida el viernes 25 de junio, en una clara violación a la autonomía universitaria.

 

Se otorgaron medallas y diplomas de Honor al Mérito por su meritoria gestión como Secretario del Consejo de Administración al Abogado Armando Aguilar Cruz, Periodista Angel Enrique Zelaya por sus Bodas de Oro en el ejercicio profesional y su loable labor orientadora y Diplomas de Honor al Mérito al Lic. Nery Chinchilla y al Ing. Luis Cardona por su destacada participación como Miembros del Consejo de Administración.

 

El Consejo Universitario dictaminó que a partir del 20 de enero, fecha en que entró en vigencia la actual Constitución de la República, quedó derogado el Decreto Ley 752 de fecha 23 de abril de 1979, por lo tanto la aprobación de todas las carreras, planes de estudio, grados académicos, requisitos de graduación, reconocimientos de títulos o diplomas y demás aspectos académicos concernientes a las universidades privadas, le corresponde a la UNAH. Para el cumplimento de estas facultades la UNAH se comprometió a emitir un reglamento especial que regule los procedimientos, requisitos, formalidades y demás aspectos académicos.

 

El Consejo Universitario acordó llevar a cabo reformas al proceso de matrícula tendientes a agilizarlo y lograr su eficiencia. La Dirección de Planificación Universitaria como una dependencia asesora de la Rectoría de la UNAH, organizó con su personal técnico y de apoyo en noviembre y diciembre de 1982, dos jornadas de trabajo, "Alternativas de Desarrollo para la nueva Universidad", los objetivos generales fueron:

 

1o. Propiciar la comprensión en los mandos superiores, de que la planificación como actividad, es una necesidad objetiva para el desarrollo de la UNAH.

 

2o. Lograr una conciencia crítica sobre los problemas actuales de nuestra Universidad y las alternativas de solución para los mismos. Se contó con la participación activa y comprometida de las autoridades académicas y administrativas, también nos acompañaron con todo entusiasmo los exrectores de la UNAH.

 

La temática abordó exposiciones sobre aspectos: académicos, administrativos, financieros y físicos. Es necesario destacar que ambas jornadas fueron el punto de partida de los planes operativos anuales y del Diagnóstico Institucional período 1978 - 1992.

 

Comprendiendo las autoridades que una de las funciones de la UNAH es la investigación científica, fue declarado 1983 como "Año de la Investigación Científica" y en el mes de febrero se realizó el Primer Encuentro de Autoridades Universitarias y Colaboradores Investigadores en la Ciudad de Siguatepeque.

 

En este mismo año se realiza la primera semana científica en la ciudad universitaria con los objetivos siguientes:

 

1o. Dar a conocer gran número de investigaciones realizadas por connotados docentes.

 

2o. Incrementar la producción científica en las diversas áreas que contempla la Universidad.

 

3o. Involucrar a todas las instituciones del país a que presenten sus trabajos científicos.

 

4o. Dar a conocer al público en general toda la producción científica que se realiza en el territorio.

 

5o. Buscar participación internacional, especialmente del istmo centroamericano, a efecto de lograr la unión de todos los países del área en el aspecto científico tecnológico.

 

Participaron doscientos (200) investigadores científicos, de los cuales siete (7) eran extranjeros, de Centroamérica, Panamá y América del Sur.

 

El programa de educación a distancia adscrito, a la Dirección de Extensión Universitaria, se elevó a la categoría de dirección académica dependiente de la Rectoría, adoptando la denominación de Sistema Universitario de Educación a Distancia.

 

La presencia de la Universidad en Honduras se vió ampliada con el surgimiento de este nuevo sistema, creando una opción a estudios superiores para aquellas poblaciones que no tienen acceso a los centros de educación presencial por razones geográficas, familiares, económicas, ocupacionales, etc., dando respuesta así a las constantes demandas de capacitación de un mayor numero de personas que no pueden obtenerla en las universidades convencionales.

Se creó la condecoración "José Trinidad Reyes" como la máxima distinción que concede la UNAH. Esta condecoración se otorgará a ciudadanos ilustres y sobresalientes del país o de naciones amigas que en forma noble y leal, contribuyan al desarrollo de la ciencia, la técnica, la cultura y las artes.

 

Consiste en una medalla de oro de dos centímetros de circunferencia con el nombre del fundador de la Universidad, José Trinidad Reyes, grabado en círculo y con su imagen en el centro. En el reverso aparece el nombre de la persona que la recibe. Esta medalla fue otorgada por vez primera a la Señora Rosario Sagastume de Ferrari por su valiosa contribución a la radiodifusión nacional.

 

La Dirección de Planificación Universitaria presentó a las autoridades universitarias el Diagnóstico de la UNAH 1978-1982, en agosto de 1983. Es un estudio que pone de relieve los principales problemas que inciden en la buena marcha de la UNAH. Tratados en su origen, en su desarrollo histórico y en sus mutuas relaciones.

 

En su primer capítulo "Marco Referencial", presenta una reseña socioeconómica de Honduras y la caracterización del sistema educativo nacional. En el Segundo: "Antecedentes de la UNAH" se reseña el desarrollo histórico de la UNAH y la evolución de la misma como Institución. En el capítulo tercero "Comportamiento Reciente" se analizan las realizaciones y problemas de la organización universitaria, en las áreas académica, administrativa, financiera y física.

 

Además cuenta con un apartado donde se identifican y jerarquizan los problemas que afectan la Institución. Se presentan conclusiones para cada área estudiada y finalmente se plantea el pronóstico a la luz del análisis de la problemática identificada.

 

En 1984, una comisión integrada por los decanos y el vicerector, elabora un documento oficial que refleja la preocupación de la comunidad universitaria sobre el proceso de paz en Centroamérica y los conflictos políticos del área.

 

Se aprobó el plan de estudios de la licenciatura en ciencias de la educación, presentado por la Universidad de San Pedro Sula el 26 de octubre de 1983, en el entendido que cubre solamente una promoción; ya que para las futuras tendrán que presentar un nuevo plan de estudios conforme a las normas y manuales de uso de la UNAH, la que les brindará la asesoría necesaria.

 

Se creó el área de Ciencias Agropecuarias y Forestales como la quinta área académica que incluye las carreras de Ingeniería Agronómica, Ingeniería Forestal y Economía Agrícola. Se estableció un convenio de cooperación y ayuda mutua con la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica. Se aprobó el plan de estudios de la Carrera de Administración de Empresas en el grado de Bachiller Universitario, de acuerdo a los convenios entre la UNAH y la Escuela Militar General "Francisco Morazán".

 

En 1985 se reformó el reglamento de estudios de postgrado, el cual comprende la regularización y funcionamiento de los cursos de actualización a ese nivel, programas de especialización, maestrías y doctorados. Se le otorgó el Título de Doctor Honoris Causa al Lic. Cyril Hardy Suthrland por su dedicación a la UNAH, sus trabajos de investigación científica y su solvencia moral, pública y privada.

 

Se aprobó y se puso en ejecución el Plan de Desarrollo Universitario 1985-1989, como instrumento guía de la Institución. El acuerdo adoptado por el Claustro Pleno Universitario por unanimidad de votos en su sesión extraordinaria celebrada el día 20 de mayo de 1985, según consta en el acta No.81 y literalmente dice:

 

"Acuerdo único: Aprobar el Plan de Desarrollo Universitario 1985-1989, como un instrumento de planificación y guía técnica de trabajo: señalándose el término de 60 días hábiles, para que se publique dicho documento con las observaciones que habrán de presentarse a la Comisión de Planeamiento de alto nivel nombrada por la Rectoría: El Consejo de Coordinación Académica CONCORDIA y las diferentes unidades académicas de la UNAH.

 

Para efectos de reformas al plan de desarrollo universitario se deberán hacer de acuerdo con los procedimientos fijados en el reglamento interno del Claustro Pleno Universitario, y las cuales constarán en el acta de la sesión ordinaria del lo. de diciembre de 1986 de dicho organismo de gobierno. Regístrese, Comuníquese y Archívese".

 

Los cambios propuestos en el plan requerían el concurso coordinado de todos los miembros de la Universidad para lograr los resultados programados. El Plan de Desarrollo Universitario 1985 - 1989, consta de tres partes. En la primera "Marco de Referencia" aborda los principales aspectos que configuran el perfil socioeconómico de Honduras.

 

Hace un análisis de los subsistemas del sistema educativo nacional, sus componentes y en particular el papel que le corresponde a la Universidad en los campos de la ciencia, la técnica y la cultura dentro del desarrollo.

 

Configura el Modelo Institucional de Referencia que refleja a la Institución como sistema, y cuyo funcionamiento depende de la interacción de tres subsistemas: académico, dirección institucional y recursos. Continua con la problemática universitaria, que en forma sintetizada revela las sugerencias, inquietudes y observaciones que la comunidad universitaria en sus diferentes instancias y componentes, expresó en jornadas de trabajo, seminarios y encuentros, efectuados desde 1982, hasta 1985.

 

En la segunda parte "Plan de Desarrollo Universitario 1985-1989", dentro del Marco Legal, se desarrollan las bases jurídicas y finalidades del quehacer universitario, estipuladas en la Constitución de la República, la Ley Orgánica de la UNAH y los encuentros universitarios.

 

Los Objetivos Institucionales expresan el compromiso o misión de la Institución con la sociedad y partiendo de estos postulados, se desarrollan los objetivos, políticas y estrategias, que expresan los propósitos que la comunidad universitaria debe cumplir en el quinquenio, para lograr los cambios que la UNAH necesita para realizar eficientemente su cometido y contribuir al desarrollo nacional. A continuación, establece los programas a desarrollar, cuyos objetivos, políticas y medidas detallan las responsabilidades que cada uno de los sectores debe cumplir en el período llegando a su concreción, en las metas.

 

Concluye la segunda parte con el capítulo en el que se establecen las implicaciones financieras del plan y las directrices para realizar el proceso presupuestario. Como garantía técnica del éxito esperado, se desarrolla en la tercera parte, "La Evaluación en el Plan de Desarrollo Universitario", que comprende los lineamientos generales para esta fase del proceso de planificación. Se describe además la metodología y de forma general, la organización y las etapas realizadas para la formulación del plan. Se concluye con el glosario, en el que se dan algunos conceptos con el propósito de unificar criterios en la comprensión y ejecución del mismo.

 

Se creó el Comité Técnico de Coordinación del Servicio Social Universitario, como un organismo de consulta y asesoría para todos los problemas relacionados con el servicio social como actividad académica. La misma se ejecutará por medio de la coordinación de la Dirección de Extensión Universitaria. Este comité esta integrado por los decanos, directores de centros y los directores de docencia, investigación y extensión.

 

Se inició la construcción del edificio de la editorial universitaria y se adquieren nuevos equipos que harán posible el incremento de las publicaciones. Se realizó la ampliación del edificio de laboratorios No.2 (tercer y cuarto pisos).

 

Se establecen las fechas específicas del 11 de junio y 22 de noviembre para realizar los actos solemnes de juramentación y entrega de títulos a los graduados e incorporados de la UNAH. Estas fechas se escogieron en conmemoración del nacimiento de José Trinidad Reyes y José Cecilio del Valle, respectivamente. Los profesionales que deseen obtener su título en forma privada y en fechas diferentes a las estipuladas, pagarán cien lempiras a la Tesorería de la Universidad.

 

Se trabaja conjuntamente con la Secretaría de Cultura y Turismo por medio de la participación en la comisión nacional pro restauración de la antigua sede de la Universidad, en la Plaza de La Merced.

 

Se creó la Carrera de Administración Agropecuaria y el Consejo Universitario aprobó el plan de estudios en el grado de bachiller universitario, en su sesión ordinaria del 25 de julio de 1985, acta No.454, acuerdo No.3.

 

A partir del segundo semestre se inició el Sistema Universitario de Educación a Distancia, con cuatro centros asociados en los siguientes lugares: Tegucigalpa, Siguatepeque, Choluteca, Juticalpa y El Progreso, con la Carrera de Administración Agropecuaria.

 

En 1986 se aprobó que el plan de estudios de bachillerato en promoción social fuese aceptado, para el ingreso a las carreras que corresponden al área económica administrativa y a las carreras de Economía Agrícola y Administración Agropecuaria.

 

Se le otorgó la distinción de Profesor Emérito al Abogado Víctor M. Padilla y al Ingeniero Arturo Quesada, por los valiosos servicios en beneficio de la Máxima Casa de Estudios.

 

Se reformó el artículo 16 del reglamento de la carrera docente que dice: Todo docente seleccionado que ostenta el grado de Licenciatura ingresará como profesor auxiliar exceptuándose a los profesionales de título de médico y cirujano, quienes se clasificarán en la categoría de profesores titulares I, por su condición de médico especialista reconocido.

 

El Congreso Nacional le exigió a la UNAH el anteproyecto desglosado del Presupuesto correspondiente al ejercicio del año fiscal de 1986; por lo que el Consejo Universitario por unanimidad de votos y en nombre de la comunidad universitaria aprobó no enviar el Presupuesto de la UNAH al Congreso Nacional, por ser un acto que viola la Constitución de la República, la Ley Orgánica de la UNAH y la Autonomía Universitaria.

 

Se aprobó el plan de estudios de la Carrera de Arquitectura y de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Pedro Sula. Se aprobó la creación y funcionamiento de la Carrera de Ciencias Penales, en el grado de Bachiller Universitario que será impartida por la UNAH, en la Academia Nacional de Policía. Se creó la Carrera de Pedagogía en la modalidad a distancia. El SITRAUNAH celebró el 11 de diciembre, el 25 aniversario de su fundación.

 

Se creó la condecoración "José Cecilio del Valle" como reconocimiento al mérito y a la excelencia académica del personal docente y estudiantes. La medalla tiene el escudo de la Universidad en lámina de oro de 14 quilates de seis milímetros de espesor la cual pende de una pequeña placa. En su reverso una leyenda alusiva y la fecha de su otorgamiento. Se le otorgó la condecoración "José Trinidad Reyes" al P.M. Héctor Medina, Director General de Presupuesto por su dedicación, abnegación y valiosa contribución en la administración pública.

 

En 1987 después de varias reuniones de la comisión mixta jurídica del Congreso y la UNAH, para dilucidar el problema referente a la presentación del Presupuesto de la Universidad al Congreso Nacional, concluyó con la propuesta de sólo un artículo que dice:

 

"Interpretar que lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 77 de la Ley General de la Administración Pública y lo prescrito en el párrafo tercero del artículo 78 de las Disposiciones Generales del Presupuesto de Ingresos y Egresos de la República no sean aplicables a la UNAH". Lo anterior es lo razonable ya que el Congreso legalmente no pude modificar dicho presupuesto por lo tanto carece de sentido y razón la exigencia que este haga la remisión del mismo para su aprobación, ya que por Ley lo hace el Claustro Pleno Universitario.

 

Se firmó convenio de asistencia técnica y didáctica con el Gobierno de Israel, para dotar a la Facultad de Ingeniería del equipo necesario con valor aproximado de siete millones de lempiras. Se celebró la Cuarta Maratón Universitaria "30 Años de Autonomía a Nivel Internacional".

 

Se firmaron convenios con el Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento de Delincuentes tendiente a mejorar la administración de justicia en Centroamérica y con AID de asistencia técnica y entrenamiento del personal de la librería universitaria. Su propósito fue que los estudiantes, universitarios o no, tengan acceso a los libros técnicos.

 

El programa de préstamos educativos y becas internas entregó diplomas a los estudiantes becados con excelencia académica. Se firmó un acuerdo de cooperación en las áreas de investigación, enseñanza y capacitación en materia agropecuaria y forestal, por cinco años con el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza.

 

Se celebró el 140 Aniversario de la fundación de la Universidad con gran solemnidad y se hizo entrega de la Medalla "José Cecilio del Valle" a los 46 mejores alumnos de cada una de las carreras de la ciudad universitaria, centros regionales y SUED.

 

Se suscribió un acuerdo interinstitucional con la Secretaría de Estado de Educación Pública, para impulsar el proceso de integración de la educación nacional tendente a que la educación sea un sistema coherente y eficaz. Ambas instituciones se comprometen a poner todos los esfuerzos y recursos a su alcance, en favor de un sistema educativo integrado, en procurar el conocimiento científico de la realidad nacional, particularmente la educativa y en la necesidad de rescatar, conservar y desarrollar los valores fundamentales de la cultura nacional.

 

Se le otorgó la condecoración "José Trinidad Reyes" al Reverendo Theodore M. Hesburgh Presidente Honorario de la Universidad de Notre Dame, Indiana, por su contribución al desarrollo de la ciencia, el saber, la técnica, la cultura y las artes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Placa conmemorativa a los ciento cuarenta años de fundada la UNAH

Se conmemoran los "30 Años de Autonomía" con una sesión solemne en el Auditorium de la Universidad. En este acto se le otorgó la condecoración "José Trinidad Reyes" al Ingeniero Roberto Gálvez Barnes, exmiembro de la Junta Militar de Gobierno por su contribución al logro de la Autonomía y al Dr. Donald Kaminsky, representante de la Fundación Hope en Honduras, por su valiosa contribución al desarrollo académico de la Universidad. Se otorgó medalla de oro "José Cecilio del Valle" y Diploma de Honor al Mérito Académico a 24 profesores universitarios, por su dedicación, altos méritos en su quehacer académico durante su ejercicio profesional.

 

En la Facultad de Ciencias Jurídicas, a los abogados: Enrique Flores Valeriano, Adolfo León-Gómez y Rigoberto Espinal Irías. En el CUEG, a los Licenciados: Ramón Oquelí, Raquel Angulo y Alejandro Barahona Romero y al doctor Augusto Serrano.

 

En el Departamento de Periodismo, al Profesor Ventura Ramos. En la Facultad de Ingeniería, a los ingenieros: Angel Andrés Casco y Luis Asfura Asfura. En la Facultad de Ciencias Económicas, a los Licenciados: María Isabel Martel y José María Lagos. En la Facultad de Odontología, a los Doctores: Eduardo Villeda Soto y Esther Coello de Sánchez. En la Facultad de Ciencias Médicas, a la Doctora Eva Luz de Alvarado y al Licenciado Silvio R. Zúniga.

 

En el Departamento de Microbiología, a los Doctores: Edmundo Poujol y Manuel Figueroa S. En la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, a los Doctores: Elvira Castejon de David y Jesús Castro David.

 

En el CURN, a los Licenciados: Aníbal Delgado Fiallos y José Osmán Perdomo.

 

En el CURLA, a la Doctora Reina Leticia Velásquez y al Ingeniero Carlos Lobo.

 

El 4 de febrero de 1988, se llevó a cabo la elección del Auditor Interno en el seno del Consejo Universitario. La Contraloría General de la República, siguiendo el procedimiento establecido, presentó una terna de candidatos donde figuraban los licenciados: Román Osmín López, Oscar Fiallos y José Antonio Fernández Salinas. Se declaró electo al Licenciado Román Osmín López para un período de tres años a partir del 4 de febrero de 1988 al 3 de febrero de 1991.

 

El Consejo Universitario autorizó la venta del edificio que ocupa el Consultorio Jurídico Gratuito situado en el callejón UHLER, a la Secretaría de Estado de Hacienda y Crédito Público por la cantidad de Lps. 200,000.00 los cuales costearán los gastos de instalación del Departamento de Arte, en el campus de la Ciudad Universitaria.

 

El Consejo Universitario; considerando que la UNAH como responsable del subsistema de educación superior deviene obligada a mantener al día sus registros, informar a las instituciones nacionales que así lo requieren y representar al país ante organismos internacionales, acordó:

 

1o. Las instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas, deberán entregar a la UNAH la información estadística que ésta requiera, para el cumplimiento de las funciones a ella encomendadas.

 

2o. Las mismas instituciones, quedan igualmente obligadas a suministrar los planes de estudio y notificar los cambios curriculares que deseen introducir.

 

3o. Se enviará una copia de la memoria o informe Anual de las actividades; además se acordó que todos los títulos extendidos deben ser presentados a la Secretaría General de la UNAH para su registro en el libro correspondiente.

 

Quedó autorizado el trámite de reconocimiento de estudios de nivel superior, realizados en el Instituto Centroamericano de Administración Publica y en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas.

 

Se inauguraron las instalaciones del Centro de Recursos Audiovisuales del Sistema Bibliotecario, donado por el Gobierno del Japón, como una contribución al desarrollo científico y académico del proceso enseñanza aprendizaje de los futuros profesionales universitarios.

 

El 5 de marzo en sesión extraordinaria el Claustro Pleno declaró electo al Lic. Jorge Omar Casco Zelaya, Rector de la UNAH, por un período de tres años comprendido del 6 de julio de 1988, al 6 de julio de 1991.

 

Se aprobaron los estudios del programa de enseñanza bilingüe que ofrecerá la Universidad Privada "José Cecilio del Valle" bajo la denominación "Junior College". Se estableció el requisito que en el pensum académico, aparezca la asignatura "Historia de Honduras" con carácter obligatorio y la materia "Historia de los Estados Unidos" con carácter optativo.

 

En 1988 las autoridades universitarias en acto público solemne, otorgaron la distinción "José Trinidad Reyes" por sus brillantes servicios, capacidad, espíritu de trabajo y contribución al desarrollo de la nación y por ende a la Máxima Casa de Estudios a los siguientes ciudadanos; Gonzalo Carías Pineda, Presidente del Banco Central de Honduras; Simón E. Malo, Director de la Escuela Agrícola Panamericana; Emín Abufele Barjúm, Empresario; Ilsa Díaz Zelaya, Empresaria; Andrés Víctor Artiles, Dirigente Sindical CTH; Carlos H. Reyes, Dirigente Sindical STIBYS; Felícito Avila, Dirigente Sindical CGT; Francisco Guerrero, Dirigente Sindical FESITRANH; Virgilio Maradiaga, Dirigente Sindical SITRAUNAH; Efraín Zúniga Chacón, Periodista Deportivo; José Gómez Andino, Presidente COHEP; Sor María Rosa, Religiosa Protectora de la Niñez; Manuel Villeda Toledo, Empresario de Radiodifusión; Irma Acosta de Fortín, Rectora de la Universidad José Cecilio del Valle; Manuel Gamero, Director de Diario Tiempo; Francisco Morales Cálix, Director del Diario El Heraldo; Julio Rodríguez Ayestas, Exdirector del Archivo Nacional; Manuel Bonilla Rodríguez Herrera y Piedra Santa, Periodista deportivo; Gerardo Alfredo Medrano, uno de los fundadores del Colegio Nacional de Periodistas; Adolfo Hernández, Director del Noticiero Hoy Mismo; Gabriel García Ardón, Periodista de Tele Diario; Antonio Mazariegos Velásquez, Periodista Radio Tegucigalpa; German Allan Padget, Periodista de HRN y la condecoración "José Cecilio del Valle" fue otorgada al Profesor Mario Berríos.

 

El 8 de julio de 1988, según consta en acta No.509, el Consejo Universitario reconoce el grado de bachiller universitario a los graduados de la Escuela Agrícola Panamericana "El Zamorano". Al mismo tiempo se recomendó incorporar las modificaciones del dictamen del CURLA y la Dirección de Docencia Universitaria; se aprobó el plan de estudios del cuarto año para obtener el título de Bachiller Universitario en Agronomía, en las orientaciones de Fitotecnia, Zootecnia y Agronegocios.

 

En ese mismo año se suscribió un convenio de prestación de servicios profesionales con ILCE, a fin de desarrollar la Maestría en Tecnología Educativa, dirigido especialmente al personal académico, direcciones académicas, Pedagogía, Psicología y Unidad de Tecnología Educacional en Salud. Se le otorgó en acto solemne la distinción de "Doctor Honoris Causa" al Abogado Don Roberto Ramírez, por su valiosa contribución al desarrollo de la ciencia y la cultura.

 

La Universidad organizó brigadas para brindar ayuda y participar en la etapa de estudio y reconstrucción de la zona sur en los departamentos de Choluteca y Valle, después de un fenómeno natural que causó grandes destrozos en la infraestructura y dejando sin hogar a muchas familias.

 

El 19 de septiembre, se inaugura la Pinacoteca Universitaria, donde deben exponerse permanentemente obras de gran valor artístico. El 29 de septiembre según acta No.514, punto No.10, se crea la Dirección de Educación Superior como dirección académica, dependiente de la Rectoría, integrante del CONCORDIA y del Consejo de Planificación Universitaria, siendo su carácter ejecutivo y su nivel estratégico.

 

Sus objetivos generales son: coordinar a nombre de la UNAH, todas las interacciones académicas y administrativas con el resto de las instituciones públicas o privadas, universitarias o no, que constituyen el nivel superior de educación en Honduras. Se nombra una comisión para que elabore el Anteproyecto de Ley de la Educación Superior.

 

El 7 de octubre de 1988 el Lic. Carlos Orbin Montoya, Presidente del Congreso Nacional, introdujo en el seno de ese Poder del Estado, un proyecto de decreto a fin de convertir la Escuela Superior del Profesorado en una Universidad Pedagógica Nacional bajo la dependencia de la Secretaría de Educación Pública. A raíz de esta iniciativa de Ley, las autoridades universitarias nombraron una comisión, para que se abocase al Congreso Nacional de la República y presentar la posición de la UNAH al respecto. Esta comisión presentó las siguientes recomendaciones:

 

1. Preparar el planteamiento de la UNAH en base al proyecto de Ley de creación, organización y funcionamiento de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán.

 

2. Presentar el planteamiento de la UNAH ante la Junta Directiva del Congreso Nacional.

 

3. Elaborar la Ley de Educación Superior, misma que regirá este nivel educativo bajo la dirección de la UNAH.

 

Se realizó la VI Semana Científica de la UNAH con la presentación de 206 trabajos con alto contenido científico y el Primer Seminario de Medicina Tradicional, contando con la participación de especialistas de diferentes países.

 

El 27 de octubre se firmó un convenio de cooperación académica y de reconocimiento de estudios que entró en vigencia en el primer. semestre de 1989, con la Academia Militar de Aviación "Capitán Roberto Raúl Barahona Lagos", ubicada en las instalaciones de la Base Aérea "Coronel Enrique Soto Cano", con sede en Comayagua; y duración de 5 años.

 

La Universidad se comprometió a brindar asesoría técnica, capacitación, supervisión y evaluación en los siguientes campos: desarrollo curricular, administración académica, investigación educativa, capacitación científico - pedagógica, capacitación técnica, elaboración, selección y utilización de material didáctico, acondicionamiento de ambientes educativos, desarrollo bibliotecario, seguimiento y control académico, así como los servicios docentes a aquellos cursos de naturaleza propedéutica. Los programas académicos y los requisitos del personal docente serán iguales a los exigidos en la UNAH. La Academia asumió los gastos en que se incurriera y se brindaría el apoyo logístico.

 

En este año de 1988, se amplió la infraestructura física a través de la construcción del ala norte del edificio Leandro Valladares o sea el 4-A, la entrada peatonal de la ciudad universitaria, el observatorio astronómico, el centro de documentación del Departamento de Ciencias Sociales y 20 aulas en el CURN.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Observatorio de la UNAH

 

La Rectoría participó en la IX Asamblea Anual del Consejo Universitario Interamericano para el Desarrollo Económico y Social CUIDES y Seminario Hemisférico sobre "El Papel de la Universidad para el Comercio Internacional en el Nuevo Mundo" y la evaluación de programas "Administración de Recursos Hidráulicos Tegucigalpa - Chapala" que se realizó en Santo Domingo, República Dominicana.

 

También la Rectoría estuvo presente en la Conferencia Mundial de Rectores conmemorando el 900 aniversario de la Fundación de la Universidad de Bolonia, Italia. Se promovió un concurso, para esculpir una estatua de tamaño natural y de pie, del ilustre Presbítero "José Trinidad Reyes", la cual, obra de Mario Zamora Alcantara, se encuentra en la plaza del mismo nombre.

 

En su sesión ordinaria de diciembre de 1988, el Claustro Pleno convocó al III Encuentro de la Comunidad Universitaria que se celebraría del 4 al 8 de septiembre de 1989. Este Encuentro se proyectó como una instancia de consulta, con el propósito de establecer una visión actualizada de la misión, los fines y estrategias más significativas de la Universidad. Centrar su atención en la actividad interna, evaluando los procesos que le permitan cumplir mejor su misión de servicio a Honduras.

 

El Proyecto HOPE, donó un lote de medicamentos valorado en Lps. 250,00.00, destinado a las farmacias universitarias del programa de salud, que funcionan en los tres centros universitarios. Estos medicamentos, contribuirán a mejorar la salud de los estudiantes universitarios.

 

El 17 de abril de 1989 en la sesión extraordinaria del Claustro Pleno, es electo el Doctor Octavio Rubén Sánchez Midence, Vicerector por un período de tres años, del 4 de junio de 1989 al 5 de junio de 1992. Fueron otorgados a 494 alumnos, diplomas de reconocimiento a la Excelencia Académica por haberse distinguido en sus estudios al obtener un promedio de más de 80% en los dos semestres del año 1988. Además se concedieron 30 becas, una por cada carrera a los estudiantes que además de tener alto índice académico, carecían de recursos económicos.

 

El 11 de junio, tuvo lugar la solemne apertura de la Primera Bienal Nacional de Artes Plásticas, UNAH, 1989, en las ramas de pintura, cerámica y escultura.

 

Más de seis mil personas visitaron el Paraninfo Universitario, para observar y conocer las 143 obras expuestas por 77 artistas exponentes de nuestros valores nacionales.

 

Este evento se desarrolló con la finalidad de dar a conocer la creación artística y resaltar los méritos y valores de sus autores, cumpliendo así con lo dispuesto en el artículo No.2 de la Ley Orgánica, que literalmente dice: "Los fines que anteceden imponen, como objetivo primordial, el cultivo de la ciencia, la tecnología, las letras y las artes, por medio de facultades, escuelas, institutos y laboratorios de investigación para la capacitación y el adiestramiento de profesionales y especialistas. Asimismo se dedicará a la difusión de la cultura a través de la revista y el libro y por todo otro medio que corresponda a la realización de los fines indicados".

 

Los trabajos premiados, pasaron a formar parte del patrimonio artístico del Alma Mater y deben ser expuestos en forma permanente en la Pinacoteca Universitaria. Las obras participantes son de carácter itinerante y llevarán el arte hondureño a aquellos recónditos lugares privados hasta el presente del arte.

 

Se destaca la participación de cuatro niños hondureños y uno guatemalteco entre 8 y 13 años; todos ellos galardonados en eventos internacionales.

 

El jurado calificador lo integraron cinco connotados artistas nacionales y extranjeros:

 

1. Jorge Alberto Manrique, de nacionalidad mexicana del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y fundador del Museo Nacional de Arte en México.

 

2. Santiago Espinoza de los Monteros, de nacionalidad mexicana, especializado en el área de Periodismo y colaborador de varios periódicos y revistas mexicanas.

 

3. Dagoberto Vásquez, de nacionalidad guatemalteca, maestro en varias instituciones artísticas de Guatemala.

4. Clementina Suárez, hondureña, autora de "Corazón Sangrante", "Templo de Fuego" y muchas otras más.

 

5. Marco Antonio Rietti, hondureño, pintor, con amplia experiencia en bienales internacionales.

 

En el evento participaron 77 artistas con 143 obras así: 112 pinturas, 15 esculturas y 16 cerámicas.

El primer Premio: Medalla de Oro y Pergamino en Pintura, fue otorgado a Ezequiel Padilla con la obra "Lo Cotidiano y lo Trascendente No. 2", y el premio fue de Lps. 10,000.00.

 

Se le otorgó Mención Honorífica a los siguientes pintores: Virgilio Guardiola, Roque Zelaya y Allan Caicedo.

 

Primer Premio en Escultura a Jesús Antonio Zelaya con la obra "Melodía de Nuestras Manos".

 

Primer Premio en Cerámica a Delmer O. Mejía, con la obra: "Sinfonía en Verde".

 

La Bienal fue institucionalizada por las autoridades del Alma Mater y a partir de 1989, se realiza cada dos años con la posibilidad de que los próximos eventos sean dedicados a un arte diferente como el teatro, la literatura y otros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Obras ganadoras de la Primera Bienal de Artes Plásticas

 

El 14 de junio se presentó al Consejo Universitario para su aprobación el proyecto de reglamento de previsión social de los empleados de la UNAH y fue firmado por las autoridades universitarias y sindicales el día 15 de junio en el Auditorium de la Facultad de Odontología en un acto de suma trascendencia para todos los empleados tanto docentes como administrativos. El sistema comenzó a funcionar a partir del lo. de julio de ese mismo año.

 

En la sesión ordinaria del Consejo Universitario del 27 de julio se aprobó el reglamento del sistema de planificación de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, como instrumento legal que permitía la agilización y ordenamiento de las actividades del proceso planificador universitario, siendo sus objetivos los siguientes:

 

1. Contribuir a la transformación de la UNAH de acuerdo a los objetivos consignados en su Ley e imprimirle mayor racionalidad al quehacer universitario.

 

2. Estudiar y analizar la realidad nacional a fin de definir políticas de desarrollo para la UNAH, estas políticas deben plantear opciones de solución a los problemas de la Institución.

 

3. Procurar la participación de las diferentes unidades académicas y administrativas en el proceso de planificación.

 

4. Promover la utilización racional de los recursos humanos, financieros y físicos de la UNAH.

 

5. Buscar los mecanismos de coordinación entre la UNAH y las instituciones de educación superior, Secretaría de Estado en los Despachos de Planificación, Coordinación y Presupuesto, a fin de aprovechar las experiencias y conocimientos adquiridos en esta rama.

 

En el mes de agosto se realizaron reuniones extraordinarias del Consejo Universitario y Claustro Pleno a fin de conocer, analizar y resolver la problemática derivada del Proyecto de Ley de creación y funcionamiento de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán y también discutir y enriquecer el Proyecto de Ley de Educación Superior.

 

El lo. de septiembre de 1989, las comisiones negociadoras UNAH-SITRAUNAH, firmaron el VII Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo. Este acto tuvo lugar en la Sala de Sesiones del Consejo Universitario. El Rector, Licenciado Jorge Omar Casco Zelaya, observó que la negociación de este Contrato Colectivo es un compromiso entre las autoridades y el Sindicato, a fin de orientar la administración de la Universidad para hacer un uso racional de sus escasos recursos.

 

Del 4 al 8 de septiembre se realizó en la Ciudad Universitaria "José Trinidad Reyes" el III Encuentro de la Comunidad Universitaria, con la participación activa y decidida de todos los sectores: profesores, estudiantes, sindicato, colegios profesionales, autoridades universitarias, secretarías de estado, instituciones de educación superior, partidos políticos, organizaciones populares y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada.

 

El Tercer Encuentro de la Comunidad Universitaria, desarrolló los siguientes objetivos:

 

a) Compartir en la más amplia libertad los criterios de todos los sectores de la comunidad universitaria y conocer sus puntos de vista de convergencia y de divergencia sobre lo que debe ser la Universidad.

 

b) Obtener una visión prospectiva de la misión, los fines, políticas académicas y estrategias más significativas de la UNAH para los próximos años, congruentes con las expectativas de desarrollo del país.

 

Los objetivos específicos del encuentro fueron:

 

a) Revisar los diversos papeles protagónicos que en materia de formación profesional deben desempeñar estudiantes, profesores, profesionales, personal administrativo y de servicio y la comunidad nacional en general.

 

b) Actualizar los conceptos fundamentales de la filosofía educativa de la universidad y examinar las políticas académicas pertinentes.

 

c) Precisar la integración operativa de la docencia, la investigación y la extensión, para un proceso de formación profesional muy eficaz.

 

d) Definir el concepto de excelencia académica, los criterios para su determinación y evaluación y las estrategias pertinentes para alcanzarla.

 

e) Determinar las perspectivas del desarrollo político, económico y social del país, para condicionar y orientar la formación y capacitación de la juventud.

 

El lema del Encuentro fue: "Formación Profesional con Excelencia Académica". La temática se desarrolló alrededor de un tema central: "La Formación Profesional", por medio del estudio de ocho subtemas, cuya denominación y contenido fueron las siguientes:

 

a) La Filosofía Educativa de la Universidad.

b) El Desarrollo Curricular actualizado.

c) Los estudiantes y la Excelencia Académica.

d) Los profesores y la Excelencia Académica.

e) Los Estudios de Postgrado.

f) La Educación a Distancia.

g) La Administración Universitaria como apoyo a la Actividad Académica.

 

Para la organización y desarrollo del Encuentro se contó con un Comité Organizador responsable de: la planificación, programación, reglamentación, administración financiera, actividades socio culturales, doctrina académica, las ponencias, reproducción y distribución y otras tareas pertinentes.

 

Algunas de las recomendaciones aprobadas en los ocho subtemas en el aspecto "Filosofía Educativa":

 

1. Debe comenzarse el trabajo de investigación de la filosofía educativa, con alcance nacional; para lograr esto, se coordinará con la Secretaría de Educación Pública, a fin de ponerse de acuerdo en:

 

Objetivos y alcances

Metodologías

Fechas de realización.

Recursos, etc.

 

El trabajo se enmarcará con el nombre de "Principios Filosóficos para la Educación de Honduras". Simultáneamente, la UNAH deberá propiciar ese mismo tipo de investigación para el nivel superior de educación y para la institución, coordinando el trabajo con la instancia nacional.

 

En relación a "Desarrollo Curricular Actualizado" se recomendó:

 

2. Que el Consejo Universitario delegue en un equipo interdisciplinario e interinstitucional. La actualización de las normas académicas, en los aspectos que regulan:

 

a) El peso académico.

 

b) El tiempo necesario para culminar los estudios con fines de diferenciación de un grado de otro.

 

c) Regulaciones estandarizadas para equivalencias, incorporaciones y reconocimientos de estudios.

 

d) Que se reconozca la autoridad de los departamentos en cuanto al cumplimiento de las decisiones técnicas vinculadas con los aspectos arriba indicados.

 

e) Que el Consejo Universitario dicte las medidas conducentes a la realización de talleres, seminarios, jornadas, para definir el perfil académico profesional correspondiente a cada uno de los grados que otorga la UNAH. En base a ello, precisar la extensión y profundización de los conocimientos a cada nivel.

 

3. Que se delegue en las áreas académicas la responsabilidad de administrar las carreras de su competencia, que el Consejo Universitario tome las previsiones necesarias a fin de que las carreras que actualmente funcionan en unidades administrativas sean ubicadas en aquellas áreas donde exista la estructura académica adecuada.

 

4. Que los organismos de gobierno universitario hagan más efectivas sus relaciones con organismos como UNESCO y otros, para conocer las pautas que a nivel mundial orientan el quehacer de la docencia, extensión e investigación.

 

5. Que los organismos de gobierno universitario, representativos de todas las instancias, propongan aproximaciones o indicadores que ayuden a cuantificar el desempeño docente y estudiantil en aras de la excelencia académica.

 

6. Que los organismos de gobierno universitario tomen las medidas pertinentes a fin de estimular y capacitar el personal técnico asignado a las direcciones académicas en pro de un desempeño funcional y efectivo.

 

En el aspecto "Los Estudiantes y la Excelencia Académica" se recomendó:

 

7. Que los encuentros de la comunidad universitaria se convoquen por lo menos quinquenalmente, para discutir la misión, fines y objetivos que tiene la UNAH y la educación superior.

 

8. Que se revisen las curricula de todas las carreras a fin de adaptarlas a la filosofía y objetivos de la UNAH, de manera que reflejen un equilibrio entre la capacitación científico tecnológica, humanidades y arte.

 

9. Adaptación al sentido y objetivos del curriculum, las metodologías y técnicas de la enseñanza, incorporando juiciosamente la teoría con la práctica.

 

10. Sistematización del servicio social en todas las carreras, vinculándolo a las realidades de la sociedad hondureña.

 

11. La reforma curricular debe integrar en una unidad pedagógica la docencia, investigación y extensión realizadas en el departamento académico, coordinadas por la dirección respectiva. Debe hacerse especial énfasis en la defensa y uso apropiado de los recursos naturales y del medio ambiente.

 

Sobre el aspecto "Los Profesores y la Excelencia Académica"

 

12. Siendo que los docentes son un pilar importantísimo en el proceso educativo y un factor decisivo para el logro de la excelencia académica se recomienda que se defina el perfil del docente con las siguientes características:

 

a) Dominio de la disciplina y conocimientos pedagógicos en concordancia con lo establecido en el estatuto del docente universitario,

 

b) Facilidad de comunicación,

 

c) Liderazgo,

 

d) Ética Profesional,

 

e) Conocimiento de los objetivos de la UNAH y de la carrera a la cual sirve,

 

f) Conocimiento de la realidad nacional,

 

g) Conocimiento de la normatividad académica de la UNAH,

 

h) Tener iniciativa, ser creativo y tener espíritu crítico,

 

i) Disponibilidad y autoridad en la conducción del proceso enseñanza-aprendizaje,

 

j) Capacidad de autocrítica,

 

k) Ser honesto, y

 

l) Ser un orientador y un consejero.

 

13. Trabajo coordinado con la Secretaría de Educación Pública para establecer una política de selección de estudiantes, para ubicarlos en aquellas carreras que según su formación se adecuen a su vocación e intereses.

 

14. Que se apoye el programa de asesoría académica dependiente de la Dirección de Desarrollo Estudiantil para que se amplíe la cobertura.

 

15. Establecimiento de medidas administrativas tendientes al cumplimiento de la jornada de los docentes.

 

16. Que la UNAH, incluya dentro de sus programas de capacitación la temática sobre lo que es la libertad de cátedra y su aplicabilidad, conocimiento de la Constitución de la República, Ley Orgánica de la UNAH, normas académicas, reglamento de la carrera docente y otros documentos técnicos que regulan la actividad académica de la institución.

 

17. Sistematización de los instrumentos de evaluación para el personal docente sobre objetivos programáticos y generales curriculares, que le corresponderá ejecutar a la Dirección de Carrera Docente.

 

En el Subtema "Investigación, Extensión y Docencia en el Proceso Formativo" se recomendó:

 

18. Que la UNAH plantee un programa que considere la investigación básica dirigida a los intereses nacionales y sobre todo, para el desarrollo del recurso humano que el país requiere para consolidar sus cuadros científicos, sin los cuales no se puede emprender ningún desarrollo. Elementos importantes en esta recomendación son aquellos dirigidos a la investigación sobre educación, tecnologías apropiadas e investigación ambiental.

 

19. Que el Consejo Universitario promueva un proyecto tendiente a la clara definición de las funciones de las diferentes unidades, para evitar que las direcciones académicas dupliquen esfuerzos.

 

20. Que es indispensable una proyección más amplia de los resultados y actividades realizadas en la UNAH en investigación y extensión, por medio de sus organismos especializados (Extensión Universitaria, Oficina de Relaciones Públicas e Información).

 

21. Que se revisen los mecanismos de supervisión y evaluación del personal por parte de Auditoría Interna.

 

22. Que se revisen a profundidad los criterios para la definición y distribución de la carga académica, midiéndola en base al plan general de estudios y las unidades valorativas, dándole la debida concepción a la extensión y la investigación.

 

23. Asignación, distribución y uso racional de los presupuestos de las direcciones de investigación y extensión, tratando de eliminar la excesiva burocratización del sistema administrativo universitario. No se puede hacer ciencia sin los prerequisitos de un presupuesto adecuado, contexto de trabajo y tradición científica, por lo que se recomienda se busquen los mecanismos adecuados que superen las deficiencias actuales.

 

24. Creación de un fondo nacional para el apoyo a las investigaciones científicas universitarias.

 

25. Que se propicie una mayor y mejor relación entre las direcciones de investigación y extensión en lo referente a publicaciones científicas, promoción de actividades de capacitación y/o de otro orden científico, formación de la memoria científico cultural, etc.

 

26. Por consenso general y ante la débil participación estudiantil se recomendó, medidas para que este sector, el más importante, amplíe su participación en los eventos de este tipo.

 

27. Integración de un organismo con representación de todos los sectores y al interior de cada unidad académica para velar por el cumplimiento efectivo de las conclusiones y recomendaciones que emanen del III Encuentro y que estas sean el insumo básico para la elaboración del próximo plan quinquenal.

 

En el grupo de trabajo que trató el aspecto "Los Estudios de Postgrado" concluyó:

 

28. Que Consejo Universitario incorpore al consejo de estudios de postgrado, la Dirección de Extensión Universitaria y en esa instancia coordinar y proponer estrategias que faciliten el cumplimiento de las funciones fundamentales de la Universidad: docencia, investigación y extensión con un enfoque integrado de las mismas.

 

29. Los programas de postgrado al ser dinámicos y satisfacer necesidades particulares de formación profesional, deberán aproximarse en su curriculum al tipo de extensión que puedan implantar.

 

30. La Dirección del Sistema de Estudios de Postgrado deberá promover y facilitar la publicación de los resultados de las investigaciones que se realicen en los programas de postgrado.

 

31. La excelencia académica en los postgrados deberá manifestarse por el grado de producción científica, la cual debe ser publicable a nivel nacional e internacional. Para lograr lo anterior, los estudiantes deben incorporarse a proyectos de investigación que deberán ser estructurados en cada programa.

 

32. La UNAH para promocionar la excelencia académica debe garantizar un ambiente adecuado, libre de sonidos de altoparlantes y además debe proveer a los programas de los elementos de apoyo y de los recursos bibliográficos que sean necesarios.

 

33. El Consejo de Estudios de Postgrados deberá estudiar los mecanismos más adecuados de articulación y apoyo del postgrado al pregrado: en la generación de estudios y en el desarrollo de actividades de apoyo de asistencia docente al pregrado, como formas mediante las cuales los becarios de postgrado puedan retribuir ese beneficio en colaboraciones concretas al pregrado.

 

34. Se recomienda al comité técnico del postgrado en medicina que incluya como compromiso curricular que los residentes cubran tareas docentes como por ejemplo, siendo asistentes de cátedra según especialidades y que asuman la función de supervisar los temas del internado del pregrado, debiéndose revisar las normas legales que rigen actualmente este proceso.

 

35. Se recomienda al postgrado de Administración de Empresas, que los estudios de caso que elaboran en el programa se pongan al servicio de la tarea docente del nivel de pregrado, como material de estudio.

 

36. Que los programas de postgrado apoyen a las demás unidades de la Universidad con el desarrollo de cursos de actualización, talleres, seminarios y en general en la formación de otros programas de postgrado, especialmente en los centros universitarios regionales.

 

37. En el caso del postgrado en medicina, para que éste no afecte el pregrado, se deberá hacer una revisión conjunta entre el comité técnico del postgrado y la facultad, de los convenios, acuerdos de trabajo y formas administrativas en que se basa el postgrado.

 

38. Crear un programa de seguimiento y retroalimentación entre el programa y sus graduados, que permita conocer hasta donde están cumpliendo con los objetivos del perfil educativo.

 

39. Los estudios de seguimiento pueden ser realizados por los programas mismos, por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales y por el Depto. de Pedagogía.

 

40. Los programas de postgrado deben desarrollar actividades que capten el apoyo financiero y técnico de universidades y organismos internacionales.

 

41. Los postgrados deben desarrollar su actividad docente investigativa con el intercambio de universidades e institutos del más alto nivel académico.

 

42. La oficina de Cooperación Técnica Internacional de la UNAH, deberá apoyar las gestiones que los postgrados realicen con tales propósitos.

 

En relación al Subtema "La Educación a Distancia" se recomendó:

 

43. Que se diseñe un modelo de curriculum donde las funciones de investigación, docencia y extensión se desarrollen en forma integrada y se deriven de él, modelos de aprendizaje que lleven a la práctica la integración de esas funciones.

44. Realización de jornadas de trabajo entre el SUED, los deptos. académicos y carreras presenciales que deben brindarle el servicio que requiere, en aplicación del principio de departamentalización que rige en la UNAH.

 

45. El SUED debe continuar con el programa de desarrollo docente que implica: reclutamiento, selección, capacitación, supervisión, evaluación y seguimiento de los profesores tutores para que sean garantes de la excelencia académica.

 

46. La Dirección del SUED debe llevar a cabo una investigación de las causas que originan la falta de dedicación al estudio por parte de los alumnos del SUED.

 

47. Que los profesores tutores de cada asignatura se conviertan en asesores en cuanto a métodos y técnicas de estudio.

 

48. Que la Dirección del Sistema Bibliotecario envíe a los CASUED colecciones especializadas y libros actualizados, de preferencia afines a las carreras que se ofrecen.

 

49. La Dirección del SUED debe proceder a organizar el departamento de medios audiovisuales, para que tanto los profesores tutores como los alumnos dispongan de materiales complementarios a los textos.

 

50. La Dirección del SUED debe solicitar a instituciones y organismos nacionales e internacionales equipos y materiales educativos para servicios de los CASUED y de las comunidades donde éstos funcionan.

 

51. Los beneficios que reciben los alumnos del sistema presencial mediante la Dirección de Desarrollo Estudiantil, deben aplicarse a los alumnos del SUED para que se sientan tratados de igual forma que los alumnos del sistema presencial.

 

52. Los profesores tutores en conjunto con los administradores académicos y coordinadores de los CASUED, deben propiciar y organizar reuniones de tipo cultural, científico y social a fin de lograr una mayor convivencia, que permita a los estudiantes desarrollar un sentimiento de pertenencia a la institución.

 

53. La Dirección del SUED debe realizar una investigación sobre las causas de la deserción.

54. La Dirección del SUED debe proceder a buscar los medios y recursos nacionales e internacionales para capacitar al personal de la sede central en la redacción de textos para el auto estudio.

 

55. Los autores de textos, que de preferencia deben ser los profesores tutores, al escribir éstos deben tomar en cuenta tres criterios:

 

a)Utilizar la teoría existente.

 

b)Utilizar las investigaciones realizadas sobre Honduras, ya sean por investigadores hondureños o extranjeros.

 

c)Utilizar sus propias investigaciones.

 

56. La UNAH no debe crear a corto plazo más CASUED ni carreras, sino que debe desarrollar y consolidar los existentes.

 

57. La Dirección del SUED deberá realizar a corto plazo una evaluación integral para determinar el logro de sus objetivos.

 

58. Los administradores de los CASUED deben integrar a miembros de la comunidad en actividades de investigación y extensión con el propósito de establecer en forma sólida la relación entre la UNAH y la Comunidad Nacional.

 

59. La Dirección del SUED debe proponerle a las instituciones gubernamentales y privadas que desarrollan programas de investigación y extensión, realizar un trabajo conjunto.

 

Las recomendaciones relacionadas con la formación profesional con excelencia académica y "La Administración de la Universidad", fueron las siguientes:

 

60. Un profesional con excelencia académica debe tener: como características personales y profesionales, ética profesional; por conocimientos, dominio de su campo; capacidad de integración con el medio, integrar sus conocimientos a los problemas reales que existen; capacidad creativa e innovadora, capacidad para plantear alternativas de solución a los problemas nacionales y capacidad de crítica constructiva y autocrítica.

 

61. Para lograr un profesional con excelencia académica la administración debe brindar el apoyo adecuado: para tener mayor ejercicio de la autoridad que produzca la eficiencia operativa; exigir responsabilidad en el desarrollo de sus labores docentes, administrativas, incentivando a los empleados a que cumplan en sus trabajos; unir la teoría con la práctica dando las facilidades que permitan el adecuado desempeño de la actividad académica; debe hacerse efectivo el Estatuto del Docente Universitario en todos sus aspectos relativos a las condiciones de ingreso, ascenso, estabilidad y retiro; se recomienda la toma de decisiones orientadas; el enfoque de sistemas: se deben analizar, evaluar, modificar y controlar los planes, estructuras y estrategias; y en su práctica administrativa deben asignarse los recursos financieros suficientes para el desarrollo de acciones encomendadas a concretar una verdadera integración y concatenación curricular en todos los niveles educativos como medio de concretar la formación profesional con excelencia académica.

 

62. La excelencia académica se logrará con la contribución de todos los miembros de la Comunidad Universitaria en la consecución de los fines de la Universidad. Debe hacerse una campaña de concienciación en los estudiantes, los docentes y los trabajadores para que asuman el papel que les corresponde dentro de la Universidad.

 

63. Sobre aspectos de urgente atención se señala: reglamentar y racionalizar los viajes al exterior; mejorar la calidad de los productos que se compren; que se establezcan prioridades sobre las inversiones; que se capacite al personal docente y administrativo, sobre todo al que se desempeña como administrador académico y pacificar los procesos electorales para dar legitimidad a las autoridades profesionales y estudiantiles.

 

64. Con el objeto de racionalizar el uso de los recursos, que se integren comisiones de trabajo, con personal de la Universidad, en jornadas a tiempo completo, para atender responsabilidades de diseñar y elaborar proyectos que requieran las funciones, procedimientos y estrategias de la administración.

 

65. Deben respetarse y exigir respeto por las Leyes, Reglamentos y el Contrato Colectivo como garantía de la armonía institucional.

 

66. Que el Pleno de Delegados del III Encuentro Universitario envíe con carácter urgente un comunicado al señor Presidente de la República a efectos que gire las instrucciones necesarias al Ministro de Hacienda para que se haga efectiva a la UNAH la transferencia por Lps. 11.8 millones que legalmente le corresponde por reajuste del año 1988, y que se necesitan para el desarrollo de la Institución.

 

Ciudad Universitaria, "José Trinidad Reyes" 8 de septiembre de 1989

 

Coincidiendo con este evento tuvo lugar en la Ciudad Universitaria "José Trinidad Reyes" la reunión extraordinaria del CSUCA. Entre los acuerdos tomados es necesario resaltar la excitativa a todos los presidentes de la región para poner fin a la violencia y apoyar todas aquellas acciones que fortalezcan el proceso de pacificación del área.

 

El 13 y 14 de septiembre se aprobó en el seno del Congreso Nacional de la República la Ley de Educación Superior, ratificándose una vez más, la autonomía y la exclusividad de la UNAH para organizar, dirigir y desarrollar la educación superior y profesional del país.

 

Se formó un Consejo de Educación Superior, que está integrado así: 6 representantes de la UNAH electos por el Claustro Pleno, 6 representantes de las instituciones de Educación Superior, 3 por las instituciones privadas y 3 por las instituciones públicas.

 

Este organismo a su vez cuenta con la asesoría de un consejo consultivo, integrado por todos los rectores o autoridad de máxima jerarquía de cada uno de los Centros de Educación Superior debidamente reconocidos.

 

De esta forma quedó regulada la creación, organización y funcionamiento de los Centros Estatales de Educación Superior o de los Centros Privados.

 

En ese mismo año, se realizó la primera jornada sobre Integración de la Educación Nacional, evento de gran trascendencia para el país. Reunió a altos funcionarios de la Secretaría de Educación Pública y de la UNAH, con el propósito de sentar las bases para la integración educativa. Los objetivos que se persiguieron fueron los siguientes:

 

1. Definir teórica y operativamente lo que debe entenderse por "Integración de la Educación Nacional".

 

2. Realizar el inventario y verificar el grado de avance de las principales acciones y proyectos de "Integración de la Educación Nacional".

 

3. Determinar las principales actividades del "Plan Integracionista" para un próximo período. y;

 

4. Convenir sobre el esquema organizativo responsable de la coordinación y ejecución de las opciones integracionistas.

 

Los antecedentes de esta primera reunión se basan en primer lugar, en el mandato constitucional de ambas instituciones de regir la educación nacional en los diferentes niveles y además el artículo 159 de la Constitución de la República manda que ambas entidades tienen que aunar esfuerzos para integrar la educación nacional en forma sistémica.

 

Entre las valiosas recomendaciones tomadas, se destaca la de constituir el Consejo Nacional de Educación como el órgano principal integrador y aglutinador del sistema. Operativamente la integración debe partir de una conceptualización de la integración, que establezca las bases teóricas y la estructura pedagógica en que habrán de apoyarse los planes y las acciones integradoras, enmarcadas dentro de los aspectos siguientes:

 

a) Filosofía y políticas educativas.

 

b) Readecuación de la estructura organizativa.

c) Marco legal.

 

d) Planificación sectorial. y

 

e) Desarrollo curricular.

 

La UNAH en 1990, comprendiendo la importancia de la protección del medio ambiente, decidió la incorporación en las políticas académicas la problemática ambientalista, para ello se ordenó al CONCORDIA elaborar estrategias, que permitan incorporar contenidos programáticos en la formación profesional universitaria y enmarcar proyectos de investigación y extensión en materia ambientalista, con la participación de profesores y estudiantes.

 

La Universidad incrementa su patrimonio cultural, con la adquisición de la pintura "Inauguración de la Academia Literaria del Genio Emprendedor y del Buen Gusto" obra del pintor nacional Benigno Gómez.

 

En este año se sucedieron hechos vandálicos durante el proceso de elección de los miembros de la FEUH, que afectaron el quehacer del Alma Mater. Este hecho fue repudiado por la comunidad universitaria y el Consejo Universitario acordó suspender temporalmente a los involucrados en este hecho vergonzoso. Además se prohibió la tenencia o posesión de armas de fuego en los predios universitarios.

 

En ocasión de celebrar el 33 aniversario de la autonomía universitaria se desarrollaron los siguientes eventos: concurso de oratoria para estudiantes universitarios, y concurso literario, estilo en ensayo para docentes universitarios y debates televisivos, para tal fin se otorgó una partida destinada a los premios en las diferentes modalidades.

 

En este mismo año la Dirección de Educación Superior por acuerdo del Consejo de Educación Superior puso en ejecución la regulación del funcionamiento de los centros del nivel superior según lo contemplado en la Ley de Educación Superior.

 

Se realizó la VIII Semana Científica con la participacion de 140 investigadores nacionales, 20 extranjeros, también se contó con la presencia de dos reconocidos investigadores hondureños radicados en el extranjero.

 

Es necesario destacar que en la UNAH durante el período de 1983 a 1990, se realizaron un total de 18 semanas científicas: 8 en la ciudad universitaria, 6 en el CURLA y 4 en el CURN.

 

En 1991 se realizó en la ciudad universitaria la IX Semana Científica, esta vez bajo la modalidad de áreas, así: Ciencias biológicas y de la salud, agropecuaria forestal, físico matemáticas, ecónomo - administrativa y ciencias sociales.

 

Para democratizar los procesos electorales el Claustro Pleno en su sesión extraordinaria de 1991, acta No.107, aprobó el reglamento general de elecciones que regula a partir de la fecha todas las elecciones universitarias.

 

Se firmaron convenios de cooperación académica y reconocimiento de estudios con el Gobierno de Estados Unidos para la asignación de becas CAPS programa de becas para Centro América. Estos programas tienen como objetivo contribuir a la formación de los recursos humanos considerados prioritarios para impulsar el desarrollo social, económico, político y cultural de Honduras, y con la Secretaría de Cultura con el objeto de preservar y salvaguardar el patrimonio cultural de la Universidad ubicado en la pinacoteca y Museo Universitario, instalados en el antiguo Paraninfo Universitario.

 

El Presidente de la República, Rafael Leonardo Callejas en acto público, hizo formal entrega al Rector de la UNAH, René Sagastume Castillo de 16 obras inéditas que se encontraban en Cuba, del ilustre escritor hondureño Ramón Amaya Amador, destacado exponente de la literatura hondureña contemporánea, tanto en el campo de la narrativa como en otras áreas, muerto trágicamente en un accidente de aviación en la ciudad de Bratislava, República de Eslovaquia.

 

Se aprobó la incorporación de la materia Historia General de Honduras, según acuerdo del Consejo Universitario 63-91, con el objetivo de que los estudiantes conozcan al más alto nivel la historia del país y además por la necesidad de fortalecer la identidad como nación, como pueblo y formación cultural. Esta inquietud databa del año 1987 y fue planteada en varias oportunidades al Consejo Universitario, pero por diversos motivos no se concretaba. Esta asignatura es de 4 unidades valorativas y se imparte a partir del primer semestre de 1992. Es obligatoria para todos los estudiantes.

 

En base a los artículos 87, 88 y 89 del estatuto del docente universitario, se creó la categoría profesor a dedicación exclusiva, la cual obliga al profesor a dedicar todo su trabajo al quehacer universitario de una manera exclusiva y eficiente. La institución se compromete a remunerarlo de manera adecuada para satisfacer sus necesidades, sin que el tenga que recurrir a otras fuentes de financiamiento para ello. El profesor a dedicación exclusiva es aquel cuya profesión prioritaria es ser profesor universitario y el ejercicio de una profesión específica lo realiza por medio de la Universidad, cumpliendo las tres funciones académicas clásicas: docencia, investigación y extensión.

 

 

Promedio de años para obtener un grado académico. UNAH 1995

Indicadores

Con 2 semestres

Con 3 períodos

Promedio de materias inscritas

Promedio de materias aprobadas

Promedio anual de materias aprobadas

Promedio de materias aprobadas de los cursos semestrales

Total materias aprobadas en un año

Promedio de asignaturas de licenciatura

Promedio de duración de la licenciatura

3.6

1.8

3.6

0.5

4.1

45

10.9 años

3.6

1.8

5.4

 

5.4

45

8.3 años

Fuente: Programa de Información Estadística, DPU.

 

Se aprobó la reforma al calendario académico con vista a elevar la eficiencia de la Universidad. Actualmente el calendario se desarrolla en dos semestres y un período corto "vacacional". La nueva propuesta es de tres períodos académicos. La sustentación de la propuesta obedece a la larga permanencia del alumno en las aulas universitarias, 10 años promedio. En consecuencia el Consejo Universitario, en su acuerdo No.142-91: aprobó el calendario académico de la UNAH que entró en vigencia a partir del año 1992 y delegó a la junta directiva de cada unidad académica o centro, el diseño y medios de ejecución de la readecuación curricular y programática, correspondiente a los tres (3) períodos académicos. Estas acciones debían concluirse y presentarse para conocimiento del Consejo Universitario en el primer período académico de 1992.

 

Para la implementación del presente acuerdo se dejó sin ningún valor ni efecto, las disposiciones reglamentarias opuestas al espíritu de éste.

 

La Dirección de Planificación Universitaria después de estudiar los resultados académicos obtenidos en el período 1992-1994, expresó que de mantenerse la tendencia , el promedio de años para obtener un grado académico sería de 8.3: La Dirección de Planificación Universitaria, consciente de la necesidad de un trabajo organizado, para abordar el desarrollo institucional, publicó con apoyo de la Rectoría en mayo de 1992, el estudio "La Educación Superior en Honduras en el contexto de la Subregión 1980-1990"; con el propósito de plantear nuevos roles para la UNAH.

 

El INA donó a la Universidad 116 manzanas de tierra con un valor de Lps. 448,500.00, sobre las cuales están construidos varios edificios, que sirven para las prácticas de los estudiantes del CURLA, así como el Jardín Clonal San Juan Pueblo, Atlántida, que consta de 68 manzanas de áreas cultivadas.

 

El Gobierno Canadiense donó $53,000.00 destinados al proyecto "Conversión de la Resina en Aguarrás". El Coro de la UNAH fundado en 1974, participó en el VI Concurso Polifónico Internacional celebrado en la Ciudad de Ibagué, Colombia donde obtuvo el tercer lugar en música clásica. El Consejo Universitario creó la Oficina de Venta de Servicios, con el fin de utilizar la infraestructura y los recursos humanos con que cuenta la UNAH para ofrecer servicios y productos a precios módicos e incrementar los ingresos.

 

La Universidad como miembro de la Comisión Presidencial de Modernización del Estado, elaboró una "Propuesta sobre la Modernización de la Educación Nacional", Editorial Universitaria, octubre 1992. La misma fue presentada en acto público al pleno de la comisión, presidida por el presidente de la República Rafael Leonardo Callejas, realizado en el Auditorium "José Oswaldo Ramos Soto". Está dividida en dos partes claramente diferenciables, pero íntimamente ligadas entre sí: el Diagnóstico y la Propuesta.

 

El diagnóstico, muestra en forma clara y sintetizada la situación del sistema educativo nacional, caracterizando de forma muy general la situación del país y del sector educación, tanto no formal como formal, destacando la problemática por niveles educativos y enfocando los aspectos estructurales, financieros y legales del mismo.

 

Se evidencia que la educación debe experimentar cambios profundos que lo conviertan en un sistema capaz de impulsar transformaciones sociales que eleven el nivel de vida del hondureño; por ello la propuesta parte de definiciones conceptuales y visualización de los resultados que se pretenden alcanzar.

 

Desarrolla cuatro instrumentos teóricos para alcanzar los objetivos propuestos.

 

a) Filosofía Educativa,

b) Modelo Curricular,

c) Fines de la Educación Nacional, y

d) Perfil Educativo.

 

Las conclusiones y recomendaciones de carácter general son las siguientes: "En la actual coyuntura, la existencia del país puede verse seriamente comprometida si sus líderes y sus fuerzas políticas, sociales y económicas no impulsan un dinámico proceso de modernización y actualización de todas las estructuras de la nación hondureña. Por supuesto, en tal proceso ocupa lugar importantísimo el ajuste cultural y básicamente, la modernización del sistema educativo nacional".

 

Es obvio que no es posible tener resultados exitosos en términos de ajuste económico y político, con una población que acusa un nivel educativo de apenas tres grados completos de educación primaria. Una escolaridad tan baja, es por su parte, expresión de la dificultad que atraviesa el sistema educativo nacional y en general, de los problemas que tiene la sociedad hondureña para la incorporación de su población a la cultura.

 

El sistema educativo nacional, que en algunos momentos pudo despertar esperanzas en sus líderes principales y en varias generaciones de gobernantes, actualmente ha sido superado por las exigencias de una vida social más compleja y por los requerimientos de las relaciones internacionales que se han tornado mucho más competitivas. Los conceptos de sociedades pequeñas, relativamente autárquicas, pero muy limitadas en su capacidad para ofrecer a los individuos el marco idóneo para su desarrollo total, han sido sustituidos por el de sociedades complejas constantemente interrelacionadas.

 

Frente a las nuevas exigencias, no queda otra alternativa que ajustar el modelo educativo nacional. Tal ajuste deberá ser orientado por el establecimiento de objetivos y metas muy precisas desde el interior mismo del tejido social si se quiere que el sistema educativo opere consecuentemente en favor de la modernización y la transformación.

 

Para lograr tales ajustes o modificaciones al sistema educativo nacional es fundamental:

 

1. El establecimiento de un nuevo ordenamiento de prioridades por parte de la sociedad civil, de modo que los recursos destinados a la educación la ciencia y a la cultura, sean mayores que en la actualidad.

 

2. El reconocimiento colectivo que la educación y con ello la inserción de los miembros de la sociedad en la cultura nacional , es el fin más alto al que se puede consagrar el Gobierno, al igual que la búsqueda de crecientes niveles de vida y participación democrática de la población en la dirección de los asuntos colectivos.

 

3. El establecimiento y ejecución de un sistema general de supervisión y evaluación de modo tal que se conozcan los resultados de la búsqueda y cumplimiento de los objetivos nacionales y, especialmente el comportamiento del sistema educativo nacional, en el logro de estos propósitos.

 

4. Finalmente, la sociedad hondureña en su conjunto, deberá asumir global y en forma permanente que la educación es responsabilidad de todos. La conciencia que todos sus actores al interrelacionarse en su interior enseñan y educan bien sea estimulando o reprimiendo comportamientos y actitudes, según se consideren ajustados o no a los grandes objetivos y metas nacionales.

 

Este conjunto de prerrequisitos para el ajuste del sistema educativo nacional a una perspectiva de desarrollo y modernización de la sociedad como un todo, solo será posible, por supuesto, después que se haga una opción política global y profunda y que los sectores principales en la ejecución de las medidas transformadoras, asuman con responsabilidad la urgencia de las mismas.

 

En el caso que las limitaciones y problemas señalados en este diagnóstico no sean atendidos, se entrevén los siguientes efectos:

 

1. El recurso más importante de la nación hondureña, su población, seguirá deteriorándose y debilitándose en forma acelerada.

 

2. La pérdida de valores continuará, degradando a la sociedad hondureña en su conjunto.

 

3. Las posibilidades que el país pueda perfeccionar cualitativamente a sus ciudadanos en beneficio de un mejoramiento global de las condiciones de vida para su población, se perderían; profundizándose y agravándose la pobreza y la miseria, especialmente en las grandes mayorías de su población.

 

La reforma del sistema educativo nacional, en consecuencia, deberá iniciarse inmediatamente. Las medidas de corto, mediano y largo plazos deberán establecer un proceso autosostenido de ajuste y modernización permanente del sistema educativo nacional.

 

Como ya se dijo anteriormente, una postergación indefinida del proceso de modernización de la educación, puede incluso llegar a comprometer la existencia misma de la sociedad hondureña, la operación normal de sus instituciones y la independencia política y económica de su administración.

 

La Universidad, por medio del Consejo de Educación Superior como órgano de dirección y decisión del sistema, en atención a las responsabilidades que le asigna el artículo 60 de la Constitución de la República y dando cumplimiento al mandato contenido en el artículo 7 de la Ley de Educación Superior, emitió las normas académicas del nivel, con el fin de regular la organización, dirección y desarrollo del mismo.

 

En el contenido de las normas se conjugan tres factores:

 

1. Los principios generales establecidos en la Constitución de la República.

 

2. Los criterios normativos de la Ley de Educación Superior y su Reglamento General.

 

3. Las funciones especificas de la Dirección de Educación Superior.

 

Constan de XIII capítulos y 165 artículos y son de obligatorio cumplimiento para los centros de educación superior según reza su artículo 1. Las normas proveen orientación filosófica y doctrina pedagógica con la función formativa tanto en el orden personal como profesional. La Dirección de Planificación Universitaria en el marco de los 35 años de autonomía 1957-1992, publicó un documento que recoge la información estadística de la UNAH, presentando el crecimiento observado por la Institución a través de variables tales como: matrícula, graduados, recursos humanos, financieros, bibliotecarios y becas.

 

La Universidad firmó convenio con la Universidad de Augsburgo, República Federal de Alemania para elaborar el nuevo diccionario de americanismos y el nuevo diccionario de hondureñismos, así como otros proyectos que puedan surgir en el campo de la lingüística aplicada y del español de América. Otro con la Academia Militar General Francisco Morazán, para la prestación de servicios docentes. Sus antecedentes se remontan al 11 de febrero de 1985, cuando se iniciaron clases tendientes al otorgamiento del bachillerato en administración de empresas a través de la Facultad de Ciencias Económicas. Luego se hicieron aproximaciones para hacer estudios con la Carrera de Ingeniería Civil, y después de realizar la investigación del caso se vió la viabilidad del mismo, por lo que el 19 de junio de 1992, la Junta Directiva de la Facultad de Ingeniería, aprobó dichos estudios con la extensión de un certificado, el cual permitiría a los alumnos la continuación de estudios en cualquiera de las ingenierías.

 

La Universidad firmó un convenio de cooperación con la Confederación Hondureña de Cooperativas, con el objetivo de unir esfuerzos para fortalecer la capacitación técnico científica y colaborar en la superación del nivel educacional del movimiento cooperativista nacional; poniendo al alcance de todos los sectores del movimiento cooperativo los conocimientos básicos y las técnicas modernas que permitan elevar la productividad. Asimismo incorporar al estudiante y docente universitarios a una práctica concreta de la realidad nacional.

 

Debido a la importancia histórica que constituyó el fallo del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, en torno al conflicto entre El Salvador y Honduras por diferencias limítrofes, la Universidad emitió un mensaje dirigido a todos los hondureños y especialmente a los líderes políticos y medios de comunicación social, para que se abstuvieran de hacer uso político de los resultados del diferendo limítrofe y asumir una conducta civilizada. También expresó su voluntad de cooperar con el Gobierno de la República en cualesquiera iniciativa que permita garantizar el clima de paz en las comunidades de la zona delimitada.

 

La UNAH como fiel reflejo del engrandecimiento cultural de la nación y consciente de los roles que le compete desarrollar para tratar de fortalecer el espíritu y calidad de las obras artísticas de los escritores hondureños, institucionalizó el premio "José Trinidad Reyes" en todas las áreas del conocimiento, de las artes y las ciencias, las ramas que se premiarán serán: novela, cuento, poesía, ensayo, teatro. El premio se otorgará cada año a una rama distinta de la literatura y no podrá repetirse un premio en una misma rama, sino hasta después de 5 años. El acto de premiación deberá ser el 18 de diciembre de cada año y la dotación del premio de Lps. 5,000.00, publicación de la obra y pergamino de reconocimiento.

 

Como resultado de la reforma al calendario académico realizada en el año de 1991, que de régimen semestral se pasó a tres períodos académicos, se integró una comisión académica para establecer los criterios y disposiciones necesarios para readecuar los planes de estudios y la sustitución de los exámenes públicos y privados, por una práctica profesional supervisada. Este proceso se realizó durante el año 1993, período en el cual se readecuaron los contenidos programáticos de semestre a período, excepto en las Carreras de Medicina y Enfermería. Se reformó el componente de educación general, se eliminaron asignaturas y se incluyeron otras en base a los estudios diagnósticos. El enfoque pedagógico de los nuevos planes de estudios, dió prevalencia a la práctica con tendencia a formar un profesional más productivo, generador de su propio empleo. La duración promedio de los planes quedó entre 12 y 15 períodos.

 

Su objetivo fue transferir el conocimiento científico tecnológico al estudiante, logrando que desarrolle su habilidad práctica y la aplicación de sus conocimientos teóricos en la solución de los problemas nacionales. Se organizó un comité con las funciones de dirigir, organizar, supervisar y evaluar la práctica profesional supervisada y un comité técnico para elaborar los documentos que regulen el desarrollo, supervisión, evaluación y seguimiento de la práctica, y formular políticas.

 

La práctica profesional supervisada uniprofesional y multiprofesional se estableció con carácter obligatorio, inherente al pensum de cada carrera a partir del 12 de noviembre de 1992. Se sistematizará conforme al avance en la carrera, aumentando su duración, complejidad e intensidad, hasta culminar en el último período académico con la presentación de una monografía. Las facultades y centros identificarán las instituciones que puedan captar a los profesionales, con las cuales se establecerán convenios. Como disposiciones transitorias se establecieron dos categorías de egresados:

 

a) Con experiencia profesional comprobada por el comité, el egresado presentará una monografía para su graduación.

 

b) Sin experiencia, el egresado podría optar por la práctica profesional supervisada o por un trabajo de tesis.

 

Las autoridades universitarias en febrero de 1993, presentaron a los miembros de la Comisión de Modernización del Estado su planteamiento sobre la modernización del modelo de prestación de servicios de atención y formación de los recursos humanos en salud. Presenta en primer término, un análisis de la situación actual incluyendo las condiciones económicas, políticas y sociales; así como aquellos problemas de salud que afectan a la población, las prioridades y áreas críticas en este campo. A partir del diagnóstico se plantea en forma clara la situación objetivo. También se presenta la propuesta de un modelo de prestación de servicios de atención, lineamientos estratégicos, medidas y mecanismos para la operacionalización del modelo. El propósito de la Universidad fue proponer un modelo de prestación de servicios de atención, que resulte equitativo, integrador, eficiente, eficaz , especifico y realista.

 

En marzo se presentó a los Honorables Miembros de la Comisión AD-HOC, de alto nivel el planteamiento de la UNAH, en cumplimiento a lo solicitado y a lo estipulado en la Constitución de la República, que manda contribuir a la transformación nacional, estudiar los problemas nacionales y plantear opciones de solución.

 

La Institución sugirió respetuosamente a los miembros de la Comisión AD-HOC, algunas recomendaciones, encaminadas al fortalecimiento de la democracia en Honduras. Entre ellas se destacan las siguientes:

 

1. Reorganización del órgano jurisdiccional del Estado.

 

2. Organización del Ministerio Público.

 

3. Reorganización de los cuerpos de policía.

 

4. Reorganización de los organismos auxiliares del poder jurisdiccional.

 

5. Reforma del sistema penitenciario nacional y la estructura organizacional del Departamento de Medicina Forense.

 

En mayo, se publicó el Proyecto Inter-TEGUS, con apoyo de la Rectoría y producto del trabajo de un conjunto de aproximadamente 40 profesionales de la UNAH, distribuidos entre facultades y varios departamentos administrativos que en conjunto con Hondutel y miembros de la empresa privada trabajaron para el establecimiento de una red UNIX para el nivel de educación superior hondureño. La coordinación estuvo bajo la responsabilidad del Dr. Gustavo A. Pérez y el Ing. José Mónico Oyuela.

 

Inter-TEGUS planteó el establecimiento de una red distribuida UNIX con operaciones DOS compatibles, que enlaza estaciones de trabajo y microcomputadores del nivel de educación superior a velocidad de 64KBPS o superiores y que permite dos salidas, a Internet a través de PAS-1 Homestead e Hispasat a través de un VSAT propio de la red.

 

Otros componentes del proyecto lo constituyen: Centro Nacional de Hardware, Instituto de Software, Servicios Externos y Sistema de Información, que tienen como finalidad establecer un núcleo de actividad informática, que tenga como base la red Inter-TEGUS y genere soluciones a mediano y largo plazo para la educación superior en particular y la industria nacional en general. En el sistema de comunicaciones operarían en forma conjunta HONDUTEL- UNAH.

 

En aras de la excelencia académica y como una preocupación constante de elevar la calidad del docente, el Consejo Universitario, en acta No.589 creó la Escuela de Actualización del Docente Universitario. Su función debe ser en forma exclusiva, contribuir al desarrollo personal y profesional de los docentes universitarios, por medio de un proceso de educación permanente y sistematizado. Además proporcionaría al docente acumulación de puntos para su reclasificación y estímulo para su superación.

 

El desarrollo del personal docente se aborda desde dos ángulos: 1. En su campo profesional y de especialización; 2. El desarrollo profesional en su tarea docente. Es una dependencia de la Rectoría para facilitar todos los trámites administrativos que conlleva la contratación de docentes con altos grados académicos y experiencia.

 

En 1994, el Consejo Universitario acta No.615 acuerdo 181 aprobó el manual de organización y funciones de la escuela. Se definen los objetivos, políticas y funciones para su organización.

 

Se firmó un convenio de cooperación académica con el INFOP, con el objetivo de impulsar acciones de capacitación profesional y programas de extensión para el aprovechamiento de los recursos disponibles en ambas instituciones. La duración del convenio era de dos años prorrogables a petición de ambas partes. Otro con el Servicio Holandés de Cooperación Técnica y Social, para desarrollar una investigación acerca de un sondeo preliminar de la problemática urbana del área metropolitana de Tegucigalpa y Comayagüela. La investigación comprende los principales problemas y sus posibles soluciones, así como las instituciones presentes en la zona. La duración del convenio era del lo. de abril al 30 de agosto, prorrogable a voluntad de ambas partes.

 

La Universidad a solicitud de la FEUH y padres de familia preocupados por el reclutamiento indiscriminado de estudiantes universitarios, nombró una comisión para entrevistarse con las autoridades de las Fuerzas Armadas de Honduras, con el propósito de regular el reclutamiento de estudiantes universitarios para el servicio militar obligatorio.

 

El Consejo Universitario aprobó, acta No.600, acuerdo No.64, eliminar el grado de bachiller universitario a partir de 1994, quedando como primer título universitario el grado de licenciatura. Se fijó un período transitorio para los estudiantes que estuvieron anteriormente matriculados para optar a ese grado. Esto fue resultado del desaparecimiento del grado académico de bachiller universitario en las normas académicas del nivel superior.

 

La Universidad a lo largo de su historia ha distinguido de diferentes formas a ilustres hondureños y extranjeros, distinciones que han sido reglamentadas en varios períodos. Para dar un ordenamiento y sustentación general el Consejo Universitario acta No.606, acuerdo No.117, aprobó establecer un solo reglamento que incluye: honores y distinciones que otorga la UNAH; Grado "Doctor Honoris Causa"; nombramiento "Profesor Emérito"; condecoración "José Trinidad Reyes"; distinción "José Cecilio del Valle"; premio "Honor al Mérito Universitario 25 Años de Servicio"; otras distinciones y diplomas.

 

Se interrumpieron las actividades académicas y administrativas de la UNAH, por el paro de labores realizado por la comisión proreinvindicación salarial, en vista que los salarios de los trabajadores universitarios no corresponden al incremento del costo de vida. Este movimiento fue apoyada por los trabajadores. Ante esta situación el Consejo Universitario sesionó permanentemente buscándole solución al conflicto. Se acordó otorgar el 31.9% de incremento sobre el salario nominal con lo que las labores volvieron a la normalidad.

 

La Rectoría de la Universidad apoyó la publicación del cuaderno universitario No.83 "Honduras, Crecimiento o Desarrollo", sus autores Gustavo A. Pérez y Andrea Portillo Sáenz desarrollan en él la hipótesis de que la privatización de la educación superior hondureña no conduciría ni a una mayor eficiencia, ni al aumento de la cobertura. Entre sus conclusiones se destacan:

 

1. Que las misiones de los organismos internacionales de crédito llegan al país devengando sus miembros altos viáticos, por poco tiempo y en su estadía se reunen con un reducido número de funcionarios del Gobierno Central, funcionarios que, en la mayoría de los casos no son especialistas, ni buenos negociadores;

 

2. Por el contrario a veces lo que desean es agradar y quedar bien para conseguir recursos frescos, financiamientos de proyectos específicos y rápidos desembolsos; y

 

3. Que el Gobierno constituya la comisión negociadora de la deuda externa, en donde estén representados el Gobierno Central, el Congreso Nacional, la empresa privada, los trabajadores organizados y la UNAH. Esta comisión será el enlace con las misiones que llegaran al país, deberá contar con bases de datos adecuadas y con capacidad de convocatoria de los técnicos necesarios para hacer un buen diagnóstico y sobre todo de plantear un programa estructurado de soluciones para resolver los problemas señalados, el programa debe ser coherente con nuestra realidad.

 

En este mismo año se creó el consejo de exrectores, con el propósito de que la Rectoría cuente con la asesoría de los funcionarios que se han desempeñado en ese alto cargo. Este consejo se reuniría a convocatoria del señor rector.

 

La Dirección de Extensión Universitaria por medio del departamento de cultura y comunicación social, consciente que la Universidad debe contribuir al engrandecimiento y descubrimiento de los valores artístico culturales del ámbito universitario, organizó el Festival Universitario de la Canción del 6 al 11 de junio, con la participación de los estudiantes de todas las carreras, dándole así a la celebración del día del estudiante y al nacimiento del Padre Reyes una connotación diferente.

 

El Consejo Universitario en acta No.613 acordó la reglamentación del festival y los tres premios que se otorgarían: ler. premio Lps. l,500.00, trofeo y diploma; 2do. premio Lps. 1,000.00, trofeo y diploma y 3er. premio Lps. 500.00, trofeo y diploma.

 

Se aprobó el reglamento de la práctica multiprofesional supervisada, que regulará su funcionamiento, conforme al acuerdo No.170-94 del Consejo Universitario.

 

Esta práctica multiprofesional es la actividad interdisciplinaria realizada por los estudiantes, supervisada por profesores o colaboradores en íntima relación con las comunidades.

 

Sus objetivos deben ser:

 

1. Retroalimentar el proceso enseñanza aprendizaje.

 

2. Contribuir a que el estudiante adquiera seguridad en el ejercicio profesional y desarrolle un alto grado de competitividad.

 

3. Despertar en los futuros profesionales una conciencia social mediante el conocimiento directo de la realidad nacional.

 

4. Retribuir parcialmente con servicios a la sociedad, el aporte que esta ha contribuido en su formación.

 

Los estudiantes podrán realizar en forma optativa la práctica multiprofesional como uno de los requisitos para su graduación a nivel de pregrado. El tiempo debe ser no menor de ochocientas horas para el nivel de pregrado.

 

El Consejo Universitario

 

Considerando: que el Padre Reyes fue un hombre que dedicó su vida a la educación superior hondureña.

 

Considerando: que fue el fundador de la Universidad.

 

Considerando: que es necesario reconocer los méritos de los ciudadanos preclaros, que con sus luces y su trabajo creador han contribuido al desarrollo de la ciencia, la cultura y la técnica, buscando la superación de los valores de la República.

 

Por tanto, por unanimidad de votos acordó en su sesión ordinaria, acuerdo No.193, acta No.617, declarar Rector Eterno al Presbítero José Trinidad Reyes, cuatro veces Rector y cada ll de junio, fecha de su nacimiento, las autoridades universitarias izarán el pabellón nacional y depositarán una ofrenda floral en la plaza principal, donde está erigida su estatua.

 

La Universidad firmó un convenio tripartito, de cooperación interinstitucional con la Secretaría de Gobernación y Justicia, y la Asociación de Municipalidades de Honduras. La finalidad del convenio fue establecer y concretar relaciones de cooperación, en el marco de un amplio programa de descentralización de la administración pública en sus diferentes niveles, con el propósito de lograr el fortalecimiento de los gobiernos locales, profundizar el modelo de democracia integral y garantizar el futuro de la nación en base a la protección de la infancia, la juventud y la madre, todo ello por medio de la aplicación y transferencia de conocimientos científicos, técnicos, culturales y metodologías educativas teórico prácticas, interdisciplinarias y participativas de la población universitaria.

 

El Consejo Universitario, acta No.623, acuerdo 264 creó la Oficina de Preintervención como resultado del estudio realizado sobre la estructura administrativa del Consejo de Administración. Esta oficina es responsable de llevar el control interno de las operaciones y gastos que realiza la UNAH y está adscrita al Consejo de Administración.

 

En sesión ordinaria del Consejo de Educación Superior No.63 del jueves 6 de octubre de 1994, acuerdo No.238-63-94 aprobó el plan de estudios de la Carrera de Administración de Empresas Agropecuarias del Sistema Universitario de Educación a Distancia, en el grado de licenciatura.

 

El Consejo Universitario en el acta No.625, acuerdo 225 aprobó las carreras cortas de:

Técnico universitario en terapia física,

Técnico universitario en terapia ocupacional y

Técnico universitario en fonoaudiología, adscritas a la Facultad de Ciencias Médicas.

Durante 1995, se desarrollaron tres etapas del Programa Intercampus (América Latina y España). Este programa suscrito con la Embajada de España, establece intercambio de profesores y estudiantes en actividades académicas, culturales y de investigación. En la primera etapa, 23 estudiantes españoles fueron recibidos por la UNAH, compartiendo experiencias con los estudiantes hondureños. En la segunda fase, 19 estudiantes hondureños, de diferentes carreras, visitaron universidades españolas y en la tercera etapa estudiantes y profesores hondureños visitaron diversas universidades españolas.

 

Las autoridades universitarias siempre sensibles a prestar su colaboración con el sector público, aprobaron en acta No.642, acuerdo 145 colaborar con los VI Juegos Deportivos Centroamericanos a celebrarse en la ciudad de San Pedro Sula en septiembre de 1997, por medio de la participación a tiempo completo de un catedrático del Departamento de Cultura Física y Deportes, pagado por la UNAH del lo. de enero de 1996 al 31 de diciembre de 1997.

 

Las labores académicas y administrativas de la Universidad fueron paralizadas por el SITRUNAH y la ADUNAH durante 15 días por los siguientes motivos:

 

1. Deuda con el instituto de previsión.

 

2. Irregularidades administrativas.

 

3. Irregularidades académicas.

 

Después de varios días de negociación se nombraron comisiones integradas por los tres sectores para aportar soluciones concretas a los problemas planteados.

 

En relación al primer aspecto se acordó, mantener actualizado el pago por parte de la UNAH, en lo referente a la cuota patronal y de los trabajadores, cuota por deducción de préstamos y déficit actuarial a partir de abril de 1995; Para el segundo aspecto se acordó, estudiar exhaustivamente las irregularidades presentadas en diversos departamentos administrativos para tomar medidas al efecto y en lo académico se acordó, revisar las normas académicas, estatuto del docente y el reglamento de becas. Además se firmó un acta para verificar el cumplimiento de los compromisos contraídos.

 

La UNAH firmó los siguientes convenios: con la Universidad Federal de Pernambuco, Brasil, con el propósito de promover la investigación y extensión en diferentes áreas del conocimiento; con la Secretaría de Salud Pública y la Arquidiócesis de Tegucigalpa, para la prestación de servicios de salud en el Centro de Salud "San Benito" de la Colonia Los Pinos de este Distrito Central, a través de actividades de asistencia médica, docencia e investigación; con la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Cultura y Turismo, para la educación bilingüe e intercultural de la etnia Tawahka, la UNAH se comprometió a elaborar un programa educativo de enseñanza bilingüe a través de investigaciones lingüísticas y literarias necesarias; con la Secretaría del Ambiente, ambas instituciones preocupadas por la grave depredación del medio ambiente por la destrucción inmisericorde de los bosques y fuentes de agua se comprometen a desarrollar el subcomponente sistematización de la información legal mediante la asignación de asistencia técnica nacional e internacional, programas de capacitación y suministro de equipo.

 

El convenio tendrá una vigencia de cinco años. Se designa como responsable a la Dirección de Políticas y Programación de la SEDA y al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAH. Se firmó otro con la Universidad Nacional de Rosario, Argentina. Incluye intercambio de información y publicaciones, de personal docente e investigadores, seminarios, coloquios, estudio conjunto de investigaciones, acceso a equipos y material específico y charlas de corta duración. La vigencia del convenio será de dos años prorrogables. También con la Fundación Universitaria Centroamericana, para realizar actividades tendientes a apoyar el desarrollo de la enseñanza y la investigación y extensión en los estudios de población; además se le concedió licencia a FUNDAUCA para utilizar las siglas UDIP-UNAH. La vigencia será permanente; sin embargo se revisará cada cinco años. La Secretaría General acordó modificar el tamaño de los títulos de pregrado, responsabilizándose por su impresión, esto significa una nueva fuente de ingresos y mayor agilidad en los trámites.

 

Tegucigalpa se convirtió en la sede del IV congreso del CSUCA, sus antecedentes fueron:

 

La confederación universitaria desde su fundación en 1948, realizó cuatro congresos. El primero se celebró en El Salvador del 15-24 de septiembre de 1948 y fue esta instancia la que creó al Consejo Superior Universitario Centroamericano, CSUCA. Entre sus resultados fundamentales se apunta su visión histórica integracionista, la creación de una entidad regional y la conceptualización de la autonomía universitaria como un elemento básico para el desarrollo de la educación superior en América Central.

 

En los años 60 se impulsa el Primer Plan de Integración Regional de la Educación Superior (PIRESC II) que marcó un proceso de profunda transformación y actualización de las universidades de la región. Hasta 1968 se realizó el II Congreso Universitario también en San Salvador. Época marcada por gran agitación social y política. Se discutió sobre la necesidad de mayor inserción en los procesos de transformación que sufrían las sociedades centroamericanas, profunda preocupación por el logro de la independencia efectiva de los pueblos y por el logro de la justicia social.

 

El III Congreso se realizó en septiembre de 1988 en Ciudad de Guatemala. Época marcada por una guerra de baja intensidad, las universidades del istmo apuestan por la paz apoyando el denominado "Plan de Paz para la Región Centroamericana".

 

En agosto de 1995 se llevó a cabo el IV Congreso Universitario Centroamericano "Francisco Morazán" en Tegucigalpa, Honduras; con la participación de todas las universidades que integran el CSUCA. Esta época está marcada por la integración que toma fuerza a partir de 1991, con el protocolo de Tegucigalpa, por el cual los presidentes centroamericanos crearon el Sistema de Integración Centroamericana SICA, la integración regional busca recuperar su dimensión global, política, económica y cultural, integrando en un sistema descentralizado alrededor de 60 organismos de integración regional.

 

Durante el IV Congreso tres fueron los temas básicos desarrollados:

 

1. Misión CSUCA XXI

 

2. Segundo plan para la integración regional de la educación superior centroamericana (PIRESC II)

 

3. Bases fundamentales de la Confederación Universitaria Centroamericana propuesta de reformas en Tegucigalpa, Honduras; con la participación de las universidades que integran el CSUCA.

La primera temática se centró en un ejercicio evaluativo - histórico institucional, como base de orientación para el planteamiento de la integración universitaria regional ante el advenimiento del III milenio. La segunda, PIRESC II obedece fundamentalmente al cambio de coyuntura que afecta a Centroamérica, por la modificación de las condiciones político-económicas del entorno nacional y que influye de forma determinante en el modo en que las universidades de vocación pública se organizan y realizan las funciones institucionales que le son peculiares.

 

Los objetivos aprobados fueron los siguientes:

 

1. Contribuir al estructuramiento y la construcción de las universidades centroamericanas del siglo XXI.

 

2. Impulsar la configuración de una verdadera comunidad universitaria regional, inspirada en los principios que identifican a la Confederación Universitaria Centroamericana.

 

3. Apoyar los procesos de renovación institucional que han emprendido las universidades confederadas frente a la transición que sufre América Central en el contexto de la economía abierta.

 

La tercera temática propuso la reforma de las bases fundamentales, que tienden a dotar al CSUCA y a la Confederación de los instrumentos jurídicos institucionales que le permitan enfrentar los retos del siglo XXI, garantizar su acción regional y la ejecución del PIRESC II según las directrices del documento MISION CSUCA XXI, bajo los principios de calidad y excelencia académica en las actividades sustantivas de las universidades públicas, la investigación científica, la docencia y la acción social, orientadas a la formación y al desarrollo pleno del hombre y la mujer contemporáneos, así como a contribuir al desarrollo integral de la sociedad.

 

Al finalizar 1995, la comisión bipartita nombrada como responsable de la reestructuración de las oficinas de Registro y Procesamiento de Datos entregó el informe del trabajo realizado, contiene los apartados siguientes: I Principales características de la organización y funcionamiento del registro escolar y el sistema de cómputo de la UNAH. II Antecedentes, III Situación actual, IV Regulaciones que rigen el registro escolar, V Conclusiones y VI Recomendaciones. Se precisan las siguientes características para que el registro escolar funcione bien: democracia, disciplina, recursos humanos, equipos y programas.

 

La UNAH honró con el premio de literatura "José Trinidad Reyes" 1996 al escritor hondureño Pompeyo Del Valle por su obra en prosa y verso que incluye "Antología Mínima", "El Fugitivo", "Cifra y Rumbo de Abril", entre otras.

 

Este escritor pertenece a la llamada generación literaria de 1950. Desde muy joven ejerció la profesión del periodismo en diferentes medios y por cerca de dos lustres dirigió el Departamento de Publicaciones de la Secretaría de Cultura y Turismo. Ha sido distinguido con numerosos premios.

 

Al ser galardonado, con el premio de literatura José Trinidad Reyes expresó lo siguiente:

 

Señor Rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras,

 

Señores miembros del Consejo Universitario,

Señor Viceministro de Cultura y las Artes,

Invitados especiales,

Señoras y señores:

 

Para el escaso número de personas que me conocen o han oído de mí, soy Pompeyo del Valle, el poeta. Como fácilmente se advierte este no es un nombre sino un pseudónimo. Me lo impuso mi padre (valiéndose de mi incapacidad para defenderme) con la complicidad silenciosa de la iglesia católica y del cabildo municipal, y también de un ilustre padrino mío, Arturo Martínez Galindo, mi vecino en la Avenida Jerez de Tegucigalpa, donde nací y donde transcurrieron mis primeros años.

 

Nunca tuve un nombre propiamente dicho, un nombre común y corriente como todo el mundo. Este artificio lingüístico, en la confluencia del griego y del sánscrito que me dieron por tal, tuve el rechazo de mis condiscípulos en la escuela, primero, y de los adultos después, en la praxis cotidiana. No de otro modo puedo entender el largo proceso de deformaciones y corrupciones sufridas -a costa de mi sosiego - por el pomposo trisílabo con que se me rotuló cuando yo era apenas un bebé, así de este tamaño...

 

Ahora bien, Pompeyo - tábano de recepcionistas, empleados de hoteles, secretarias desapercibidas y carceleros analfabetos - funciona bien al pie de unos versos, al principio de una historia, inventada como todas las historias, individuales o colectivas, y lució mucho en los encabezados de más de una nota periodística o boletín policíaco (a menudo una misma cosa) en los años sesenta de nuestro siglo en Honduras.

 

Lo que quiero decir, en concreto, es lo siguiente: el apelativo del general de Sila (106-48 a.J.C.) colega triunviro de César y de Craso, ha tenido mucho que ver con mi peligrosa aventura literaria. Creo que sin él nadie habría reparado en mi existencia como poeta. Porque ningún adicto a la letra impresa que se respete va a pasar por alto un texto firmado por alguien como yo; es decir, por alguien que ostente un nombre como el mío, y arrojen un apellido como el mío, pero juntos.

 

Pienso que el nombre de una persona influye más que el horóscopo en su destino. Estoy seguro de que si llevara otro nombre, Serafín, por ejemplo, yo no sería el mismo. En todo caso, me hubiera sentido más protegido en mi integridad física en días aciagos -aunque a trechos divertidos - de persecución y acoso por los cancerberos del sistema, como secuela de mi hambre y de mi sed de justicia nunca satisfechas. Pero tampoco me imagino poniendo ese nombre etéreo debajo de la última línea de un poema, de un relato o de cualquier otro texto mío. Sencillamente, no puedo imaginármelo. Confieso, con franqueza, que he llegado a detestar el nombre que me identifica como vecino sin corona, obligado a pagar - gústeme o no - el impuesto de vialidad, el fantástico tren de aseo, los cráteres de las vías públicas y las sirenas ambulantes permítaseme usar el gastado adjetivo - del carro de los bomberos.

 

Cuando en buena o mala hora se me ocurrió la idea de divulgar mis versos en los papeles públicos era yo un flaco adolescente con el liso pelo indómito bailándole en la frente.

 

Malvivía yo en esa época en un estrecho cuarto de pensión del barrio Los Dolores, muy cerca del extinto mercado y de la iglesia del mismo nombre. Por mi ventana, en días de sol, veía pasar a las vendedoras de flores que bajaban de El Hatillo con su fragante mercancía mientras las mulas melancólicas, agobiadas bajo su carga, meneaban los rabos para librarse de las moscas. En las noches, el paisaje cambiaba y las vendedoras de flores eran sustituidas por las rameras que a menudo trastabillaban borrachas.

 

Entonces empezó a circular la revista de arte y letras "Surcos", dirigida por el poeta Claudio Barrera, perteneciente a la así llamada "generación de 1935". Alguien me dijo que aprovechara la oportunidad para dar a conocer mis escritos. Sentí miedo del consejo porque yo - cazador furtivo en el bosque encantado - escribía únicamente como un desahogo, como una forma de no reventar, pues tuve una adolescencia muy angustiosa y muy desamparada. Pero lo que ha de ser es, y una mañana me encaminé a las oficinas de la revista con unas líneas compuestas especialmente para ella. Pero no encontré a Barrera allí sino en la calle, errando por la Avenida Cervantes. Anteriormente había visto al poeta de lejos y sabía que estaba frente a él, así que lo abordé y le dije lo que tenía que decirle muy de prisa, para espantar la timidez, otra de mis taras.

 

Barrera me invitó a tomar un refresco en una cafetería situada a inmediaciones de los talleres donde se imprimía la revista, y echó una mirada distraído a mi texto. Aquel iba calzado, púdicamente, con un nombre de mi invención, un tanto afrancesado. "¿Así te llamas?", me preguntó, dubitativo. "No", le dije "¿Y cómo, entonces?", "Pompeyo", repuse, casi en un susurro; y viendo hacia la pared de enfrente, agregué: "Pompeyo del Valle". "!Caramba!, exclamó Barrera, "no necesitás otro pseudónimo. !Ya tenés uno!".

 

Al principio de este monólogo, y refiriéndome a mi hábito de escribir, hablé de él como de una aventura peligrosa. Y lo es. El stablishment no tiene buenos ojos para el hombre emplumado. Lo ve pasar con desconfianza, lo inscribe en una nómina de sospechosos, lo persigue, lo acorrala y lo befa. En consecuencia, el poeta nunca está ciento por ciento en paz con el sistema, fuere el que fuere. Lo empuja a ese deslinde la burocracia, esa estúpida limitación o mutilación del hombre que echa a perder los mejores propósitos y los más elevados ideales. De ahí que las revoluciones sean tan hermosas al comienzo, cuando aún bulle en el corazón del combatiente victorioso ese deseo demoníaco, político, amoroso, de fraternidad con el prójimo, y de compartir la historia con él, como sujeto y razón central de ella.

 

En lo que a mí concierne, procuro disfrutar de mi condición solitaria todo cuanto me lo tolere la existencia, como lo hice de niño, viajando clandestinamente por mares misteriosos con Simbad el Marino, mientras el pájaro Rokh extendía la sombra incesante de sus alas enormes sobre mis sueños sin pausa, resplandecientes como las cúpulas de cobre de una ciudad feérica.

 

Ahora, más que leer releo mis viejas preferencias. Creo en el estusiasmo creador y escribo si me siento tocado por el ángel. Solo que como los inmortales -digámosle así- me asignaron un ángel perezoso, tengo que despertarlo de una buena sacudida cuando me canse de su abulia.

 

Lamento no haber dedicado mayor atención al trabajo literario. Debí haber dado más de mí, a las prensas, pero tuve que emplear muchas de mis horas en tareas menos insignes. De todas maneras, creo haber compuesto algunas páginas aceptables que vivirán un poco más que mi cuerpo en la memoria de los hombres. Pido perdón por mi vanidad y mi impericia, defectos que me cegaron y me impidieron reducir a cenizas una buena porción de adefesios, hoy agazapados en los viejos papeles con olor a polvo de nuestras hemerotecas y bibliotecas. Agradeceré al crítico o al estudioso que siga adelante, sin detenerse, cuando de casualidad tope con algunos de ellos. De esta suerte, prestará un menor servicio a las letras hondureñas y me librará a mí de las vergüenzas del chapucero.

 

Si hace apenas unos cuantos años se me hubiera dicho que un día yo iba a ser objeto de homenaje por parte de nuestra casa matriz de cultura, el pronóstico hubiera sido tomado por mí como una broma -y, tal vez, como una burla- y, además, habría contestado que, en todo caso, el vaticinio no era más creíble que el boletín meteorológico que, como todos sabemos, cuando anuncia lluvia alumbra un sol radiante y cuando presagia cielos despejados llueve a cántaros.

 

Pero lo cierto es que hoy soy objeto de este inesperado honor y mi corazón rebosa de gratitud. Al mismo tiempo, me complace saludar el esfuerzo que hace la comunidad universitaria para devolverse a sí misma la imagen de respetabilidad que le corresponde, y me es sumamente satisfactorio ver cómo despojándose de actitudes de políticas cerril -la Universidad Nacional asume las tareas para las cuales fue creada. Me satisface, en fin, observar la proyección que va adquiriendo ante el pueblo que la sustentó, mediante una correcta gestión de relaciones públicas, y una comunicación inteligente que confío será cada vez más amplia y eficaz.

 

Gracias. Y que tengan todos ustedes un buen día.

Tegucigalpa, jueves 19 de septiembre de 1996.

 

La Universidad en el año 1996, celebró la Primera Gran Feria Internacional del Libro. Al resaltar la librería "José Trinidad Reyes" y la labor, dado el gran éxito de la misma se puso en duda la creencia que al hondureño no le gusta leer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inauguración de la primera feria internacional del libro 1996

 

Estudiantes y docentes de la Carrera de Arquitectura aunaron esfuerzos para presentar a la sociedad hondureña soluciones habitacionales de bajo costo.

 

La Dirección de Planificación Universitaria con el propósito de elaborar el POA-UNAH 1996, planteó a las autoridades universitarias una estrategia diferente de trabajo para su estructuración, mediante la metodología de socialización del plan.

 

Los objetivos planteados fueron los siguientes:

 

1. Establecer las prioridades del plan de las unidades académicas de forma coherente y consistente a las necesidades de desarrollo institucional.

 

2. Lograr que la asignación presupuestaria sea conforme a lo programado en el plan.

 

Para el desarrollo de los objetivos propuestos, se realizaron dos jornadas de trabajo al más alto nivel; se analizó la problemática existente y se plantearon las soluciones más viables. Resultado de este trabajo fue el Plan Operativo Anual UNAH-1996.

 

La Rectoría de la Universidad en un acto sencillo confirió la dedicación exclusiva a cinco docentes: destacados:

 

1. Dr. Raúl Felipe Cálix, del Departamento de Cirugía, de la Facultad de Ciencias Médicas.

 

2. Lic. Cyril Hardy Nelson, del Departamento de Biología, del CUEG.

3. Lic. Ramón Oquelí, del Departamento de Ciencias Sociales, del CUEG,

 

4. Licda. Raquel Estela Angulo, del Departamento de Matemáticas del CUEG.

 

5. Dr. Gustavo A. Pérez Munguía, del Departamento de Física, del CUEG.

 

Se organizaron y están en funcionamiento para el fortalecimiento de la docencia universitaria, los laboratorios de computación en la Facultad de Ingeniería, en la Facultad de Ciencias Económicas en el Departamento de Informática, en el CUEG en el Departamento de Matemáticas y en el Departamento de Periodismo.

 

La Universidad firmó un convenio con el Consejo Hondureño de Ciencia y Tecnología (COHCIT), para proporcionar asistencia técnica a la pequeña y mediana empresa orientada a incrementar la productividad y mejorar su competitividad por medio del fortalecimiento de la capacidad tecnológica global. La Universidad proporcionará personal técnico especializado, servicios bibliotecarios y equipo. El convenio tendrá una duración de dos años. Otro con la Universidad Complutense de Madrid, España, con el objeto principal de lograr un acercamiento y la mutua colaboración, intercambio de profesores y alumnos, apoyo de la ciencia y la tecnología. La duración de este convenio será de cinco años. También con la Escuela Nacional de Agricultura, con el fin de realizar acciones de cooperación científica y tecnológica en áreas de interés común; aprovechamiento de los recursos regionales y centrales para el avance cualitativo de los procesos de formación en el nivel de educación superior de los estudiantes.

 

También se firmaron convenios con el Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias de Bayamo, con el Instituto Superior Agrícola de Ciego de Ávila, con la Universidad de Holquín y con la Universidad de La Habana, todos de la República de Cuba. Su propósito es desarrollar relaciones académicas, culturales y científicas, estableciendo un intercambio de información sobre las especialidades, planes de estudio y proyectos de investigación de interés e intercambio de estudiantes.

 

En la Maestría Latinoamericana de Trabajo Social se organizó el departamento de cómputo ,como apoyo a la actividad de investigación. Se realizó el Seminario "Proyecto de Enseñanza de los Derechos Humanos" coordinado por el CSUCA y con el patrocinio de la Unión Europea. Esta actividad estuvo destinada para todas las universidades públicas del área centroamericana. Participaron más de 80 docentes de la UNAH y los expositores fueron nacionales y extranjeros.

 

Los temas debatidos fueron los siguientes:

 

a) Salud y Derechos Humanos

b) Niñez, Juventud y Derechos Humanos

c) Didáctica en la enseñanza de los Derechos Humanos

d) Educación Superior y Derechos Humanos

 

El Consejo Universitario, acta 652, acuerdo No.46, aprobó la creación y funcionamiento del Doctorado en Gestión del Desarrollo con su respectivo plan de estudios, bajo la responsabilidad del Postgrado Latinoamericano en Trabajo Social. El apoyo técnico y financiero está previsto por parte de diversas organizaciones y universidades de América Latina, Estados Unidos y Europa. Se organizó y desarrolló la Segunda Jornada de Integración del Sistema Educativo Nacional, con el propósito de lograr un funcionamiento coherente y armónico de la educación, que sigue siendo una aspiración.

 

El Consejo Universitario en el acta 660, acuerdo No.112 solicitó dictamen sobre la propuesta del sistema de acreditación e información cuyo objetivo fundamental es garantizar a la sociedad que la institución cumple los más altos requisitos de calidad y que realiza sus propósitos y objetivos. El sistema deberá tener un comité de acreditación. La autoevaluación institucional formará parte del proceso de acreditación. Para ello, la facultad o centro partirá de su propia definición, de su misión y proyecto educativo, utilizando los instrumentos que para el efecto adopte el comité de acreditación.

 

La evaluación externa deberá ser practicada por pares académicos (dos representantes de la unidad y dos representantes externos) los cuales serán designados por el comité, lo cual conlleva a medir la calidad del programa o a formular las recomendaciones que juzgue pertinente. El comité es un organismo de naturaleza eminentemente académico, integrado por personas con alto nivel científico y una trayectoria académica no menor de 15 años, la duración será de 4 años no prorrogables.

 

El Consejo Universitario en sesión extraordinaria conoció el proyecto académico elaborado por la Carrera de Arquitectura sobre el desarrollo físico del CUROC. El proyecto se diseñó como parte de la asignatura Diseño Arquitectónico VI, que corresponde al V año de la Carrera. Para su realización se desarrolló una estrecha comunicación entre los alumnos y los miembros de la comunidad de Copán, que brindaron toda la información. El Consejo Universitario acordó un sincero reconocimiento a profesores y alumnos que con enorme sacrificio y amor universitario elaboraron este útil proyecto.

 

Se reestructuró la Dirección del Sistema de Estudios de Postgrados, en vista del crecimiento observado en los últimos años y para hacer más ágiles los procesos y lograr la vinculación de la dirección con los diferentes programas de postgrados existentes. Se aprobó la organización siguiente: asistencia técnica especializada, asuntos académicos administrativos, investigación y extensión, calidad educativa, educación permanente y la secretaría administrativa.

 

El trámite de reconocimiento de títulos se llevaba a cabo hasta 1991 en la Secretaría General de la Universidad, año en que pasó a la Dirección de Educación Superior. Ante esta situación, la Secretaría General en 1996, hizo una revisión de acuerdos y encontró que no había fundamento legal para el traspaso; por lo que basándose en el artículo No.160 de la Constitución de la República, que reza que la UNAH es el único ente gubernamental de estudios superiores que reconoce previo a los dictámenes que emitan las unidades académicas de esta Casa de Estudio, las solicitudes de incorporación de títulos adquiridos en el exterior, por tanto el Consejo Universitario en acta 653, acuerdo No. 61 resolvió que la Secretaría General de la Universidad será la encargada de realizar los trámites correspondientes en lo referente a la incorporación de títulos extendidos por universidades extranjeras, para cuyo efecto, se autoriza a la Rectoría de la UNAH para que determine el período en el cual la DES dará traslado a la Secretaría General de la UNAH de toda la documentación de registro y archivo que se refiera al trámite de incorporación de títulos.

 

El Consejo Universitario en acta 661, acuerdo No.128 creó el programa de carreras tecnológicas cortas con los propósitos de:

 

1. Contribuir al desarrollo ambiental, socioeconómico y cultural del país.

 

2. Ampliar la oferta institucional de los niveles de carreras tecnológicas cortas de conformidad con las exigencias contextuales y académico-profesionales.

 

3. Formar tecnólogos profesionales, capaces de asumir responsabilidades en la satisfacción de necesidades y solución de problemas relativos a procesos de comercio, específicos de los campos de la producción de los servicios y de otras dimensiones socioculturales.

 

La metodología debe ser con un enfoque de aprendizaje, por medio del trabajo y la investigación. Se continuó con el fortalecimiento de la red de Internet en la UNAH estableciendo en el departamento de Física una red interna de cable coaxial de l0 Mbps con 8 gigas instalados. La red de física cuenta con 2 estaciones de trabajo y 3 PC que tienen salida a Internet por la sección de Física Teórica a través de 2 módems digitales y 1 enrutador Cisco 1000, con el cual se comunican con el radio módem de la UNAH, colocado en la Facultad de Ingeniería.

 

También se tiene establecida la hora UT para Honduras a través del Proyecto CRONOS. La sección de Física Teórica tiene un nodo de Internet de investigación con varios computadores en línea y estableció en una sparc-5 el protocolo NTP (Network Time Prtocol) con servidor primario BNL (Brookhaven National Laboratory, New York) y en una PC, Pentium 166 MHz el SNTP (Short Network Time Protocol) con el FNL (Fermi National Laboratory, Chicago). Cuando ambos sistemas están en sincronía se dice que se tiene la hora oficial en Honduras. Se instaló en el campus de la ciudad universitaria el telescopio computarizado LX2006.

 

El Claustro Pleno en su sesión ordinaria de diciembre conoció el Plan Operativo Anual UNAH 1997, que debe ser la herramienta de trabajo, que oriente la actividad universitaria durante 1997. En el apartado "Logros esenciales 1995-1996", se presentaron de forma sintetizada, las fortalezas institucionales y las principales actividades realizadas en ambos años. En el siguiente apartado "Situación actual de la UNAH", también de forma sintetizada se plantea la problemática universitaria. En el tercer aspecto "Marco Legal", se enuncian los principios legales que rigen el funcionamiento institucional y que todo universitario debe conocer. En cuarto lugar se plasmaron los "Objetivos Institucionales", que expresan la misión de la universidad con la sociedad hondureña. Seguidamente aparecen las "Estrategias" y "Políticas", que son necesarias ejecutar para lograr los resultados contenidos en el plan y lograr los cambios necesarios para el fortalecimiento institucional. En el séptimo apartado están los "Objetivos y medidas programáticas", que son los lineamientos a seguir en la programación de corto plazo. Finalmente aparecen las metas, que en este plan son el norte a seguir por las autoridades universitarias. Además se les entregó a cada uno de sus miembros un ejemplar de "La UNAH en cifras", un folleto que recoge información estadística actualizada de la Universidad y los análisis de cada una de las variables presentadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Doctor René Sagastume Castillo

 

Con motivo de conmemorarse los ciento cincuenta años de vida de la UNAH, en 1997 el Rector René Sagastume Castillo expresó lo siguiente:

 

La universidad ha cumplido el papel que le ha asignado la sociedad.

 

"Hace ciento cincuenta años el sacerdote José Trinidad Reyes y otros sobresalientes hondureños, como Juan Lindo, Yanuario Girón, Máximo Soto, Alejandro Flores y Pedro Chirinos, comprendieron que debían obedecer al mandato de la sociedad fundaron la Universidad del país.

 

Este hecho histórico y singular - cuyo aniversario festejamos en 1997-, configura una realidad que algunas veces pasamos inadvertidos: que el Alma Mater tiene su razón de ser en el contexto de una Honduras en transición que busca - no siempre con buen suceso - la ruta de su desarrollo y prosperidad. Y que, por ende, el país no puede alcanzar sus fines más trascendentes sin el apoyo de su más alta casa de estudios superiores.

 

Juzgamos más que oportuno aprovechar este magno aniversario para efectuar una evaluación a fondo, tanto de la sociedad, como de la Universidad y del gobierno, enfatizando en este último su forma de administrar e invertir los recursos y los bienes nacionales. No precisamente para exigirle cuentas a nadie, sino para detectar lo que hemos hecho mal, en qué hemos actuado correctamente y cuáles han sido los ángulos de los problemas que no hemos tomado en cuenta, y que, en consecuencia, no enfrentamos ni con la oportunidad ni mucho menos con la fuerza e inteligencia debidas, y sustentados en ese análisis, replantear el futuro inmediato y mediato de la nación hondureña y de su Universidad, de cara especialmente a la nueva centuria que ofrece -al mismo tiempo - ingentes retos e invaluables oportunidades dignas de ser aprovechadas en beneficio de todos.

 

La sociedad, el pueblo y los gobiernos - exceptuando las luchas de Morazán - no han tenido un criterio definido acerca de cuál es el modelo de país y de Estado que conviene construir. Casi en todos los tramos de nuestra historia, la sinergia social se ha desperdiciado de forma irresponsable, y numerosas acciones inspiradas en propósitos justos, carecieron del respaldo y el entusiasmo colectivo.

 

A esto y a factores de procedencia externa se debe que, en vez de crecimiento y desarrollo lo que campea en el país es el atraso y la dependencia, no sólo en relación con la situación del pueblo hondureño sino en el despegue progresivo que se observa en otras naciones con más conciencia de identidad.

 

A ciento setenta y seis años de independencia y a ciento cincuenta años de Universidad, caracteriza nuestro país una pobreza generalizada, escasa acumulación de capital propio, desajustes manifiestos entre los deseos de resultados que priva en los individuos y el ejercicio del gobierno - heredero y guardián evidentemente de principios y visiones del pasado - y falta de orientación en cuanto a la definición de cuáles deben ser las capacidades a desarrollar a nivel de recursos humanos para impulsar la transformación y el progreso integral de Honduras.

 

Desde luego, no podemos desconocer que al margen de las dificultades en cuestión, la república ha logrado salir de las guerras intestinas que ahogaron muchas de sus posibilidades por cerca de cien años de "vida independiente"; que la modernización acaecida al promediar el siglo presente abrió algunas posibilidades económico-políticas a la sociedad, y que, en general, el Estado ha experimentado modificaciones mínimas que han dado como resultado un relativo avance institucional.

 

Sin embargo, tenemos que ser justos y aceptar que lo realizado hasta ahora resulta insuficiente y que - como sociedad - nos asiste el derecho de acceder a otros niveles de vida y, como país, a mejores consideraciones por parte de la comunidad internacional.

 

La Universidad de Honduras, primero, y ahora la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, ha cumplido - hasta donde le ha sido posible - el papel que le ha asignado la sociedad.

 

En sus primeros años, preparó los recursos humanos para el gobierno, la administración pública e, incluso, para la incipiente iniciativa privada.

 

En sus aulas se formaron los principales y más importantes mandatarios del país. Muchos de los sueños que han hecho posible avances singulares en el orden institucional, se incubaron, en sus recintos, y bajo el alero fraterno de sus maestros se esbozaron las primeras esperanzas de redención nacional.

 

Por manera que es dable afirmar sin titubeos, que mucho de lo bueno que se ha realizado en Honduras - en los últimos ciento cincuenta años, está estrechamente vinculado con las actividades de su Universidad.

 

Ciertamente, en la mayoría de las instancias históricas de esta alta Casa de Estudios, ella ha respondido a las metas que la sociedad y el Estado le han determinado. En otras ocasiones - pocas a decir verdad - la Universidad ha presionado para el cambio y la transformación de la sociedad y del gobierno. Y aunque los resultados no han sido totalmente satisfactorios, en ello ha privado más los obstáculos y la resistencia que le han opuesto a sus acciones, que rebeldía o incapacidad de la Universidad para cumplir con sus deberes.

 

En los últimos tiempos, la UNAH es testigo de los retos del país ante las exigencias de la globalización económica y la imposición del capitalismo como sistema único en un mundo sumido en abismales contrastes económico sociales. Frente a esa realidad, nuestra institución ha estado atenta a que la sociedad y el gobierno establezcan el diálogo necesario para la definición de tareas y la dimensión de los resultados que se buscan. Infortunadamente, el diálogo no se produce y ni siquiera se intenta. Ha habido ocasiones en que miembros de la comunidad universitaria, han tendido puentes de comunicación, pero la sociedad se ha llamado a silencio, quizás porque se halla atrapada en el círculo de las "necesidades apremiantes" o porque ha sido víctima de una pedagogía del miedo y la desesperación ante peligros que determinados intereses han deformado y exagerado.

 

Cuando la Universidad ha creído conveniente intentar el diálogo, los resultados no han tenido el alcance esperado. Hemos tocado puertas, presentando propuestas y formulado iniciativas, con frutos escasamente saludables.

 

A lo mejor, el error nuestro estriba en esperar demasiado de la presente sociedad, en términos de objetivos para construir un país sobre bases más sólidas; y no haber introducido a nuestros egresados como líderes de esa sociedad para establecer en su interior las claves que la transformación y el camino social requieren.

 

Eliminar este error - caracterizado tal vez por el respeto a una sociedad que en el pasado nos dio más señales e indicaciones (aun cuando entonces había menos dificultades y las realizaciones eran menos complejas que las de ahora), parece ser el imperativo para remontar y celebrar exitosamente estos 150 años de nuestra Universidad.

 

En procura de corregir esta falta, es forzoso que la UNAH asuma también la responsabilidad de sentirse - no la fuerza que ha de transformar radicalmente a la sociedad, pues eso entrañaría su ruptura con ella - sino ser ella la sociedad misma que se quiere transformar y modificar como ente vivo y actuante que es. Y que, en consecuencia, para transformar a la sociedad, la Universidad - que cualitativamente participa de sus atributos y defectos - debe empezar a cambiar primero. Desde esta perspectiva, el diálogo verdadero será más fácil y sus egresados podrán asumir con mayor sentido de responsabilidad la tarea de crear una nueva misión para el logro de un futuro nacional, caracterizado por los elementos o presupuestos básicos siguientes:

a) Necesidad de replantear la capacidad y la responsabilidad de los hondureños para ingresar en la sociedad contemporánea, vinculándose en condiciones ventajosas con los mercados internacionales y participando de manera dinámica y en un plano de igualdad en la sociedad política mundial.

 

b) La urgencia de reconocer conscientemente que tenemos la obligación de formar en la Universidad líderes capaces de producir riqueza, organizar el Estado para que los mecanismos de distribución de esa riqueza faciliten el sostenimiento y reproducción de una sociedad democrática en la cual los hondureños - sin distingos de clase - tengan acceso a una mejor calidad de vida.

 

c) La obligación de usar los espacios universitarios para la investigación creativa y la reflexión honesta en torno a las oportunidades y retos de la hondureñidad, de suerte que podamos desplazarnos de una perspectiva de "esclavos de la necesidad" a un plano de libertad e inventiva en todos los campos del comportamiento humano.

 

Asumidas estas tareas universitarias, los líderes del Alma Mater - de hoy y del mañana - habrán de entender que hay que provocar el diálogo con la sociedad y el gobierno para que sean éstos - dentro de la óptica establecida por la Universidad - los que le impriman su carácter y especificidad.

 

Igual que lo soñaron nuestros próceres, aspiramos a una Universidad que sea parte existencial de la nación hondureña, centro de investigación y modelo de trabajo; que forje hombres y mujeres capaces de construir la Honduras definitiva en las fábricas, en los talleres, en el agro, en la industria, en las cooperativas, en las minas, en el mar, en la escuela, en el laboratorio y en la propia UNAH.

 

Apelo finalmente a la capacidad creadora, a la voluntad, al esfuerzo mancomunado de estudiantes, maestros y trabajadores, para que participemos en la inmensa tarea de hacer de la nación y la Universidad una sola carne y un solo espíritu al servicio de la felicidad y el bienestar de todos y cada uno de los hondureños". Ciudad Universitaria "José Trinidad Reyes" Marzo de 1997.

 

En 1997 se suscribió un convenio con la Corte Suprema de Justicia a efecto que en cada práctica profesional un experto sirva cursos de capacitación, ya que de conformidad al nuevo Código de Procedimientos Civiles, los juicios serán orales, con la solución de controversias, el tratar de evitar que los litigios de las personas lleguen a tribunales y que puedan resolverse previamente o extrajudicialmente a través de mediación de la conciliación.

 

Este convenio es parte del proyecto de modernización de la administración de justicia firmado por el Gobierno de Honduras y BID. El proyecto incluye además donación de mobiliario y equipo. Se firmó un convenio de cooperación con la Universidad de Oriente "UNIVO" de San Miguel, El Salvador.

 

El Consejo Universitario aprobó según acta 667, acuerdo No.60 instruir a la Dirección de Postgrado para que aplique los siguientes requisitos a los estudiantes: índice académico de pregrado, como mínimo 70% Fijar desde el primer período de estudio el nombre del trabajo de investigación que deberá realizar para la presentación de la tesis. Realizar dos publicaciones científicas en alguna de las revistas de la UNAH u otra de prestigio internacional.

 

En mayo estalló un conflicto laboral, al protestar el SITRAUNAH, por el estancamiento de las negociaciones del X Contrato Colectivo de condiciones de trabajo. El conflicto se agudizó debido a la demanda de incrementos salariales para el personal docente, administrativo y de servicio. La Universidad se declaraba incapaz para satisfacer las demandas por el incumplimiento de la Secretaría de Finanzas para otorgarle el 6% de los ingresos corrientes del presupuesto general de la República, que constitucionalmente según artículo 161 le corresponde. En ese momento se le adeudaba más de 113 millones.

 

El 13 de mayo, los docentes iniciaron un paro de labores a los que posteriormente se les unió el resto del personal. Finalizó el 30 de mayo con el compromiso de aumentarle el 100% de la base salarial a los docentes en forma diferida, 40% en 1997; 30% en 1998 y el 30% restante en 1999. Durante el paro de labores se realizaron mítines y manifestaciones en el centro de la ciudad capital para exigir el cumplimiento de otorgarle el 6% a la Universidad.

 

Se desarrollaron los Juegos Universitarios clasificatorios para el VIII Torneo Centroamericano y del Caribe, con la participación de las universidades siguientes: UNAH, UPNFM, UJCV, UNITEC y UC y Nicaragua como invitada. Las disciplinas desarrolladas fueron: Volibol, baloncesto, balompié y balonmano. Los universitarios clasificados representarían a Honduras en México.

 

Durante las festividades universitarias de ese año, se realizó un acto solemne en el que fueron homenajeados 200 médicos que por más de 8 años han impartido ad-honorem clases a estudiantes de postgrado de la Facultad de Ciencias Médicas. El reconocimiento público se realizó en el Auditorio Central y el Rector René Sagastume destacó la importante y encomiable labor desempeñada por estos profesionales. Se convocó al concurso de Ensayo José Trinidad Reyes con el tema "Vida y Obra del Presbítero José Trinidad Reyes", especialmente acerca de su participación en la creación de la UNAH.

 

La UNAH conjuntamente con la Secretaría de Educación patrocinaron el espectáculo cultural "Vienen los Moros" en el Teatro Nacional Manuel Bonilla. Este baile a cargo de los indios Chortíes, elogia las hazañas de Fernando de Aragón en la conquista de Granada, pero no es el monarca español el sujeto de la pieza, sino el que llora por la pérdida de su ciudad: el rey moro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acto solemne de distinción de profesores eméritos

 

La UNAH honró a dos decanos y más de 50 catedráticos con 25 o más años de laborar en la institución con la distinción de "Profesor Emérito" en una solemne ceremonia realizada en el Auditorium de la Facultad de Odontología. Este fue un reconocimiento al trabajo y entrega a la actividad académica de éstos docentes en la formación de la juventud hondureña en los diferentes campos del conocimiento. Los honorables miembros del Claustro Pleno Universitario eligieron a la Doctora Ana Belén Castillo de Rodríguez como Rectora, primera mujer que ocupa tan alto cargo universitario. Será la última rectora de este siglo y la primera del venidero.

 

La primera mujer en 150 años que asume el rectorado, en su primera entrevista manifestó: "Concibo la institución como una entidad productora e intelectual al servicio del desarrollo económico y social del ámbito geográfico, cultural y demográfico. Lucharé por la transformación académica y trabajaré por la no privatización de la máxima casa de estudios".

 

La Universidad otorgó el Doctorado Honoris Causa, al Abogado Carlos Roberto Reina, Presidente Constitucional de la República.

 

Se realizó en la plaza La Merced un acto convocado por la ADUNAH y el SITRAUNAH, con el propósito de explicar a la comunidad capitalina la realidad de la máxima casa de estudios. Esta actividad universitaria se caracterizó por los discursos de dirigentes sindicales y docentes universitarios que expusieron la problemática universitaria y su lucha por las mejoras salariales; así como la necesidad de otorgarle el 6% que constitucionalmente le corresponde a la UNAH.

 

Se firmó un protocolo de intercambio con la Universidad de Nisa, Italia con el objetivo de crear la Escuela Centroamericana de Integración Regional Global, en el nivel de maestría como una contribución a los procesos de integración centroamericana y proyectos de investigación científica con los estudiantes universitarios y la asesoría técnico científica de expertos italianos en las áreas de informática, biotecnología, nuevos materiales y equilibrio ambiental, conocimientos indispensables para los nuevos equilibrios del mundo.

 

Se inauguró el 9 de junio la II Gran Feria Internacional del Libro "José Trinidad Reyes", en el Centro Cultural y de Servicios Estudiantiles en la ciudad universitaria. La Feria contó con exposiciones de librerías, editoriales y embajadas extranjeras, con cerca de 80 mil libros a la venta con descuentos entre 20% y 50%. Esta ocasión fue propicia para rendir homenaje por la labor desempeñada al Rector René Sagastume Castillo y al Lic. Juan Ramón Fúnez que fungió por muchos años como director de la Librería Universitaria "José Trinidad Reyes".

El evento fue inaugurado por la designada presidencial, Licda. Guadalupe Jerezano, quien calificó al evento de elevado significado cultural e histórico y la necesidad de promover la adicción a los libros "Un Libro Abierto es una Puerta de Luz".

 

650 profesionales recibieron sus títulos el 11 de junio, el acto se inició a las 8 de la mañana, recibieron sus títulos, de manos del rector universitario Dr. René Sagastume Castillo, de decanos y demás autoridades universitarias, en solemne ceremonia. Los graduados pertenecientes a las diferentes carreras que ofrece la Universidad fueron acompañados de sus padres y amistades. En ese acto el Dr. Sagastume se despidió de las ceremonias de graduación que, por espacio de seis años, presidió en su condición de máxima autoridad universitaria.

 

El lunes 16 de Junio se inauguró la "Semana de los Estudiantes" para la cual la FEUH desarrolló el siguiente programa cultural y deportivo:

 

Premiación a los ganadores del concurso de ensayo para estudiantes universitarios "José Trinidad Reyes" sobre la vida y obra del presbítero José Trinidad Reyes. Resultaron ganadores el Bachiller Moisés Alvarado primer premio por su trabajo "José Trinidad Reyes" y la Bachiller Hilcia Hernández Erazo, segundo premio con el tema "Breve ensayo sobre la vida y obra del Presbítero José Trinidad Reyes".

 

Entrega de la primera edición del premio "José Trinidad Reyes" al periodista y comentarista radial, actor y compositor Herman Allan Padgett por su destacada labor en foros de la cultura, la educación y el desarrollo del país. Se rindió homenaje a los 40 ex-presidentes de la FEUH, por su desempeño y apoyo a las conquistas como la autonomía, paridad estudiantil y el incremento al 6% del presupuesto. Se llevó a cabo el VI Festival Universitario de la Canción, con la participación de 18 estudiantes universitarios de los diferentes centros regionales.

 

Las autoridades universitarias y sindicales firmaron el X Contrato Colectivo. El impacto económico del mismo es superior a los 80 millones de lempiras. Se inició la construcción del edificio de Registro localizado contiguo al Auditorium Central,el mismo bajo techo constará de un módulo con 20 ventanillas para varones y 20 para mujeres bajo techo, que tendrá capacidad para albergar 3000 estudiantes. Esto permitirá que la matrícula se convierta en un proceso ágil y satisfacer la demanda estudiantil.

 

Con la presencia de científicos de la NASA y autoridades universitarias, se inauguró el observatorio astronómico producto del esfuerzo de la UNAH y donaciones de instituciones y grupos internacionales. Cuenta con modernos aparatos y computadoras que permiten observar los fenómenos que ocurren en el Universo. El telescopio principal de 42 cm. está ubicado en los predios de la UNAH. El propósito fundamental es la formación de los primeros astrónomos de los distintos países del istmo.

 

Se recibió una valiosa donación para el Sistema Bibliotecario por parte de la agencia japonesa de cooperación. En ese acto las autoridades universitarias expresaron lo siguiente: "No cabe duda que el video constituye uno de los medios que en los últimos años se ha introducido con más fuerza en la sociedad en general y en el contexto educativo en particular.

 

Remontándonos un poco en el tiempo podemos decir que la década de los ochenta puede considerarse como la época de la implantación definitiva del video. La grabación magnética de imágenes que comenzó en los años cincuenta, alcanzó una madurez que se convirtió en el preludio de nuevas y revolucionarias innovaciones a incorporar en un mundo tecnológico en desarrollo progresivo.

 

Es un período de tiempo relativamente corto, en que se pasó de las imágenes monocromáticas sobre una pequeña pantalla, a la presentación en color con posibilidades de grabación, visualizaciones especiales, acceso a bancos de datos y nuevas fuentes a voluntad y, la aplicación de la pantalla del televisor como dispositivo de salida de un sistema computarizado de información o de una red televisiva con cobertura mundial.

 

El video por sus características particulares en la creación de mensajes, posibilitó desde sus principios una diversidad de roles dentro del contexto educativo, aunque para muchos maestros hasta hace pocos años, los materiales audiovisuales no pasaban de ser "auxiliares accesorios" que se utilizaban después de la clase verbalista o de haber estudiado los libros de texto, si todavía quedaba un poco de tiempo libre.

 

Gradualmente, el sector educativo comenzó a apreciar las oportunidades que ofrecía el uso de los medios audiovisuales y particularmente del video, como un medio de comunicación y de transmisión de conocimientos, hasta llegar a nuestros días en que ésta fuera de duda que los audiovisuales y los otros medios relacionados con ellos, constituyen la vanguardia del progreso educativo, afectando, cuando se usan con propiedad, las estructuras de planes y programas educativos y lo que es mas, modificando la estructura del proceso de aprendizaje.

 

Ha sido realmente impresionante la revolución de la tecnología aplicada a la enseñanza y las maravillas de equipos que se ofrecen en el mercado internacional, pero debemos de reconocer que por diversos factores esta tecnología llegó a nuestra Universidad con un poco de retraso.

 

Es gracias al apoyo de la misión diplomática de Japón acreditada en Honduras y de la agencia japonesa para la cooperación internacional, que en 1988 el sistema bibliotecario en su busca de nuevos sistemas y tecnologías con la potencialidad para mejorar el proceso enseñanza - aprendizaje, inauguró su Centro de Recursos de Aprendizaje, proyecto que desde sus inicios fue todo un éxito y que en 1996, ofreció sus servicios a más de 40.000 personas pertenecientes, tanto a la comunidad universitaria como nacional.

 

Es también con la ayuda del gobierno de Japón, a quien reiteramos nuestro agradecimiento, que en este día 25 de junio de 1997 se inaugura una nueva etapa del proyecto, el área de producción del centro, la cual nos permitirá ampliar el uso de uno de los más influyentes medios educativos de comunicación como es la televisión, tanto didáctica como educativa, para lograr una comunicación efectiva en la enseñanza o entrenamiento de grandes grupos o para la enseñanza individual o estudios independientes.

 

Actualmente la convergencia de los audiovisuales especialmente el video y la computadora, ofrecen un sistema interactivo de gran potencialidad. Hacia allá estamos guiando nuestros pasos, por lo que se espera en un futuro próximo ofrecer a la comunidad de usuarios una gama de productos y servicios que permitan que nuestras bibliotecas se mantengan como primera alternativa de información, independiente del formato en que ésta se encuentre contenida".

 

En un acto especial se premió por primera vez la labor prestada a la UNAH por personal administrativo con 25 o más años de servicio. En representación de los homenajeados la Sra. Sagrario de Mendoza expresó lo siguiente: "Gracias señor Rector, por sus palabras. Permítanme en esta mañana, agradecer en nombre de mis compañeros homenajeados y en el mío propio, el reconocimiento del cual somos objeto y del que nos sentimos complacidos, pues constituye un aliciente a una labor callada quizá, pero muy positiva, de largos años de servicio honrado en el Alma Mater, con algunos sinsabores quizá, pero con muchas satisfacciones también.

 

Ser empleado de la Universidad, nos ha llenado de orgullo, la hemos visto desarrollarse y crecer tanto físicamente como con nuevas metas, centros regionales, nuevas carreras, un lugar como este centro cultural, y muchos logros que ha alcanzado la UNAH, en los últimos años.

 

Estamos conscientes del papel de la Universidad en nuestro país, y creemos no haber defraudado a los que nos rodean, pues el solo hecho de llegar a 25 años de servicio continuo, ya es un mérito que ojalá logren muchos empleados tanto docentes, como administrativo y de servicio en la Universidad.

 

Gracias al Dr.René Sagastume, por este gesto que sabemos es muy sincero, él llegó hace seis años a la Rectoría de la Universidad, llenándonos de esperanzas y se retira a sus labores docentes lleno de satisfacción por el deber cumplido, a él también le deseamos muchos éxitos al retornar a sus anteriores labores. Éxitos y muchos éxitos también le auguramos a la nueva Rectora Electa, Doctora Ana Belén Castillo de Rodríguez, ella desde ya cuenta con nuestro apoyo.

 

Muchas gracias a todos los que han contribuido con este homenaje, en especial a Don Virgilio López M., Tesorero General de la Universidad; Licda. Alba Luz Trejo de Mendoza; P.M. Frida Iveth Mondragón; S.E. Suyapa Andino; Licda. Martha Matute; incluyéndose hasta el Mensajero que tuvo la tarea de distribuir las invitaciones respectivas, a ellos nuestro agradecimiento, por haber puesto todo su esfuerzo para que todo resulte un éxito.

 

Personalmente, dedico este acto y recibo esta medalla, a mis cuatro hijos, los que ví nacer y los que han crecido a la par de la Universidad.

 

Y recuerden compañeros, que 25 años de servicio de 165 empleados, son 4.125 años de servicio continuo a la Universidad".

 

Muchas gracias.

 

Discurso de la Doctora Ana Belén Castillo de Rodríguez en la ceremonia de inicio de su gestión como rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras

 

"El acto al que hoy asistimos domina, profundamente mi corazón de hondureña y mi sentimiento de universitaria. En esta solemne ocasión después de casi 152 años de que la Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto, embrión de nuestra Universidad, estrenara su primer Rector en la persona de José Trinidad Reyes, y después de 33 rectores varones de singular valía en el quehacer académico; me toca el honor de ser la primera mujer al frente de nuestra Alma Mater, alma nutricia y forjadora de los mejores méritos, talentos y virtudes de la patria, y no por egoísmo profesional o por vanidad personal señalo que hoy estamos dando un golpe de timón a los destinos de nuestra amada Universidad, para adecuarla a las exigencias del tiempo, esfuerzo que lo haré con la misma dedicación que he puesto en la formación integral de mis hijas y en los 20 años de actividad académica".

 

"El honor recibido lo deposito respetuosamente ante la tumba de mi padre el Doctor Carlos Armando Castillo Moncada, forjador de mi personalidad, en mi madre, aquí presente, Profesora Sofía Chavarría de Castillo, quien con su amor maternal influyó en mi vocación de amor a la juventud, y los que hoy constituyen todo mi soporte y son el sentido de mi vida, mi esposo el Ingeniero Carlos Rodríguez y mis hijas Ana Isabel Sofía, Carla Cristina Y Ana Belén. Que Dios los bendiga a todos y gracias por su inmenso amor, comprensión y auxilio en nuestras horas difíciles. Sin ustedes hoy no estuviera culminando mi quehacer universitario al recibir de mi ilustre antecesor y colega Doctor René Sagastume Castillo, la antorcha flameante de la más importante casa de estudios del país, la que prometo elevar a las cumbres más altas de la esencia humanística. Tenga la seguridad, Doctor Sagastume, que continuaremos sin vacilación su esfuerzo y lo invito a que continúe aportando su talento creador a la Universidad".

 

"En el años de 1936 se graduó en la Universidad Nacional de Honduras la primera mujer como Química Farmacéutica, me refiero a Corina Barahona, quien como caminante hizo camino al andar, al dar ejemplo a otras damas universitarias que ha seguido, desde esa fecha, egresando de nuestros claustros. 61 años después toca a otra Químico Farmacéutica acceder al más alto cargo académico del país. Rindo homenaje a Corina Barahona, y por su medio, a todas las mujeres que desbrozaron la ruta y que sirven de ejemplo a las nuevas generaciones".

 

"Quiero expresar con profunda convicción que toda nuestra fe se deposita sin reservas en la capacidad científica, técnica y emotiva de la juventud hondureña, que debe surgir valientemente a la vida sin que la detengan los genios del mal".

 

"Las universidades se justifican y califican por los maestros que en ella enseñan, y si en ellas no hay maestros, lo mejor es cerrarlas porque degeneran en negocios o simulación. Sabios andariegos y estudiantes insatisfechos trazaron los caminos de las universidades. Los sabios las justifican; sabiduría religiosa en Buda, sabiduría humana en Homero, sabiduría totalizada en Platón. Las universidades nacieron a la sombra del humanismo y hoy hemos perdido su esencia humanística hasta convertirnos en simples centros de información profesional. Necesitamos maestros para la juventud, necesitamos guías espirituales para decirnos por cuáles rumbos debe ir la nación. La mediocridad, el sensualismo, el mercantilismo, el conformismo, nos han empobrecido. La universidad es la llamada a forjar conductores nacionales, hombres sobresalientes, con valores morales sólidos, no torcidos por la voracidad de los bienes inferiores. Prometemos acercarnos cada día más al logro de la excelencia académica acompañada necesariamente con una formación humanística. Si eso no se da estamos traicionando el quehacer universitario y a nuestra patria".

 

"Para enfrentar los desafíos presentes y futuros, la Universidad necesita realizar, sin miedos, sin temores atávicos, sin prejuicios, sin cartas ocultas, sin ideas preconcebidas, una profunda revisión de su modo de funcionamiento, de su modelo organizacional, de sus estrategias institucionales, de sus métodos de enseñanza, de su formación humanística, de su papel en la sociedad, de su extensión e investigación universitaria, de la superación académica de sus docentes. Desde hoy convoco a la comunidad universitaria para que iniciemos de inmediato encuentros académicos para el cambio y la modernización de la Universidad y, posteriormente, salir de nuestros campus para realizar encuentros con todas las fuerzas sociales, económicas y políticas del país, a fin de preservar y mantener a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y delinearla hacia el nuevo milenio".

 

"La aldea global en que se ha convertido el mundo, producto del desarrollo de los medios informativos y globalización de las economías hace un imperativo categórico que nuestros jóvenes tengan una formación sólida que les permita competir en igualdad de condiciones en procesos abiertos. Nuestros futuros graduados, en un mundo donde la competitividad es el lema del tiempo que vivimos, deben ser personas dotadas de los recursos intelectuales necesarios para seguir educándose por si mismos, superándose cotidianamente para enfrentar los desafíos que le impondrá la sociedad. Además de la base profesional, deben tener una amplia formación con sentido ético y concepción universal del mundo".

 

"La Universidad posee cada día una mayor clientela, con mayores y variadas necesidades de conocimientos, con necesidades altísimas de capacitación tecnológica y todo ello con recursos limitados. El gasto público en educación como porcentaje del producto interno bruto se ha mantenido en los años en un 4.5%. De ese total, solo 1.8% se destina a la educación superior. Es además sabido que existen voces exógenas al país que quieren eliminar los llamados subsidios a la educación superior, la que, incluso, consideran un gasto que no debe ser cubierto por el Estado, sino proceder a su privatización. La Universidad tiene el deber patriótico y moral de demostrar que la educación es el único agente real de cambio, que nos permitirá afrontar la sociedad abierta y globalizada, para lo cual debemos tener planteamientos serios que nos conviertan en los propulsores de variar la concepción errónea, de que invertir en educación es un gasto. Concepto este que de mantenerse, nos atará al carro del subdesarrollo oprobioso y del retardo en los campos del saber humano".

 

"Los universitarios, so pena de ser partícipes de esa ignominia, no podemos permitirlo y debemos abrir nuestra mente para sentar posiciones claras y congruentes y ofrecer soluciones creativas".

 

"En esta materia no hay respuestas dadas. La comunidad universitaria es la llamada a buscar soluciones. Como Rectora de la Universidad no obviaremos los problemas de distinta naturaleza que enfrentamos, no ignoraremos la crítica a nuestro nivel académico, no esconderemos nuestra ineficacia, nuestras carencias, nuestras debilidades, pero también sabremos ponderar nuestras virtudes que nos constituyen, hoy por hoy, en la mejor Universidad del país, por tener en su seno a los mejores profesionales del mismo".

 

"Nuestra Alma Mater es por esencia democrática, y buscaremos que ella se fortalezca en su seno. La Universidad ha sabido, a pesar de su orfandad económica, crear las reservas morales e intelectuales de que se ha nutrido nuestra historia".

 

"Uno de los instrumentos de la democracia que se usará en mi período será el diálogo como herramienta de solución de conflictos y para proponer las mejores opciones de nuestro desarrollo. La Universidad está llamada a elaborar un proyecto de país, de solidaridad, de equidad, de convivencia armónica con nuestro medio ambiente. La imaginación y la creatividad deben ser nuestra consigna para forjar el futuro".

 

"Hora es ya que los universitarios nos demos cuenta de que somos la empresa más grande de Honduras, una de las grandes fuerzas modeladoras del alma nacional. La Universidad es la mayor fuente de cultura auténticamente hondureña. La Universidad de Honduras nunca deberá encerrarse en sus muros académicos y alzará su voz mediante posiciones analíticas de la realidad nacional, aportando nuestras posiciones firmes y viendo valientemente y de frente nuestro porvenir, teniendo en nuestro seno lo mejor de la intelectualidad del país, lo que, como mínimo constituye el papel de la Universidad y del universitario que debe ser faro orientador y reserva moral de la nación".

 

"La Universidad no puede ser cómplice de la desigualdad de nuestra sociedad y mucho menos aceptarla como una situación permanente. Por el contrario, debemos ser los portavoces del cambio, de la igualdad, de la dignidad del ser humano, expresión más clara de Dios. Nos comprometemos formalmente ante la conciencia de Honduras que haremos sentir la voz de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, aprovechando nuestra reserva académica que es, sin duda, la más alta y mejor del país. Buscaremos que el aula universitaria se convierta en una gigantesca tribuna, desde la cual se lancen sonoras clarinadas que exciten a mujeres y hombres a lanzarse al encuentro de la verdad, de la dignidad y la conquista de los valores éticos y morales".

"Juramos ante el altar de la patria que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras continuará abierta para todos, sin distinción de posiciones económicas, sin distinción de credos o sentimientos políticos. En nuestra Universidad forjaremos una aristocracia, la del talento y de la cultura".

 

"Desarrollar una extensión universitaria plena en actividades que nos ligue a todos los sectores, para cumplir nuestro deber constitucional de buscar mayores y mejores espacios, de integración y de colaboración para beneficio de todos".

 

"Asimismo en este momento en que la integración, más que un sueño, es una necesidad de nuestros pueblos, fortaleceremos el Consejo Superior Universitario Centroamericano en el marco de un proceso regional de integración abierto, haciendo de ella una auténtica comunidad universitaria regional, latinoamericana y, por qué no decirlo, mundial, ya que es necesario difundir la acción civilizadora de la Universidad en toda la sociedad, para contribuir de una manera eficaz al imperativo de nuestro tiempo, la democratización de la sociedad".

 

"Se hace necesario competir en los campos de la ciencia y la tecnología como medios que impulsen y desarrollen el ámbito universitario y, por ende el ámbito nacional. Estas acciones nos conducen a elevar la calidad de la formación universitaria, que será nuestra carta de acreditación".

 

"Como universitaria, considero que la clave para la transformación de nuestra sociedad, es el principio supremo de la sabia posesión del conocimiento. Ello se comprende aún más, en una época, que como la nuestra, casi todo lo determina el concepto de la competitividad, lo cual implica, además de la suma de conocimientos librescos, la adquisición de tecnología, el manejo de la información y las indispensables destrezas. Por tanto, si deseamos ser competitivos, deberemos elevar la calidad puntual de nuestro sistema de educación superior y de su consecuente engranaje administrativo, lo que de paso, requiere un reforzamiento de los niveles de capacitación de los recursos humanos. En este sentido los egresados deberán ser personas dotadas de las herramientas intelectuales revestidas de altos valores éticos y morales".

 

"Como universitaria defenderé la letra y el espíritu de la autonomía, distinción alcanzada hace cuarenta años. Redoblaré la lucha con el propósito de que el Estado le reconozca plenamente y sin condicionamientos la asignación presupuestaria mínima del 6%, establecida expresamente en la Constitución de la República, como conquista del pueblo hondureño".

 

"Y, con sobrada entereza, nos opondremos hoy, mañana y siempre a todo intento de privatizar la única institución a la que tienen libre y amplio acceso las jóvenes y los jóvenes del campo y la ciudad, para buscar una mejor calidad de vida".

 

"A los estudiantes les entrego mi voluntad de servicio y cariño, pues ellos son la savia con que se nutre el árbol universitario y la joya más preciada de Honduras".

"Que Dios ilumine el camino que éste día emprendo y que me otorgue la sabiduría necesaria para dirigir con prudencia y eficacia, con dignidad y honestidad, con humanismo y cultura la Universidad que un día me formó en el aula humilde y en su sagrado seno".

 

"Amar a la Universidad es amar a la patria".

"Salud, universitarios todos".

"Muchas gracias"

 

Ciudad Universitaria, 7 julio 1997

Dra. Ana Belén Castillo de Rodríguez

Rectora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ceremonia solemne de inicio de gestión de la Rectora Ana Belén Castillo de Rodríguez

 

 

Rectores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras

 

1. Presbítero José Trinidad Reyes Sevilla 19 septiembre 1847-1855

2. Doctor Hipólito Casiano Matute septiembre 1855-1865

3. Abogado Trinidad Ferrari Agüero 1865-1867

4. Abogado Jerónimo Zelaya 1867

5. Abogado Valentín Durón 1868-1873

6. Presbítero Yanuario Girón Bustillo abril 1873

7. Abogado Valentín Durón 1874

8. Presbítero Yanuario Girón Bustillo noviembre 1874-1882

9. Abogado Adolfo Zúniga Midence 26 febrero 1882-1883

10. Doctor Esteban Ferrari 11 junio 1883-1888

11. Doctor Antonio Abad Ramírez Fontecha 5 enero 1888-1892

12. Abogado Rafael CiriacoAlvarado Manzano 21 enero 1892-1900

13. Abogado José Leonard 16 febrero 1900-1901

14. Abogado Rafael Alvarado Manzano 1 octubre 1901-1903

15. Abogado Pedro José Bustillo 26 mayo 1903-1907

16. Abogado Carlos Alberto Uclés Soto 24 abril 1907-1908

17. Abogado Rómulo Ernesto Durón Gamero 26 mayo 1908-1911

18. Abogado Alberto A. Rodríguez 18 octubre 1911

19. Abogado Rómulo Ernesto Durón Gamero 20 noviembre 1911-1915

20. Abogado Carlos Alberto Uclés Soto 7 agosto 1915

21. Abogado Rafael Ciriaco Alvarado Manzano 24 noviembre 1915-1916

22. Abogado Carlos Alberto Uclés Soto 13 mayo 1916

23. Abogado Leandro Valladares Gálvez 1917-1920

24. Abogado Carlos Alberto Uclés Soto 1920

25. Abogado José María Sandoval Burgos 1920-1933

26. Abogado Ramón Alcerro Castro 20 mayo 1933-1936

27. Abogado Timoteo Chirinos Zúniga 1 agosto 1936-1947

28. Abogado Tomás Alonzo Brito 19 junio 1947-1949

29. Doctor Carlos Maximiliano Gálvez Rovelo 14 febrero 1949

30. Abogado Ramón Ernesto Cruz Uclés 18 febrero 1949

31. Licenciado Jorge Fidel Durón Durón 14 mayo 1949-1955

32. Doctor Ernesto Argueta Ayes 20 enero 1955-1956

33. Doctor Lisandro Gálvez Flores 14 octubre 1956-1960

34. Doctor Hernán Corrales Padilla 19 mayo 1960-1963

35. Ingeniero Arturo Quesada Galindo 1 agosto 1963-1969

36. Licenciado Cecilio Zelaya Lozano 3 agosto 1969-1973

37. Doctor José Reina Valenzuela 8 junio 1973

38. Licenciado Jorge Arturo Reina Idiáquez 29 junio 1973-1979

39. Doctor Juan Almendares Bonilla 2 julio 1979-1982

40. Abogado José Oswaldo Ramos Soto 4 julio 1982-1988

41. Licenciado Jorge Omar Casco Zelaya 6 julio 1988-1991

42. Doctor René Sagastume Castillo 7 julio 1991-1997

43. Doctora Ana Belén Castillo Chavarría 7 julio 1997-…

 

Vicerectores de la UNAH

 

Lic.. Jorge Fidel Durón Durón 1954

Dr. Hernán Corrales Padilla 1958

Ing. Arturo Quesada Galindo 1960-1962

Ing. Edgardo Sevilla Idiáquez 1963-1966

Ing. Roberto C. Valenzuela 1966-1969

Dr. Jorge Haddad Quiñónez 1969-1972

Lic. Marco Virgilio Carías Vásquez 1973-1976

Dr. Dagoberto Espinoza Mourra 1977-1979

Abog. Enrique Flores Valeriano 1980-1982

Ing. Angel Andrés Casco 1983-1989

Dr. Octavio Rubén Sánchez Midence 1989-1993

Abog. Tomas Guillen Williams 1993-1996

Abog. Roberto Bográn Idiáquez 1996-…

 

Secretarios Generales de la UNAH

 

Sr. Miguel Antonio Rovelo 1847-1851

Sr. Sinforiano T. Rovelo 1851-1853

Presbítero Simeón Ugarte 1853-1856

Presbítero Samuel Escobar 1856-1863

Lic. Rafael Ciriaco Alvarado Manzano 1863-1869

Lic. Jerónimo Zelaya 1869-1880

Lic. Carlos Zúniga 1880-1882

Lic. Fausto Dávila Bonilla 1882-1883

Lic. Alberto Membreño Márquez 1883-1884

Lic. Constantino Martínez 1884

Presbítero José Leonardo Vijil 1884-1887

Lic. Miguel Oquelí Bustillo 1887

Lic. Leandro Valladares Gálvez 1887

Lic. Vicente Sáenz 1888

Lic. Rafael Alvarado Guerrero 1888

Lic. Fausto Dávila Bonilla 1889

Lic. Fernando C. Quintanilla 1889

Lic. Fausto Dávila Bonilla 1890

Lic. Francisco Cañizales 1890

Lic. Rafael Alvarado Guerrero 1891-1894

Lic. Rómulo Ernesto Durón Gamero 1894-1897

Lic. Camilo Turcios Durón 1897-1900

Lic. Saturnino Medal 1900

Lic. Maximiliano Sagastume 1900

Lic. Buenaventura Zepeda 1903-1904

Lic. Eduardo F. Padilla 1904-1907

Lic. Eduardo A. Rodríguez 1907-1912

Lic. Buenaventura Zepeda 1912-1915

Lic. Alberto A. Rodríguez 1915-1917

Lic. Gonzalo S. Sequeiros 1917-1920

Lic. Buenaventura Zepeda 1920-1924

Lic. Arturo Martínez Galindo 1924

Lic. Manuel Rovelo Landa 1924-1926

Lic. Miguel Oquelí Rodríguez 1926-1932

Lic. José Oquelí Hernández 1932

Lic. Lisandro Valle T. 1932-1934

Lic. Cecilio Colíndres Zepeda 1934-1956

Lic. Jerónimo Sandoval 1956-1958

Lic. Edmon L. Bográn 1958-1960

Lic. Roberto Suazo Tomé 1960-1964

Lic. Miguel Rodrigo Ortega López 1964

Lic. Humberto López Villamil 1964

Lic. Adolfo León Gómez Suazo 1965-1968

Lic. Víctor M. Padilla 1968-1970

Lic. Rigoberto Espinal Irías 1970-1973

Lic. Edgardo Cáceres Castellanos 1973

Lic. René Alirio Murillo 1973-1976

Lic. Ramón F. Izaguirre 1976-1979

Lic. Bayardo Altamirano 1979-1980

Lic. Angel Antonio Mejía Erazo 1981-1984

Lic. Oscar Alvarenga 1984-1987

Lic. Alfredo Hawit Banegas 1987-1990

Lic. Germán Rodríguez 1990

Lic. Angel Valentín Aguilar 1990-1993

Lic. Juan Andonie Rivas 1993-1996

Dr. Juan Ramón Pineda Andino 1996-…

 

Presidentes de la FEUH

 

Miguel Rafael Muñoz 1952-1953

Rodolfo Rosales Abella 1953-1954

Mario Alcerro Castro 1954-1955

Jorge Arturo Reina Idiáquez 1955-1956

José Saldívar 1956-1957

Elvin Ernesto Santos 1957-1958

Carlos Godoy 1958-1959

Carlos Falck 1959-1960

Vicente Fernández Cuellar 1960-1961

Fernando Montes Matamoros 1961-1962

Alejandro Castro 1962-1963

Plutarco Castellanos 1963-1964

Marcio Sarmiento 1964-1965

Luis Alonso Serrano 1965-1966

Rolando Chavarría 1966-1967

Rigoberto Fúnez 1967-1968

Carlos Madrid 1968-1969

Ubence Osorio Galo 1969-1970

Marel de Jesús Castellanos 1970-1971

Miguel Angel Mejía 1971-1972

Pablo Portillo de Jesús 1972-1973

Carlos Arita Valdivieso 1973-1974

Wilfredo Gallardo 1974-1975

Ernesto Paz Aguilar 1975-1976

Hugo Noé Pino 1976-1977

Olvin Rodríguez Rodríguez 1977-1978

Arturo Echenique Santos 1978-1979

Mario Rivera 1979-1980

Felícito Montalván Toscano 1980-1981

Julio Valladares 1981-1982

Jorge Castro 1982-1983

Germán Discua 1983-1984

Fernando Francisco Anduray 1984-1985

Armando Cardona 1985-1986

Leonardo David 1986-1987

Rodimiro Mejía Merino 1987-1988

Juan Carlos Díaz 1988-1989

Gerardo Agüero 1989-1991

Mario Pineda 1991-1993

Javier Paredes 1993-1995

José Tito Castillo Palacios 1995-…